Confesiones de una marioneta


chiste titiriteros
Lo reconozco, soy una marioneta envidiosa. Envidio a Federico Jiménez Losantos, premio libertad de expresión concedido por varios tribunales que lo han condenado por insultar. Hace unos días se desahogó ante un micrófono y dijo que si tuviera una escopeta dispararía contra Bescansa, Errejón o Maestre. Lo oyeron cientos de miles de personas en su programa de radio, seguramente entre esos oyentes estarían miles de menores de edad. Pero entre la audiencia no había ningún padre escandalizado por esas amenazas, por esa apología de la violencia, y a nadie se le ocurrió llamar a la policía para que lo detuvieran. Y en el ayuntamiento de Madrid (la amenaza la hizo en ese municipio) nadie acudió a comisaría para denunciarlo por “actos ofensivos e hirientes a la sensibilidad”.
Envidio al juez Ismael Moreno Chamarro. Cómo ha ascendido este hombre a los cielos de la Audiencia Nacional después de su etapa de inspector de policía como compañero de un exjefe de Amedo (el de los GAL). En 1988 la Audiencia Provincial de Madrid ordenó investigar la actuación de Moreno Chamarro en su etapa de policía. Moreno Chamarro y Antonio Rosino incriminaron en 1984 a Luis Miguel López de las Heras (un borderline, en la frontera entre la normalidad y la deficiencia mental) como autor de un presunto asesinato. En el juicio,según contó en EL PAÍS José Yoldi, el testigo Francisco Javier Ventureira dijo que no había podido reconocer bien a López de la s Heras porque cuando lo vio se encontraba solo y estaba iluminado por un flexo, sin personas alrededor. Sin embargo Moreno Chamarro y Rosino habían hecho constar que Ventura había reconocido al inculpado en una rueda de reconocimiento junto a otras personas. El testigo declaró que los policías le dijeron que firmara la declaración inculpatoria aunque no estuviera seguro. López de las Heras fue condenado a 12 años y un día de prisión. Años después el Tribunal Supremo Anuló la sentencia. Cuando se abrió la investigación contra Moreno Chamarro, el expolicía no acudió al juzgado aunque estaba citado, no aclaró si participó en un montaje policial y declaró por escrito (acogiéndose al privilegio de ser juez) que no recordaba el caso y siempre actuó bajo la legalidad.
Ya ven, envidio a Moreno Chamarro porque ahí lo tienen, en la Audiencia Nacional, tranquilo y sentenciando. Y qué duro se pone el hombre porque en una representación de marionetas se represente un montaje policial en el que acusan a una bruja de ser proetarra. Parece que a Moreno Chamarro los montajes policiales le traen malos recuerdos. Yo, una simple marioneta envidiosa, la que acabo de armar en una representación. Y para que nadie faltara en este vodevil aparece la Asociación de Víctimas del Terrorismo a perseguir a las marionetas y si de paso enchirona a Carmena como cómplice la jugada saldrá redonda. La AVT tan vigilantes para controlar las ofensas a unas víctimas del terrorismo y tan ciega cuando la víctima se llama, por ejemplo, Pilar Majón o Eduardo Madina, al que un pepero llamó “el cojo de la ETA” pero la AVT no consideró que eso era una ofensa.
A quienes no envidio es a Raúl y a Alfonso, que desde anoche están en la cárcel y no saben cuándo saldrán. Al juez Moreno Chamarro le importó un pito que los titiriteros explicaran que en el guión no se hacía ninguna apología de ETA, que lo que denunciaban a que en los últimos años se intenta criminalizar a los activistas sociales acusándolos de proetarras, y el juez quiso darles la razón y los mandó a la cárcel acusándolos de proetarras. Quién le iba a decir a Federico García Lorca que 80 años después de que lo fusilaran los fascistas, dos paisanos suyos acabarían en la cárcel acusados de terrorismo por una versión de su obra Retablillo de don Cristóbal, y que un ayuntamiento rojo se apuntaría a criminalizarlos planteando una denuncia que servirá para una futura acusación en el juicio. Frente a los antiguos activistas que gobiernan asustados, tenemos a la derecha de siempre que solo los últimos cuatro años dio 600.000 euros del presupuesto del Estado a la Fundación Francisco Franco, cuyo objetivo es ensalzar la figura del dictador. Franco murió en la cama porque el silencio de los corderos no tumba a los tiranos. El mismo silencio que predomina tantas décadas después entre algunos antiguos activistas que acomodados o asustados desde las poltronas en los gobiernos “del cambio” se apuntaron a inquisidores de unos titiriteros no vaya a ser que la prensa más tolerante con la corrupción los llame proetarras (que los seguirá llamando, aunque el ayuntamiento denuncie a los titiriteros).
PD: Tras escribir este artículo conocemos que la concejal de Cultura estudia retirar la denuncia que había presentado contra los titiriteros. Argumenta la concejal que el objetivo de la denuncia fue “aclarar” lo que había sucedido y no criminalizar a los titiriteros.

Así finalizaba la obra que según algunas televisiones y periódicos se gritó “vivas a ETA” y los niños lloraban. Este es el momento de la representación del montaje policial. Los medios han aplicado aquello de “nunca dejes que la verdad te empañe un buen titular”.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en cultura, democracia, ETA, Libertad de expresión, Podemos, PP. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Confesiones de una marioneta

  1. Sebastián Doreste Abreu dijo:

    Como siempre Juangluján, periodista acertado en sus análisis, nos deja perfectamente aclarado el momento político actual en que la Derecha, en cualquiera de los estamentos en que se encuentra- en todos- se revuelve contra todo intento de ser desalojada del monopolio de Poder ante un creciente fenómeno de concienciación de clase que le está llevando a su declive en el panorama político español. Las actuaciones de Federico Losantos y el proceso judicial incoado por el Juez Chamorro son motivo de alarma en orden al estado de la democracia en España.

  2. ejenenacar dijo:

    buenas noches Juan, acabo de leer tu artículo y he de decirte que yo nunca envidiaré ni a Jiménez Losantos, ni a Moreno Chamarro, ni a ningún otrx terrorista-fascista de esta etapa de la Transición, ni de la que hemos dejado atrás, ni de la que aún nos queda por recorrer antes de que se produzca el justo Proceso Constituyente que acabe con el círculo vicioso que ha tenido a este país y sus gentes, sumidos en una de las épocas más negras de su historia desde los tiempos de la Inquisición. De sobra es sabido que los que se sienten amenazados en su status de privilegio, venga éste obtenido desde una dictadura o de donde quiera que vengan, cual perros rabiosos de sangre, se revelan e intentan hacer el mayor daño a su alcance, pretendiendo con ello mantenerse el mayor tiempo posible en una posición que de sobra intuyen inmoral. Pero va a ser que no, que el tiempo se les acaba y van a tener que ir deponiendo sus “armas”, no sea que se vayan a hacer más daño del que estén dispuestos a admitir. El barco se les hunde y como es sabido, las ratas son las que quedan para el final, que no será otro que mojarse el culo o perecer ahogadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s