Puche, el corazón más solidario de Las Rehoyas


El rostro y la mirada  de buena gente de José Puche Hernández, retratado en un gigantesco mural realizado por el artista urbano Matías Matas ( que firma como Sabotaje al Montaje), ocupa desde viernes 30 de julio la pared   del  bloque de viviendas de las Rehoyas que linda con el local del Club Arapiles. Cualquiera que baje por la calle Virgen de la Paloma verá a Puche mirando al barrio, a la calle Macarena donde vivió y murió a los 58 años de un infarto el pasado 9 de diciembre de 2020.

Este viernes 30 de agosto finalizó el mural y se juntaron algunos de los principales promotores de la idea.  Mi primo Francis me llamó y me lo contó, y volví a la Macarena, la calle de mi infancia, para hablar con los promotores del homenaje a Puche, para encontrarme con viejos amigos.

Alberto, el hermano del homenajeado nos cuenta que  “Tres días después de su marcha, en el funeral,  ya estábamos hablando que había que hacer algo para recordar a mi hermano. Mandi habló con Matías el de Sabotaje y contactamos con él. Matías vino a reunirse con nosotros, y planificamos  las fechas para hacerlo”. Toni Farías, presidente del bloque de viviendas donde se hizo el mural,  dio los primeros pasos que había que realizar, algunos trámites burocráticos. Dice Toni que “Para mi Puche era Jesucristo, estaba entregado absolutamente a hacer el bien a la gente, a los más necesitados, él  decía que era mi hermano, y yo lo veía como un hermano entregado a los demás”. Sergio Farías, hermano de Toni, dice que “para mí Puche era un santo, no era de mi generación, pero él se relacionaba con todo el mundo”. En la misma línea se expresa José Luís García, también del club Arapiles, que dice que “Puche era muy buena gente”. Y Roberto y Francis Luján, que también se acercaron al mural esta tarde de homenaje.

También se movilizó Gabriel, del Club Arapiles, que nos cuenta que “puse huchas en diferentes sitios, no solo en el club, y como lo conocía todo el mundo la gente iba poniendo dinero para poder comprar los materiales, llamar a la grúa, el resto del material…”. Gabi dice que “lo conozco desde pequeño,  para mi Puche era una ong ambulante, militó en todas las actividades de Las Rehoyas: en  las primeras comisiones de fiestas, en el  Proyecto Educa, en el grupo de la Palmera, en Rehoyando, en Adigranc (Asociación de Diabéticos de Gran Canaria), en Juventudes Obreras Cristianas, en la asociación de Vecinos Gánigo, en el grupos de rehabilitación de las viviendas de Las Rehoyas”.

Pedro Gil, presidente del Club Arapiles, dice que “Puche era la mejor persona que había por aquí, se movía no solo en las actividades del club, formó parte de la directiva 20 años, también se preocupaba por todos los más necesitados, cuando comenzó la pandemia empezó a moverse para buscar comida o medicamentos para la gente que no tenía recursos”.  Pedro Gil se emociona y dice “la verdad que lo echamos mucho, mucho de menos, el me decía que yo era su segundo padre, es imposible olvidarnos de él, siempre estaba aquí preocupado por todos”.

En el club Puche siempre estaba apoyando  actividades como  campeonatos de dominó, billar, futbolín, zanga, envite, pim pon… Entramos en el club y Puche aparece en muchas de las fotos, en entrega de premios, en la celebración de los 50 años del club Arapiles que se fundó en 1966. Un club en el que también han ensayado comparsas o murgas como los Rockefeller.

No todo fue fácil. El covid, la burocracia y las citas previas retrasaban los permisos. Toni Farías recuerda que “La última semana teníamos problemas con el permiso de vía para la grúa, el permiso no salía para esta semana y la policía apareció hasta tres veces para pararla,  y era la única semana que tenía libre el artista para hacer el mural, pero al final todo salió bien”. En el mismo mural, al rostro de Puche lo acompañan las palabras “Hoy y siempre”, que es como quieren sus vecinos y vecinas que esté en Las Rehoyas, y las siete estrellas con los colores de la bandera de Canarias, el país en el que siempre creyó.

Todo salió bien. Y a falta del reconocimiento institucional que suele ser tan lento para la clase trabajadora y tan rápido para los empresarios de postín o ex alcaldes que se premian por tradiciones basadas en conchabeos políticos, a Puche ya lo reconoció su gente, la gente de las Rehoyas, la gente a la que dedicó los 58 años de su vida.

Antes de marcharme Toni Farías me enseña la foto que hizo del mural cuando se retiró la grúa. “Fíjate como un rayo de sol atraviesa la mirada de Puche, después de hacer la foto me vino a la mente el día que lo despedimos, fue un día gris, pero justo cuando colocaron la lápida un rayo de sol apareció y la iluminó, y hoy apareció ese rayo cuando hice la foto, me vuelvo a emocionar al verlo”.

Apenas siete meses después de que su corazón solidario dejara de latir, quizá de tanta entrega a los demás, Puche regresa al barrio para seguir hoy y siempre, mirando a los vecinos y vecinas, como diciéndoles que las Rehoyas sigue vive, las Rehoyas  sigue siendo un barrio del que uno, quien esto escribe,  gracias a gente como Puche, puede decir que estoy orgulloso de haberme criado allí.

@juanglujan

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

Los Servicios Sociales en Las Palmas de Gran Canaria. Laura Monroy Acosta


Hay que cambiar la mirada. Invertir en los servicios sociales es invertir en la mejora de la calidad de vida de todo el municipio. Porque los Servicios Sociales, como uno de los 6 pilares del Estado de Bienestar, es un sistema de atención y protección pública que deben configurarse como una de red atención que dé respuesta a seis necesidades sociales muy concretas, recopiladas por Joaquín Santos Martí en su libro “El cuarto Pilar. Un nuevo relato para los Servicios Sociales” : 1)Tener información para acceder a recursos sociales, 2) Disponer de un entorno de convivencia personal y social adecuado, 3) Estar plenamente integrado en la sociedad 4) Tener cubiertas las necesidades básicas 5)Tener autonomía personal, 6)Tener una participación ciudadana activa en la sociedad en la que se vive.

La población de la capital grancanaria y de toda Canarias tiene derecho a un Sistema Público de Servicios Sociales que les garantice estas necesidades. Además, la pandemia ha creado una nueva necesidad transversal a todos los sistemas y que afecta a una parte de la ciudadanía que es que cada sistema cubra la necesidad de tener apoyos contra la brecha digital.

Les propongo un ejercicio muy sencillo a los gobernantes de Las Palmas de Gran Canaria. Pasen un día entero en los Servicios Sociales  de los distritos,  vean  las realidades que están llegando,  hablen con los y las profesionales, escuchen a la población que se acerca buscando un apoyo a situaciones dramáticas en las que los derechos fundamentales recogidos en la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Canarias (una vivienda digna, un empleo, una alimentación completa, un entorno que permita la autonomía personal, un cumplimiento de los derechos de la infancia, etc) se han convertido en papel mojado.

Después de ver esas situaciones, después de comprobar la impotencia a la que se enfrentan los y las profesionales del Trabajo Social cuando no pueden garantizar esos derechos, digan públicamente si esta ciudad puede ser referencia de modernidad, atractivo de grandes inversores, modelo de sostenibilidad y todas esas grandes frases que se dicen delante de un plasma con bonitas infografías en reuniones con grandes empresarios. ¿Realmente como gobernantes pueden sentirse orgullosos de anunciar esos grandes proyectos, cuando hay tanta gente quedándose atrás, sin poder realizar un mínimo proyecto de vida digna?

Desde los Colegios Oficiales del Trabajo Social reclamamos desde hace años el ratio de un trabajador-trabajadora social por cada 3.000 habitantes, aunque actualmente con la situación de pandemia se está solicitando que las ratios sean de una por cada 1.700 habitantes. No obstante no perdemos de vista que en el sistema de servicios sociales también participan otras categorías y todas y cada una de ellas deben también ser reforzadas. Desde el Colegio del Trabajo Social de Las Palmas seguimos con la mano tendida al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y a todas las instituciones y responsables políticos que tengan como prioridad la mejora de la vida de todas las personas, que entiendan que en una ciudad democrática y sostenible no caben las colas del hambre y no puede haber ciudadanos y ciudadanas a quienes no se respeta sus derechos fundamentales.

*Laura Monroy Acosta es Presidenta del Colegio del Trabajo Social de Las Palmas. Este artículo fue remitido a este blog para su publicación.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Parada del corazón (a Nabody) Koldobi Velasco Vázquez


Parada del corazón

Estas políticas migratorias han vuelto a elegir muerte

Parada del corazón

Vendiendo armas el Norte, poniendo las muertas el Sur

Allá las que están , acá las que huyen

Parada del corazón

No llegan latidos para todas y todos

Pocos acumulan todo viviendo

Y todas en miseria, muriendo

Parada del corazón

La sangre no riega cultivos

Ahoga esperanzas, endurece  los muros

Parada  del corazón, parada  de de la vida

Y  acá un grito que nos conmueva

Jamás corazón de piedra

Koldobi Velasco Vázquez (para Nabody, niña de 2 años, víctima de las políticas migratorias, que llegó a Gran Canaria el pasado martes, su corazón casi se para en el cayuco, pero fue reanimado y aguantó latiendo hasta este domingo en el Hospital Materno Infantil de Gran Canaria) 21 de marzo de 2021

El fotoperiodista Borja Suárez es el  autor de la fotografía de personal de Cruz Roja reanimando a Nabody. Borja es un fotoperiodista que lleva años difundiendo el drama de las migraciones en el mar, apoyando campañas de sensibilización en contra de las fronteras de la muerte.

Koldobi Velasco pertenece a la Red Canaria de Apoyo a las Personas Migrantes

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Plantación en la finca de La Alcantarilla en Valleseco*


En la mañana de este sábado 16 de enero se llevó a cabo en la Finca de La Alcantarilla, en la ladera oeste del Pico de Osorio, dentro del término municipal de Valleseco, una repoblación forestal con especies de Monteverde.

La misma fue una iniciativa de un grupo de familias de Valleseco, bajo la organización del colectivo Iniciativa Impulso Valleseco Verde – INIMVAVE, contando con la colaboración de Ben Magec-Ecologistas en Acción, La Vinca Ecologistas en Acción y el Área de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, propietarios de los terrenos en los que se llevó a cabo la repoblación.

Con la participación de 30 personas, debido a las limitaciones por la Covid-19, se llevó a cabo la plantación durante varias horas, en grupos reducidos, para poder compaginar la actividad de mejora de la naturaleza con la seguridad y salud de las personas participantes. Gracias al ánimo de las personas participantes se plantaron unos ciento cincuenta ejemplares de fayas y acebiños, en un espacio incluido en el Parque Rural de Doramas.

Los objetivos de la actividad han sido fomentar el contacto con la naturaleza, posibilitar el participar en la recuperación medioambiental de la isla y seguir poniendo esfuerzos para recuperar las zonas boscosas de la zona de medianías-norte de nuestra isla.

Las plantas utilizadas en la repoblación han sido cedidas por la Red de Viveros Insulares de la Consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria.

Como se viene haciendo con todas las repoblaciones forestales en las que colaboran ININVAVE y La Vinca EeA, los integrantes de estos colectivos se comprometen a garantizar el mantenimiento y riego de esta repoblación durante el próximo verano para que la misma tenga asegurado su futuro.

Desde INIMVAVE y La Vinca Ecologistas en Acción se informa que disponen de poco más de medio centenar de nogales y castañeros, que pueden ser solicitados por vecinos de la zona a través de mensaje de WhatsApp al número 636 335 426, y desde la organización se pondrán en contacto para concretar la entrega.

*Comunicado de prensa remitido para su publicación en este blog por La Vinca-Ben Magec

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Historia del abandono de un paciente canario en Sevilla. Carmelo Gil Rodríguez


El día11 de octubre de 2020 me encontraba en la casa que mis padres tienen en el campo, disfrutando de un domingo tranquilo con mi mujer. En una acción estúpida estuve a punto de perder la vida. En una barbacoa de mampostería solía quemar la poda de  los árboles, lo que suelen llamar rastrojos. Ese día utilicé una garrafa de gasolina para avivar las llamas, una imprudencia que me causó quemaduras en el 40% de mi cuerpo.

Tengo mencionar que hoy puedo contarlo gracias a la rápida reacción de mi mujer que me ayudó a quitarme la ropa en llamas, a los vecinos que acudieron en seguida y llamaron a emergencias. Fueron en mi auxilio: ambulancia, bomberos, guardia civil y policía local.

Mi último recuerdo fue cómo me trasladaban los bomberos en camilla hasta la ambulancia donde oí decir a uno de los técnicos que me administrarían morfina.

Me llevaron al Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín y al día siguiente me enviaron en un avión del SAMU al Hospital Virgen del Rocío en Sevilla. En ese hospital estuve 24 días en coma inducido y posteriormente ingresado en la unidad de quemados. La labor del personal sanitario, tanto de cirujanos, médicos, enfermeros, etc…fue excelente y lo mismo he de decir sobre el trato humano de estas personas.

El día 23 de noviembre decidieron darme el alta médica y ahí es cuando empieza mi odisea. Dos días antes de la fecha mencionada mi rehabilitación consistió en lo siguiente: me sentaban en un sillón de plástico donde el primer día llegué a sufrir dos desmayos en una hora, al siguiente día resistía un poco más pero no lo suficiente como para hacer un viaje en avión de más de 2 horas.

Las ganas de volver a casa eran tantas que en ningún momento me planteé si estaba preparado para ese viaje y desafortunadamente no lo estaba. Me trasladaron en ambulancia al aeropuerto, donde me esperaban con una silla de ruedas el personal del aeropuerto que está encargado de la ayuda a la movilidad de personas discapacitadas, ellos me llevaron al avión y, cuando yo estaba sentado en mi butaca y aun estaban entrando los pasajero,   me dio un síncope (un desmayo con espasmo como me había ocurrido anteriormente en la clínica).

El médico de Aena me dijo que yo no podía volar ese día debido a mi estado, y que había sido una suerte que eso me ocurriera antes de despegar el avión. Me volvieron a trasladar en ambulancia a urgencias del hospital Virgen del Rocío. En la sala de urgencias del hospital esperábamos unas 60 personas, sin ventilación, ventanas cerradas, un verdadero caldo de cultivo para podernos contagiar todos si entre nosotros hubiese habido un paciente con la COVID.

Cuando fui atendido por el doctor y diagnosticó que no era una enfermedad lo que yo padecía sino una falta de rehabilitación, empezó mi verdadero calvario. ¿Dónde iba a ir? ¿Cómo me trasladaría? Estas preguntas le hice al doctor que en un principio decía que no era asunto suyo, pero tras insistir y hacerle ver que yo no podía ir en taxi normal, que era un ciudadano canario sin vivienda familiar en Sevilla, que no tenía movilidad apenas en las piernas, se compadeció un poco y nos consiguió lo que yo le fui sugiriendo: un documento para continuar haciéndome las curas en el hospital los próximos días y localizar una empresa que alquilase sillas de ruedas. El hotel lo gestionamos nosotros directamente, el mismo donde se había alojado mi mujer todo el tiempo que duró mi hospitalización.

Permanecimos una semana más en Sevilla. Mi objetivo en esos días era permanecer sentado el máximo de tiempo posible sin tener ningún desmayo, iba cada dos días al hospital para hacerme las curas, debo decir que en el centro sanitario me atendían estupendamente. Entre eso y buscar dónde almorzar se nos iban los días hasta que finalmente el 30 de noviembre intentamos de nuevo volver a casa.

Esta vez no tenía dudas de que lo iba a conseguir. Esa mañana desayuné todo lo que pude, alquilé una ambulancia para ir tumbado hasta el aeropuerto y reservar el máximo de fuerzas para el viaje. Durante el vuelo iba más concentrado que un monje Shaolin en permanecer despierto. Cuando finalmente aterrizamos en Gran Canaria no pude contener las lágrimas. Había cumplido mi objetivo.

Toda esta historia quizás no parezca gran cosa pero en el fondo lo que pretendo es hacer una crítica al desentendimiento, falta de seguimiento o como lo quieran llamar por parte de los hospitales hacia los pacientes que ellos estiman dar de alta. No soy el primer canario, ni desgraciadamente el último, que trasladan al Hospital Virgen de Rocío en Sevilla o a otros centros sanitarios de la Península. Tuve la suerte de tener recursos propios para poder estar una semana más allí, realizando una rehabilitación que me permitiera estar preparado para entrar en el avión. ¿Qué le hubiera pasado a otro paciente sin recursos ni apoyo familiar?¿Se hubiera tenido que montar en el avión arriesgándose a tener un problema de corazón durante el vuelo?

No digo que sea los facultativos quienes deben de hacer este seguimiento, pero pongamos que cuando me dan el alta en urgencias yo no tengo dinero para alquilar una silla o pagarme un hotel una semana. Mi mujer llamó al Hospital Negrín y le dijeron que desde aquí no podían hacer nada por mi. En Sevilla tampoco podían hacer nada ¿Qué hubiera pasado? Es una situación de desamparo en la que no deseo que nadie más se vea.

Ese es el verdadero motivo por el que he querido contar  mi historia. Carmelo Gil Rodríguez.                    

*Este texto nos lo envió su autor, Carmelo Gil Rodríguez, un ciudadano grancanario residente en Vecindario, para su publicación en nuestro blog, con la intención de que las autoridades sanitarias canarias tengan en cuenta las situaciones por las que pueden pasar pacientes canarios que deben ser atendidos fuera de las islas después de recibir el alta. En la fotografía se puede ver al autor del texto en la habitación del hotel donde tuvo que estar una semana antes de poder montarse en el avión para regresar a Gran Canaria.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fernando Redondo: Balada de un hombre honesto. Enrique Redondo Miranda*


Papá, escasos días han tenido que trascurrir desde tu muerte para confirmar lo que siempre supe. Sí, la integridad es ciertamente valorada en nuestra sociedad, a pesar de lo que pudiera parecer.

No sabría enumerarte los rostros que, tras las dichosas mascarillas, me han descrito anécdotas y alabado tu disponibilidad profesional. Con orgullo se han acercado para confirmar aquello que nosotros –tus hijos- tuvimos la riqueza de disfrutar durante esta vida de final imprevisto. Desde políticos a periodistas refutados, desde el camarero del bar de barrio hasta el marido de una compañera del AMPA de mamá. Todos descifraban una idea al unísono: siempre tratabas a las personas con cercanía e interés, nunca dejabas a nadie sin réplica cuando se trataba de pelear por una sociedad más justa e igualitaria. Todo aquel que necesitara tu apoyo o conocimientos, recibía con desinterés una ayuda profesional inestimable, en ocasiones solía acabar por dar solidez a diferentes movimientos sociales a los que te suscribías. Poco te puedo contar de tu carrera profesional y méritos que no se sepa, precisamente eso no era lo que diría que te define, pero cabría en una palabra tan en desuso como es “integridad”.

Cuando te veía entre círculos de personalidades excepcionales, destacabas por extraordinario. Si todos coincidían en valorar con excesiva rapidez las tendencias que la economía marcaría, se te podía ver desmarcándote, siempre apoyado en informes de técnicos a los que valorabas con responsabilidad. Pero cuando te disfruté mas era en los entornos informales. Cuando recorrías veredas de tus amadas islas, disfrutabas de un vino o saludabas con entusiasmo a alguien por la calle Triana. En esos momentos sentía orgullo de tener un padre como tú. Siempre con calidez, sin dejar de lado tu humor sarcástico e ilusión, que creo que con algo de eso nos hemos quedado por aquí. Disfrutaba y aprendía cuando me enviabas los borradores de conferencias de asuntos no relacionados con tu profesión, aquellos en los que hablabas sobre sociedad o cultura, siempre interesantes. Mostrando aquello que a diario olvidamos, o cuando recibía semanalmente el borrador de tus comentarios sobre el análisis de la actualidad, que preparabas con cariño para la radio.

Pero sobre todo he sentido el mayor orgullo al llegar a la edad adulta. El tiempo me mostró la energía que siempre asumiste –igual que la tuvo mamá- para romper las desigualdades sociales. La misma con la que te empeñabas en conseguir una sociedad más justa, con mejores servicios públicos, con más oportunidades para todos, teniendo que marchar sin poder ver definitivamente materializado el trabajo desarrollado en la “Plataforma 5% por la educación”. Me hace sentir que merece la pena seguir, que con personas como ustedes no todo está perdido.

Hace sólo dos días, segundos antes de que el crematorio te redujera en cenizas, sólo me atreví a regalarte un “gracias” que resumía un universo de reconocimientos infinitos. Nunca fuiste de darnos de todo, asimilamos que nunca lo necesitamos y aún lo siento así; no éramos de tener lo último en nada ni los mejores juguetes. Pero sabíamos que en ciertas cosas en casa no se escatimaba. Para educación, estudiar, leer, aprender a tocar un instrumento, para cultura… para eso nunca marcaste límites. Por eso somos curiosos y con hambre de aprender: nos acercaste sin necesidad de empujarnos a la música, letras y el conocimiento. Valorando desde chiquititos el conocimiento, en toda su extensión, sin habernos impuesto ningún camino.

Ahora, nos dejas con el vacío de tu persona, sin la “memoria chica” a la que acudíamos con frecuencia para, por ejemplo, consultarte por la mejor vereda para llegar a Moya, tu opinión sobre el Brexit o el motivo arquitectónico de la catedral de Santa Ana.

Carajo, aquí nos hemos quedado huérfanos de tu persona. Pero queda el consuelo de que seguirás junto a los que te queremos y admiramos, que me consta somos legión, dejando en nosotros un poso del que florecerá la pasión que desprendías por Canarias, por la sociedad y sobre todo, por las personas.

Papá, gracias. Nos has regalado una vida maravillosa. Espero no defraudarte.

*Texto escrito por Enrique Redondo Miranda, hijo de Fernando Redondo, economista y ex presidente del Consejo Económico y Social de Canarias y ex consejero del Gobierno canario, que falleció el pasado domingo a los 72 años. Su hijo Fernando Redondo nos envió el texto para su publicación. Desde este blog queremos contribuir al homenaje a un hombre que entendía la economía como bien común y que siempre se comprometió con los servicios públicos de nuestro país.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Geopolítica y renta de situación de Canarias: Vecindad o frontera. Antonio González Viéitez


Como todo el mundo sabe los “tiempos históricos” se están acelerando como nunca antes. En apenas las dos primeras dećadas del presente siglo, la sociedad mundial ha sufrido la arremetida de dos crisis devastadoras de muy diverso carácter pero que, en opinión de muchos, ambas responden a una misma causa genérica: el modelo de “civilización “ dominante en el mundo. Con consecuencias redundantes que profundizan desequilibrios básicos y desigualdades elementales. En todos los planos imaginables: personales, sociales, medioambientales, culturales, económicos y hasta geológicos…

Con un añadido absolutamente original en relación con tiempos pasados. Las nuevas tecnologías de comunicación e información permiten conocer y, sobre todo, ver y observar (en tiempo real) cómo es la vida en todos los lugares del  mundo. Y ese enjambre de parabólicas que emerge también en los rincones más empobrecidos y abandonados, hace más insoportables e insufribles las penosas condiciones de subsistencia de una parte importante de los casi ocho mil millones de personas que hoy compartimos la Tierra.

LA “FÍSICA SOCIAL”

Hablando desde Canarias es evidente que el hecho más rompedor es el “Despertar Africano”. Y lo más definitorio es su crecimiento poblacional. En la actualidad ya es el segundo Continente en volumen de población. Pero lo verdaderamente significativo es que “se prevé que más de la mitad del crecimiento demográfico mundial, desde hoy hasta 2050, tenga lugar en África”. A nuestros efectos, este dato hay que relacionarlo con el crecimiento vegetativo europeo que ya es negativo. Incluso, por sorprendente que parezca, Canarias está también en esa misma situación.

Para completar este cuadro esquemático y hacerlo aún más significativo, hay que recordar que el PIB medio per cápita anual europeo (el único medidor todavía bien documentado y comparable) está cerca de los 35.000 euros, mientras que el africano solo llega a 1.526 euros, ¡¡23 veces menos!!.

Y esta terrible desigualdad tiene su historia y no es fruto del azar. Porque no hay ni un solo pueblo africano que, en algún momento de su reciente historia, no sufriera el colonialismo europeo. Sobre todo a partir del Congreso de Berlín de 1885 (conocido como el que perpetró el “Reparto de África” entre las potencias europeas). A partir de ese momento, en la práctica toda África pasó a constituirse en el “Patio Trasero” del Viejo Continente, y se vio abocada a interminables conflictos y guerras postcoloniales, hasta el punto de considerarse sus habitantes a sí mismos como “Los condenados de La Tierra”. Y esa desgraciada historia está todavía palpitando en todas las sociedades africanas.

Las cosas así, las migraciones africanas hacia Europa, su persistencia y su continua y evidente ampliación futura, me atrevería a calificarlas como consecuencia de una especie de “Física Social”. La magnitud de las desigualdades es tan enorme y los objetivos de sus “masas y densidades físicas” son tan contradictorios, que la fuerza de las migraciones es imparable. Y, a pesar de todo y en el largo plazo, sabemos que esos movimientos bien organizados son necesarios y tendrán una inmensa potencia equilibradora y sostenible.

LA RENTA DE SITUACIÓN DE CANARIAS.

En algunas coyunturas históricas relevantes, nuestra Renta de Situación condicionó el auge o el declive de la sociedad canaria. Aquí solo se quiere subrayar una característica de sobra comprobada. Y es que el auge siempre coincidió cuando el Archipiélago disfrutó de perfectas condiciones de intercambio y de libertad de organizar todo tipo de flujos en el mundo atlántico. Y también su contrario: cada vez que, por cualquier razón o circunstancia se intentó constituirnos en frontera, las cosas no nos fueron bien.

En la actualidad (pandemia aparte) el elemento más definidor a mi modo de ver, es que Canarias es el único Archipiélago perteneciente a la Unión Europea (UE), vecino de África y situado en una de las rutas migratorias hacia Europa, tal vez la que más se está utilizando a pesar de  las dramáticas condiciones que todos conocemos.

Aquí y ahora me parece muy adecuado traer a colación la valoración que hace Fernand Braudel (1949) de las islas: “Vida precaria, estrecha, constantemente amenazada: tal es la suerte de las islas, su vida íntima, si se quiere. Pero su vida exterior, el papel que desempeñan en el primer plano de la escena de la historia, es de una amplitud que no se esperaría de mundos tan miserables… La gran historia, en efecto, pasa frecuentemente por las islas; acaso sería mas justo, tal vez, decir que se sirve de ellas.”

Este es el caso. Y Canarias tiene que hacer frente, hoy, a una realidad que evidentemente la desborda. Y puede llevarnos a una situación límite si no somos capaces de encontrar, entre todos, una forma de enfrentar el problema. Discutiendo, estudiando y valorando todo lo que podamos hacer desde una perspectiva ambiciosa, sostenible, justa y a largo plazo. Actuando para que, en ningún caso, la “solución” se nos imponga desde el Viejo Continente y por los continentales. Y es que, hasta ahora y como dice Braudel, siempre la geopolítica atlántica se sirvió de las islas. Y, por supuesto, de Canarias.

VECINDAD O FRONTERA

A partir de que España abandonara su Provincia del Sáhara en 1975 las condiciones que todo el mundo conoce, la dirigencia canaria ha venido defendiendo, en la práctica, que el Archipiélago debe de convertirse en una suerte de “Plataforma Logística” en sus relaciones con África. Se pregonó y proclamó a los cuatro vientos, que era la localización óptima para las trasnacionales que quisieran seguir extrayendo los valiosos recursos naturales africanos. Reunía magnificas condiciones de accesibilidad, tenían diseñada una ZEC con tratamiento fiscal parecido al de los Paraísos Fiscales y reunía las características perfectas para la atención y el descanso de su personal. Lo más “inaudito”: se alardeó en viajes exprés a los principales centros financieros mundiales, que el nivel de salarios en Canarias era “muy adecuado”. Añadir que, en la última modificación del REF, hasta se incluyeron facilidades fiscales para las inversiones de empresarios canarios en África…

Con esta política se trata de establecer una especie de “Frontera Blanda”, en donde solo se facilitarán los flujos que beneficien a la Plataforma Logística. Está claro que todo el mundo sabe que es una propuesta a corto plazo. Y que, cuando las condiciones cambien, las trasnacionales saldrán de estampida con sus beneficios a buen resguardo, porque ya no meritará la pena continuar en el corazón de las tinieblas.

Pero esa propuesta coloca a la sociedad canaria como cómplice de este nuevo colonialismo. Y auspiciadora de esa suerte de “Frontera Blanda”. Lo que constituye un grave error geopolítico. Porque los canarios somos vecinos de esos pueblos. Y la vecindad geográfica es una situación inamovible, que demanda propuestas adecuadas que solo pueden establecerse a largo plazo.

Vimos más arriba las tremendas desigualdades entre Canarias (sobre todo como parte de la Unión Europea) y nuestros vecinos pueblos africanos. Por eso, el mantenernos como frontera, por Blanda que queramos camuflarla, acarrea el mantenimiento de esas tremendas desigualdades. Y es que en el mundo de hoy, sin desigualdades, las fronteras sobran, no tienen sentido.

Y aquí aparece con toda su potencia la estrategia de la VECINDAD. Que tiene que entenderse sin límites temporales y cuyo objetivo esencial es ir disminuyendo las desigualdades. De forma conjunta y colaborando en el diseño y en la realización de las políticas. Lo que se llama Codesarrollo.

[En este ámbito de cuestiones, el Comando Sur de la OTAN aspira a tener en Canarias una base estratégica. Por las mismas razones que venimos exponiendo, en este caso mucho más profundas y definitorias, hay que evitar ese intento. En ese caso, militarizando la Frontera, la Vecindad que venimos defendiendo se tornaría imposible. En cualquier caso, la verdadera lucha contra el yihadismo terrorista, es la Educación y el Desarrollo. Aquí, Canarias sí podría tener un papel protagonista]

¿QUÉ HACER?

Está claro que conquistar la Vecindad e ir dejando atrás las Fronteras, implica una lucha titánica por ir disminuyendo las desigualdades. Y estas son tan profundas que van a requerir, además de todo lo que podamos intuir, tiempo, mucho tiempo. Desde luego más de una generación, de tal forma que quienes empezaran, probablemente nunca verían sus resultados completos…

En cualquier caso, es relativamente sencillo concretar sobre el papel los principales ámbitos de actuación. Tendrán que ser aquellos que hagan más justa y habitable la existencia de los ciudadanos de los vecinos países africanos.

1). Energía, agua potable y alimentación son los elementos imprescindibles para sobrevivir. Creo que está claro que la dotación de energías renovables debería ser el primer objetivo. Porque el agua potable se produce simultáneamente con las plantas duales como de sobra conocemos. Y el agua de riego es el principal recurso para promover la agricultura y la ganadería. Los recursos que se necesitarían serían financieros, suministro de tecnologías robustas de energías alternativas y cualificación de personal.

2). Para la adecuación de los Servicios Públicos más elementales, la salud pública, la sanidad y la educación, las necesidades de recursos serían: financieros (infraestructuras, dotaciones de aprendizaje y equipamientos) y personal cualificado. En una primera etapa, la aportación exterior de personal ya cualificado, debería cumplir dos objetivos: ejercer desde el primer momento sus capacidades profesionales y enseñar a la población local para que se capacite y asuma cuanto antes esas responsabilidades.

Esta simple y elemental enumeración no puede ocultar que, tanto en los aspectos económicos como en los sociales, se debería contar con una Planificación por Objetivos. A lo largo de etapas que se irían configurando por cada uno de los Gobiernos Locales, contando con el apoyo adecuado del personal exterior.

¿CÓMO HACERLO?

Es evidente que Canarias no tiene ni dimensión ni recursos para llevar adelante esa epopeya. Pero sí puede tener la capacidad de hacer una Propuesta, conjunta con nuestros vecinos africanos y presentarla ante las instancias internacionales concernidas. Estoy convencido que todo el mundo es consciente que algo así es necesario. Pero, también, que el nivel de dificultad es de tal calibre que se descarta como imposible por adelantado.

Y ese sería nuestro papel, porque Canarias tiene una especie de “responsabilidad de partida”. Somos el pueblo más rico y desarrollado del Noroeste africano. Que está viviendo en primerísima línea lo que supone tener que asumir la función de frontera. Y por tanto, interesado como el que más, en afrontar la tarea de empezar a disminuir las tremendas desigualdades. Eso sí, respetando siempre las importantes diferencias entre nuestras sociedades.

Creo que esta vez toca a los isleños jugar el papel impulsor desde el inicio. Los continentales están demasiado ocupados con sus problemas (más ahora con la pandemia) y no están sufriendo en su piel las terribles consecuencias de los cayucos y las pateras. Y como no tienen esa sensibilidad ante las desgracias de miles de seres humanos (recuérdese “los condenados de la tierra”) hacinados en nuestros puertos, calles y puertas, no están pensando en verdaderas soluciones, sino en cómo afrontar esta coyuntura. Porque, en la práctica, están analizando el problema como pasajero, intermitente. Ya pasó en 2006 y a lo mejor se repite dentro de otros quince años. No hay que dramatizar…

Por eso, el Gobierno de Canarias debería redactar, junto con los Gobiernos vecinos, un Primer Borrador de PROPUESTA para presentarlo ante la opinión pública mundial y, en concreto ante la Unidad Africana y directamente ante la UE. Creo que no debería ser la propuesta de un Estado Miembro (España) , sino directamente desde territorio africano y por africanos.

Seguro que todo el mundo pensara que esta Propuesta es absolutamente irreal. Que se está soñando. Y es cierto, sobre todo si se considera que soñar consiste en aspirar a plantearse cosas extraordinarias, que nadie piensa ni siquiera que se puedan proponer. Pero como en el cuento de Monterroso, las pateras siguen llegando… Porque las fuerzas que impulsan a la gente tienen una potencia descomunal. Y en Arguineguín, vemos, oímos, olemos, sentimos y nos estremecemos…Y estamos obligados a soñar que hay soluciones que no sea erigirse en frontera. Que hay otras formas de buscar respuestas reales, sostenibles y a largo plazo. Y es que si el problema es una epopeya, la solución tendrá que tener ese mismo nivel.

Hablemos ahora de recursos.

A). Financieros. Con la Pandemia estamos viendo que, si hace falta, se saltan las restricciones y los límites al endeudamiento y nos comportamos como si estuviéramos en una Economía de Guerra. Con importantes recursos en su mayoría públicos y que suelen denominarse Plan (Marshall, Green …)

Este es el caso. La UE debería asumir una aportación importante

Además, hay un considerable volumen de dinero europeo que ya se está concediendo, a mi juicio de forma indecente, a algún país africano (Libia, Marruecos) para que sean esos propios países los que sirvan de brutal tapón a la emigración y monten la frontera en la costa Sur del Mediterráneo

Este enorme compromiso comenzaría a tener, ya en el medio plazo, las beneficiosas consecuencias de ir disminuyendo las desigualdades, reforzando la sostenibilidad planetaria y auspiciando una sociedad mundial cada vez más cohesionada.

B). Personales. Esta inmensa proeza tendría que ser protagonizada por los propios ciudadanos africanos. Pero es claro que este ambicioso plan tendría que iniciarse con importantes contingentes de personal cualificado del resto del mundo.

Por las característica propias de esta Propuesta, el perfil más adecuado sería el de profesionales voluntarios colaboradores. Que, probablemente, deberían complementarse con profesionales capacitados, con contrato de larga duración (3-5 años) para aprovechar al máximo las experiencias que vayan acumulándose. También podrá becarse a estudiantes de esos países, con el compromiso de trabajar, al final de sus estudios, durante un periodo razonable de tiempo y con baja retribución, en los servicios públicos de sus países.

Aquí en Canarias, se podría hacer un plan, inimaginable en otras circunstancias, de jóvenes titulados para ir a trabajar a nuestros países vecinos, en aquella materias que se vayan detectando como las más necesarias e interesantes.

La experiencia y colaboración de las principales ONG sería de enorme importancia.

En cualquier caso, el protagonismo inicial de la sociedad canaria no debería abrumarnos sino animarnos en la tarea de ir construyendo una Vecindad ejemplar y sostenible. Y a educarnos en el cuidado de los valores humanitarios que nos permitan acercarnos cada vez más a una sociedad donde mujeres y hombres puedan ser más iguales y felices. Resaltando que, con las consecuencias beneficiosas de esta Propuesta, los flujos migratorios tenderían a disminuir su potencia. Y la posibilidad de ordenarlos iría siendo cada vez más practicable y efectiva.

En ese escenario, las situaciones de conflicto que están enquistadas en nuestra vecindad, deberían resolverse de acuerdo con los procedimientos establecidos por las Naciones Unidas que deberían abandonar su desidia.

Por último, para presentar la Propuesta se sugiere la posibilidad de contar con algunas personalidades mundiales de la cultura, la economía y la política que se animen a ser sus embajadores y a facilitar su conocimiento y apoyo. Personas como Michelle Obama, Bill Gates, Morgan Freeman o Almudena Grandes, en mi opinión, cumplirían de sobra los requisitos más exigentes.

*Antonio González Viéitez es economista, profesor jubilado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. El autor envió este texto para la publicación en nuestro blog.

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Esas caras con los sueños rotos


No sé su nombre, pero intento adivinar la edad de esa muchacha vestida con la melhfa cuyo rostro cubre una mascarilla. Mi hija tiene 15 años, ella unos pocos más. Está descalza, se le ve cansancio en la mirada, la tengo a tres metros de mí cuando se acerca a un guardia civil y le pregunta algo. El guarda civil le responde con palabras y con gestos, ella parece que entiende, una guagua vendrá a buscarlos, vuelve a sentarse en las gradas de piedra junto a sus 20 compañeros de viaje.

Uno puede acostumbrarse a las imágenes de migrantes junto a una barquilla que abren los telenoticias, o a las fotos de una multitud amontonada como sacos de papas en el asfalto de un muelle, incluso uno se acostumbra a los rostros (en el sentido de caras=carotas) de ministros que pontifican sobre fronteras  y anuncian persecuciones a mafias de traficantes de personas después de reuniones en despachos enmoquetados de Rabat donde la expresión “Derechos Humanos” no está en el diccionario de los interlocutores. Incluso uno podría acostumbrarse a ministros  que  solo encuentran tiempo para visitar las colonias cuando la agenda está holgada o cuando toque campaña electoral. Uno se acostumbra a todo eso, porque son muchos años de oficio poniendo el micrófono a ignorantes ilustrados.

Pero no se me va el rostro de esa muchacha y de sus compañeros de viaje que este lunes llegaron a la costa de Pozo Izquierdo.  Cuando me enteré abandoné mi despacho y fui a verlos llegar. Paradojas de la vida, estaba revisando una nota de prensa que anunciaba  que la obra “Me llamo Suleiman” se representará en el teatro Víctor Jara el próximo 10 de diciembre con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos. Con la excelente  interpretación de Marta Viera, la novela que escribió el admirado y recordado Antonio Lozano y que adaptó con maestría Mario Vega, cuenta los miedos y peligros que vive un niño de Malí, Suleiman, que decide marcharse junto a su amigo al paraíso europeo.

 En las playas de Noadibú hablé con senegaleses, gambianos y de otros países que querían echarse al mar, algunos lo iban a intentar por tercera o cuarta vez, sabían que se lanzaban a un sueño o a la muerte. Ayer los vi llegar, con sus caras de sueños rotos. No sé el nombre de esa muchacha, pero se podría llamar Suleiman. Llegó Suleiman dos semanas antes de lo previsto y a la hora que escribo estará sentada junto a otros cientos de Suleiman con mascarillas de varios días en el asfalto de Arguineguín.  En esas mismas gradas de Pozo Izquierdo he visto a muchachos de su misma edad ilusionados por entrar en el mar buscando una medalla deportiva.

No hubo medallas para estas 21 personas que desafiaron al mar en una pequeña chalana que podía haberse quedado sin combustible en el trayecto, o haberse volcado en el océano en un golpe de mar y estos pibes con caras de sueños rotos hubieran sido dos decenas más de cadáveres no identificados en el cementerio del Atlántico. Pero tuvieron suerte, y la única celebración que pueden hacer es llamar a la familia y decirles que están vivos. No hubo medallas para estos muchachos, apenas unas mascarillas y media docena de botellas de agua que les trajo una vecina de Pozo Izquierdo. Debo regresar al trabajo, como escribió Miguel Hernández “Voy de mi corazón a mis asuntos”, cada uno a lo suyo, los ministros a mentir, los políticos canarios a lamentarse, a escribir tuits desde los coloridos despachos  o hacer visitas electorales al muelle de la vergüenza.

@juanglujan

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

No es plan para la justicia social en Canarias. Redesscan


La normalidad en nuestro archipiélago canario es empobrecimiento, explotación,
sufrimiento, precariedad, desigualdad. La distancia social es abismal, los ricos más ricos y las empobrecidas cada vez con más situaciones de precariedad y miseria, desigualdad que, según el informe de Intermón Oxfam “Una reconstrucción justa es posible y necesaria”, nos sitúa al archipiélago con un incremento de más de 47.000 personas que entrarán en la situación de pobreza, la 2º CCAA con más impacto en la desigualdad de todo el estado y con más de 800.000 personas en situación de empobrecimiento y exclusión social. Con unas respuestas desde la responsabilidad pública, que no salen de la cuarentena, siendo la 3º comunidad, a la cola en menos inversión por habitante en políticas sociales.
El confinamiento de la riqueza en Canarias no se toca, ninguno de los mecanismos que
permiten fraude, evasión y paraíso fiscal, se transforma en este plan, por lo tanto, se continúa priorizando que pocos tengan mucho a costa de que muchas tengamos poco y apenas pueda la mayoría de gente sobrevivir. Con un modelo social asistencialista y que no llega sino a una mínima parte de las personas que tendrían derecho, manteniéndolas en situación de miseria y semi esclavitud.

Y nos presentan un plan, desde el Gobierno de Canarias, para no variar de modelo de
crecimiento económico en las islas, que no redistribuye ni reparte renta, riqueza, propiedad.
Que no va a generar Justicia social ni ecológica. Un viejo modelo que no solo queda intacto, sino que además se refuerza un sistema económico que necesita de la desigualdad y la acumulación de la riqueza de pocos, para vivir matando
oportunidades, derechos y libertades para la mayoría. Un Plan que refuerza la acumulación de la riqueza en pocas manos y no toca ni la RIC, ni el REF.
Un Plan con procesos de participación con dinámicas pervertidas que no escuchan ni acogen las medidas que no están avaladas por los lobbies (presiones) de las cámaras de comercio y las grandes empresas en el archipiélago.
Un Plan donde llama la atención las diferencias entre las supuestas prioridades: mientras hay 105 instrumentos previstos para el “impulso de la actividad económica, con 2.061 millones para los tres años, para la atención a los colectivos vulnerables, hay 33 instrumentos y 75 millones, desde el 2020 al 2023. Concluyendo: el Objetivo de Desarrollo Sostenible de poner fin a la pobreza no se prioriza, no se cumplirá.
Para el mantenimiento de los servicios públicos fundamentales, se plantean 6 instrumentos y un total de 429 millones, en Servicios Sociales sin partida para el desarrollo de la Ley de Servicios Sociales y la mayoría de los millones (424 millones) para coordinación entre AAPP. Y convenios con el tercer sector.
Un Plan donde se plantea como una prioridad la “Atención y apoyo a las personas vulnerables”,
con tres campos de acción: la lucha contra la violencia de género, sin partida concreta; La agilización de la PCI y demás rentas en Canarias, con 45 millones para el 2020 y en tercer lugar las medidas de atención a colectivos especialmente vulnerables, sin partida concreta. En total 45 millones, para el 2020, centrado en facilitar rentas, que repartido ese dinero entre las personas en situación de riesgo y exclusión toca a 58 euros al año por persona.


Un Plan donde No tienen partida:

  • Ninguna de las medidas de Servicios sociales del eje del mantenimiento de los servicios
    públicos esenciales.
  • Proyecto de Ley de Renta Canaria, para el 2020.
  • Desarrollo de la ley de Servicios Sociales de Canarias.
  • Plan de inclusión y lucha contra la pobreza.
  • Convenios plurianuales para el desarrollo del Plan Concertado.
  • Dependencia.
  • Vivienda social.
    Un Plan donde se dan estas comparaciones:
    • Se plantean 140 millones de euros para el Plan de infraestructuras turísticas y 72
    millones Plan de infraestructuras socio-sanitarias:(2021-2023). El doble para el sector
    turístico.
    • Programa de apoyo a creación y mejora de la competitividad de PYMES: 103 millones.
    Para Desarrollo ley de Renta Básica (2021-2023): 67 millones.
    • Campañas de promoción turística 40 millones. 49 millones en total. Menos de la mitad
    para Ingreso canario de emergencia: 16 millones de euros y programas para Menores
    migrantes no acompañadas: 8 millones de euros.
    • Para Laboratorio de protocolos turísticos: 2 millones 800.000 euros. Y adaptación
    infraestructuras turísticas a nueva normalidad: 9 millones de euros. (12 millones). Diez
    millones más que lo dedicado a Planes integrales en la comunidad: 800.000 euros;
    Personas sin hogar:900.000 euros; Algunas partidas para Violencia de Género: 560.000
    euros (2020) y Soberanía alimentaria: 750.000 euros.
    Exigimos:
  • Que las organizaciones firmantes exijan unos servicios sociales universales, públicos,
    gratuitos y con financiación suficiente, para dar cobertura a la garantía de derechos por parte de la CC.AA. de Canarias.
  • Reactivación de la dimensión social del Plan, desde el incremento y mejora de las políticas públicas, los servicios públicos que garanticen, protejan y respeten los derechos y libertades;
    priorizando el cumplimiento de una renta básica para todas las personas, comenzando con urgencia por las más de 773.000 personas en riesgo de exclusión social.
  • Cambios de modelo de desarrollo para las islas, justo, ecológico, feminista, antiracista,
    antimilitarista…que ponga en el centro la vida de todas las personas y no las dinámicas de acumulación de capital en pocas manos.
  • Desarrollo de procesos de Participación de verdad, no figurativa.
    Queremos un plan de cambio de modelo, no de apoyo y fortalecimiento de las desigualdades en Canarias. Este no es plan de reactivación de la Justicia y la Igualdad en Canarias. Esto no es Plan.

  • *Comunicado remitido a nuestro blog (y a los medios de comunicación) de Redesscan (Red Canaria en Defensa del Sistema Público de Servicios Sociales) y la Asamblea Canaria por el Reparto de la Riqueza.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Quince años aprendiendo con Moneiba


No se lo digas a nadie, Moneiba, pero uno de los días más felices de mi vida fue cuando me puse una mascarilla por primera vez. No había pandemia, ni estado de sitio, la gente no se miraba con desconfianza por la calle, ni huía de los besos, ni rechazaba abrazos y la playa era ese lugar por donde podías pasear mostrando la sonrisa sin miedo a que apareciera un policía con un bloc de multas.

Acabo de ver la foto de ese día. No sé si en las miles de fotos que conforman el álbum de mi vida hay otra donde me brille tanto la mirada. Eran cerca de las once de la noche pero tengo cara de despierto, y eso que había amanecido de madrugada cronometrando las contracciones de tu madre. Sufrí la humillación de ser expulsado del hospital a las nueve de la mañana. Nos dijeron hasta la próxima, y la próxima fue ese día por la tarde.

El sol se perdía tras el horizonte y, aunque el hospital estaba frente a una playa, yo ni me asomé a la ventana. Mi horizonte estaba dentro de aquel cuarto. Begoña se llamaba la comadrona, puso música clásica. Creo que Vivaldi, y algo de new age. Yo hubiera preferido “Maestra vida” de Rubén Blades, pero estaba tan nervioso que ni me planteé pedirle alguna canción. Tampoco era esa música la que me interesaba. La música que puso a palpitar a mi corazón a mil por hora fue tu primer llanto. Cuantos ganas de que llegaras, cuanto miedo a que pasara algo malo, cuantas emoción cuando me dieron la tijera quirúrgica y corté el cordón umbilical, cuanta ternura al tenerte por primera vez en mis brazos, cuanta calma al verte pegada al pecho de tu madre.

Eran las 22 horas, del 22 de septiembre de 2005 cuando llegaste a este mundo, a este paisito volcánico, Moneiba Tindra, para cambiarlo todo. La vida dio un vuelco y ya nada iba a ser igual. No olvidaré las lágrimas de Yeyo y de Yeya cuando salí del paritorio y les dije que ya habías llegado y que todo había salido bien. La voz cansada de tu madre contándole  por teléfono a tu abuela sueca, a tu abuelo y a tu tía Sabina  que ya estabas en este mundo.

Imposible resumir estos quince años tan intensos y extensos. Me saltaré las noches con miedo de padre primerizo, los días de tus primeros pasos sobre la nieve,  mis lágrimas al dejarte por primera vez en la guardería, la llegada de tu hermano, tus primeras amiguitas del colegio, tu rechazo a la ropa si no era rosa, tus visitas al videoclub para alquilar películas de princesas…

Y la vida, que pasa sin darnos cuenta, hizo que me diera cuenta de que ya no eras la niña que se atrevía a subirse al escenario en las fiestas de San Roque para imitar a Rosario el día que te acompañé al instituto por primera vez y no me dejaste llegar a la puerta: “Papi, te puedes ir”. Desde ese día, Moneiba, me debato entre dejarte sola en el escenario de la vida, o quedarme detrás de las cortinas para asegurarme que todo te va bien.

Quince años dan para mucho. Ha habido canciones, risas, llantos, cabreos, discusiones, viajes, abrazos…Cada día a tu lado aprendo algo nuevo. Tu sensibilidad, tu valentía, tu seguridad, tus preocupaciones, tus risas, tus dramas, tus sueños, tus abrazos, tus te quieros, tus estoy harta, tus me marcho, tus cuándo vienes, tu inteligencia, tu belleza, tus reflexiones, tus malos despertares, tus alegres anocheceres, tu luz propia…

Nos has dado tanto, Moneiba Tindra, desde aquella noche en que llegaste tan tierna, tan frágil, tan inocente…que vuelvo a la foto y pienso que no importan las mascarillas y que la vida vale la pena solo por juntar unos cuantos momentos de felicidad tan inmensa como los que provocaron ese brillo en mi mirada aquel 22 de septiembre de hace 15 años, el día en el que me echaron del hospital porque tenía demasiada prisa en darte la bienvenida

Te quiero un montón.

Post Data: Me pediste que te escribiera algo y lo subiera a la red como regalo por estos 15 años que cumples hoy. Sabes que no soy partidario, pero hoy hago una excepción, y para una vez que subo una foto tuya te saco medio desnuda, que padre más irresponsable soy!

Unicode
Publicado en Uncategorized | 10 comentarios