Borrachera de piche


barco ruso incendiado
Estas dos semanas que han pasado desde el hundimiento del Oleg Naydevov nos han servido para comprobar los efectos nocivos que la inhalación de piche ha producido en animales, autoridades y en personas piadosas. El piche causa daño no solo en la tortuga boba, también en la ministra lista. Bueno, lista según para qué. Para convertir en sospechosos a todos los canarios y controlar sus movimientos en puertos y aeropuertos a través de la exigencia del certificado de residencia, Ana Pastor ha demostrado ser listísima. Pero para controlar a barcos piratas, para mandar a tiempo los recursos frente a una peligrosa situación creada por el incendio de un barco, para tener personal que lo aleja y lo acerca a la costa. Para eso la ministra no parece tan lista. A lo mejor es el efecto del piche.
Esta borrachera de piche también trastornó a nuestro Mencey antipetrolero que se nos volvió mansito ante la estrategia de la ministra de convocar con él las ruedas de prensa. Parece que el afán reivindicativo de Paulino Rivero es inversamente proporcional a la posibilidad de compartir minutos de telediario. Pero ya sabemos que los pastores necesitan un rebaño, no se conforman con una oveja sola. Por eso la ministra no se podía creer que varias multinacionales de la ecología le ofrecieran a un candidato para pastorear las ovejitas canarias dispuestas a arreglar lo que la ineptitud política y la falta de recursos había provocado. “Pastor, aquí tienes a uno de los nuestros”, le dijeron varias organizaciones ecologistas, según la versión del nominado que controla a una de las organizaciones nominadoras. Y la ministra aceptó encantada a Ezequiel Navío, el portavoz de esa Oficina de Acción Global que montó el cabildo de Lanzarote y que fue tan criticada por el PP. En la viñeta de este lunes en LA PROVINCIA el humorista Padylla resumía de forma fantástica lo ocurrido: “Fomento cree que lo prioritario es tapar los agujeros para evitar las fugas”, y dibujaba a un ecologista con la boca sellada por el robot que trajo Pastor. Los humoristas contando lo que se silencia o se ignora.
Pero la Excelentísima Pastor debería de saber que con dos ovejas no se hace un rebaño y que, afortunadamente, en Canarias la lucha por nuestra naturaleza es anterior a la llegada de multinacionales petroleras (y de las ecológicas) , y anterior a la transformación en ecologistas de presidentes de cabildos y de gobiernos, y anterior a la apertura de oficinas globales y de comisionados especiales. Por eso hace bien la gente de Ben Magec en no prestarse al juego de convertirse en peones del comisionado gubernamental que monta una hermosa web donde no se cuenta que Fomento está detrás de la operación que podría llamarse “salvemos la gaviota empichada”. No quieren arder los ecologistas de aquí en la hoguera de las vanidades.
Es cierto que no estamos ante un inmenso desastre ecológico, pero por una cuestión de suerte, ya que no se hundió un petrolero. Pero mientras la ministra nos distrae con el robot (de una empresa privada) en el Puerto de Las Palmas se hacen oscuros negocios que investiga la fiscalía, atracan barcos piratas, los bomberos acuden al incendio sin tener competencias ni espuma, no hay una zona refugio para casos de incendio.
Todo eso pasa en ese puerto en el que tienen responsabilidades políticas el Ministerio de Fomento y el Gobierno canario, con un consejo de administración donde políticos, empresarios y sindicalistas han estado cobrando más de 600 euros netos por reunión (dietas en su horario laboral que han recortado a 500, todo un sacrificio) para hablar de negocios en lugar de plantear medidas preventivas en un puerto por el que pasan miles de petroleros al año. Se ignora a los científicos canarios que llevan décadas estudiando nuestro mar, no se ha encargado un plan de contingencia ante accidentes de petroleros, no se han articulado planes de cooperación con Marruecos que está sacando petróleo ahí enfrente. Tanta guerra por el petróleo que está debajo del mar y tanto pasotismo ante el peligro de los petroleros que pasan cada año entre las islas (¡por aguas que siguen siendo internacionales!). Me temo que no aprenderemos de esta borrachera de piche y lo peor es que la próxima borrachera, si la provoca un petrolero, nos dejará una resaca mucho más grave.
PD: Tres veces le pregunté a Ezequiel Navío si le pagaba el Ministerio de Fomento, me dijo que no, que le paga el cabildo de Lanzarote. En otras palabras, un barco extranjero mancha, el Estado dice que las aguas no son de los canarios, pero los canarios pagamos los gastos. Modelo colonial.

@juanglujan

http://www.somosnadie.com

Este artículo también se publica hoy en el periódico La Provincia Diario de Las Palmas

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Ben Magec, Ecología, petróleo, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Borrachera de piche

  1. jrbb19 dijo:

    Reblogueó esto en elblogdelaaljibey comentado:
    NO OIL, SAVE CANARIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s