Las cicatrices del cielo, teatro contra los nuevos inquisidores


¿Puede un poeta renunciar a su obra? ¿Debe un científico escribir al dictado de la curia? ¿Puede haber ciencia fuera de la iglesia?¿Cómo avanzamos más, siguiendo los dictados del poder económico, político o religioso y quemando los que investigan a la tierra y los astros, o siguiendo la estela de los hombres que dudan?

Son preguntas que aparecen en el escenario y se escapan por “Las cicatrices del cielo”. Así se llama la obra que la compañía teatral ‘La República’  y Teatro Residente estrenaron este viernes en la Sala Insular de Teatro en la capital grancanaria. Nacho Cabrera es el autor del texto elaborado a partir de ‘La vida de Galileo de Bertolt Brecht. Un texto muy actual, porque las preguntas que se hizo Galileo: (“¿se puede prohibir la verdad?¿hay que escribir al dictado de la curia y que los mortales no entiendan la ciencia”), se las podrían plantear hoy unos titiriteros que pasan semanas en chirona como si fueran peligrosos terroristas o un rapero que llamó ladrón al patriarca de los borbones porque la caverna mediática (los nuevos inquisidores) decidió señalarlos como herejes.

Miguel Ángel Maciel representa a un muy creíble Galileo ciego que da las últimas lecciones a su discípulo Andreas (un personaje complicado de hacer entre dos personajes tan apasionados pero que Ruth Sánchez sabe traerlo en la medida exacta). En sus últimos días Galileo tiene pesadillas con la inquisición y con la curia, que muestra todo su cinismo y su soberbia con  la excelente  interpretación de Toni Báez hace del Papa Urbano VIII. Dos actores y una actriz dirigidos por Nacho Cabrera con una escenografía sencilla que se ven ayudados por un montaje audiovisual de gran calidad realizado por Gran Angular, que con sus imágenes del cercano cielo de Temisas y de las guerras que parecen lejanas, logra contarnos que la peste que llegó a rodear la casa de Galileo y mató a tanta gente se presentó en el siglo XX en forma de guerras, dictaduras y fascismos y en este siglo XXI quiere entrar por las instituciones porque sacar los tanques a la calle o arrojar bombas sobre los pueblos se presenta complicado al menos en el suelo europeo.

‘Las Cicatrices del Cielo’, que se puede volver a ver este sábado por la noche en la Sala Insular de Teatro nos viene a decir que en Canarias sigue habiendo gente con talento y vocación, capaz de hacer teatro para pensar, que con pocos recursos y sin el mimo y la publicidad de las grandes compañías, son capaces de demostrarnos que  Brecht sigue siendo un clásico y que puede servir de base para crear obras nuevas, con lenguaje del siglo XXI para defender ideas tan centenarias como la libertad de pensamiento, porque frente a los nuevos inquisidores y la nueva peste el teatro puede ser una buena herramienta para decirnos que otros dioses son posible.

Juan García Luján

@juanglujan

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s