Fefa García, la costurera que vino de Juncalillo a coser sonrisas


fefa

Nació Josefa García García un 28 de Julio de 1933 en una cueva en Juncalillo. Ese día los periódicos informaban de la explosión en la estación de tren de Baños de un vagón cargado de 600 kilos de dinamita que provocó el incendio de más de 30 vagones, hubo 17 heridos y las pérdidas causadas por el siniestro ascendían a más de un millón de pesetas,  cantidad que  en esa época era una dineral.

Aunque la explosión del tren fue a 2.000 kilómetros de Juncalillo, podría decirse que hasta la cumbre  de Gran Canaria llegó el impacto. Porque Fefa, la hija  de María y de  Miguel, era pura dinamita que explotaba irradiando sonrisas allá por donde iba.  Fefa fue la mayor de cuatro hermanos y la única hembra del matrimonio, la de más carácter, per o también la de más risas. La primera que salió de la casa de los padres en dirección a Las Palmas sin echar la vista atrás a la cumbre de la isla. Antes de su matrimonio con Juan, cuando todavía vivía en Juncalillo y siendo  adolescente,  aprendió a coser en la cueva de Sirelita en Artenara. Años después lograría el título de costurera en Las Palmas.

No había cumplido los 24 años cuando se casó con Juan Antonio el 2 de julio de  1957, mataron cinco conejos para celebrar su boda aunque la novia no  pudo ir de blanco porque debía llevar luto porque se le había muerto un tío poco tiempo antes. Fefa vivió un noviazgo tradicional en Juncalillo, solo podía salir con su novio si aceptaba como compañero vigilante a su hermano Benito.

En el barrio de Arenales  comenzó a vivir ya casada con Juan, en la casa de su suegra Susita de la calle Ángel Guimerá.  Fefa cosía la ropa del personal de la clínica Santa Catalina y su marido Juan trabajaba de chófer de ambulancias. Luego empezaron a trabajar los dos para un médico de cuyo nombre no quiero acordarme. Con el trabajo honrado entre los dos pudieron ahorrar para comprarse un pisito en Las Rehoyas, al que se mudaron cuando tenían dos hijos, Jesús Mari y Juan Miguel, y allí nacieron luego las otras dos, Margarita y Marimar.

La familia fue creciendo pero cada 24 de diciembre, o el día de San José o con la excusa de algún cumpleaños, Fefa juntaba en el pequeño salón de su casa a hijos, nietos, nuera y yernos. Y en la nochebuena se colaba un servidor, el autor de estas líneas, después de aporrear la ventana de la calle. Mi tía Fefa me invitaba a comer siempre que pasaba por su casa, o a un café, o a un seven up con limón “que es muy sano, Juan Ramón”.

En casa de Fefa me duché con agua calentada en un termo cuando en mi casa de las Rehoyas todavía calentábamos el agua en calderos, crecí escuchando  los ladridos de Bambi y salí con algunas prendas cosidas con sus manos sabias y profesionales. Por ejemplo el chaleco que me hizo con la  tela de un saco de azúcar. Un chaleco que llevé orgulloso a la Romería del Pino en una de mis primeras retransmisiones radiofónicas.

En San José del Álamo  le hicimos a Fefa  una fiesta sorpresa por su ochenta cumpleaños, en la casa que pudieron construir  gracias a  las perras que se sacaron en el gordo de la lotería. Recuerdo a Juan entrando en mi casa de las Rehoyas y gritándole a mi padre “Segundo, Segundo, me saqué la lotería”, yo era un chiquillo que miraba los ojos llorosos de mi padre emocionado al ver la alegría de su hermano por las 400.000 pesetas que había ganado con un golpe de suerte.

En aquella fiesta de cumpleaños  pude decirle a Fefa, delante de tanta gente que la queríamos, que era mi tía preferida. Para molestarla un poco también le nombré  su mala leche y sus palabrotas que nunca sonaban mal cuando salían de su boca. Fefa, madre de un hijo y 3 hijas, abuela de tres nietas y dos nietos, tía de muchos  que la adoramos, que dedicó unos cuantos años a cuidar primero de su madre, luego de su suegra y después de su madre. Y, qué cosas, la cuidadora llegó a los 85 años sin necesitar que nadie la cuidara. La joven costurera que enviudó con menos de 50 años, vivió independiente hasta el último minuto.

Este mismo lunes Fefa, como siempre, fue a nadar a la piscina, y cuatro días después se marchó sin hacer ruido. Y aquí me tienes, tía preferida, en esta madrugada de un sábado tan triste, horas antes de decirte adiós, resumiendo tu vida para intentar agradecerte tanto amor y tanto humor que nos regalaste, tantas risas, tantas ropas, toallas, sábanas, cosidas con amor, gracias de nuevo por el chaleco hecho de tela de saco de azúcar.  Qué irreconocible estabas ayer en el hospital, sin decirme “córtate esos pelos Juan Ramón, no creo que vayas a ir a la tele así”.  Te recordaré siempre jiribilla, cosiendo sonrisas y soltando palabrotas que disfrazaban tanto cariño. Me alegro que, al menos, no hayas sufrido en este viaje, aunque estoy muy cabreado y me dan ganas de decirte: “¡vete a la mierda, Fefa!”…Alguna vez te lo tenía que decir yo a ti.

@juanglujan

Fotografía de mi tía Fefa, entre sus hijas Margarita y Marimar, en la última navidad.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Obituario, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Fefa García, la costurera que vino de Juncalillo a coser sonrisas

  1. Mª Olivia dijo:

    Qué bonito obituario, JuanRa! Derrocha amor a raudales!! Gracias por hacernos partícipes de tus sentimientos. Te acompañamos en estos momentos y te ofrezco lo mejor que podemos ofrecer los que creemos que ella desde el cielo, sigue preparando para su gente y seguro para ti de forma muy especial, ese chaleco de tela de estrellas que seguro un día te regalará con el cariño que se ve siempre te tuvo. Un abrazo y lo dicho: cuenta con nuestras oraciones.

  2. Carmelo dijo:

    Una gran vecina y muy querida. Gracias Fefa me gustaba conversar contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s