Sardina del Norte, 50 años después la lucha sigue. Juan G. Luján


mural1

De madrugada, con la misma cobardía que aquellas brigadas del amanecer falangistas salían por nuestros campos a tocar en las puertas de las casas de “los rojos” para secuestrar a gente humilde y trabajadora que desde la clandestinidad luchaban contra la dictadura, la noche de este 15 de septiembre se acercaron a la sede de la Asociación de Vecinos San Pedro González Telmo de Gáldar y arrojaron pintura azul sobre el mural dedicado a los protagonistas de ‘los Sucesos de Sardina’.

En el mural realizado por seis alumnas y tres alumnos de la Escuela Municipal de Dibujo y Pintura y por su director Raúl Mendoza, se representa en la parte izquierda a los trabajadores y trabajadoras que se concentraron en Sardina del Norte hace 50 años, y en la parte derecha a la guardia civil armada y al comandante Díaz Otero apuntando con una pistola a los pacíficos y desarmados trabajadores. En el suelo hay un hombre herido que se desangra. Al fondo está la cala Martorell. La pintura la tiraron sobre las víctimas de la represión, sobre los trabajadores y trabajadoras, pintura azul como el color del traje de los falangistas. Los autores de este ataque a la cultura y a la historia se retrataron con el color y con el objetivo de su disparo.

Medio siglo después de ‘los sucesos de Sardina’ queda gente que se sigue oponiendo a que se recuerde lo ocurrido en Canarias durante los 40 años de la dictadura fascista. Pero estos restos del franquismo son débiles y cobardes y no pueden con la fuerza de la memoria de los hombres y mujeres que este sábado volvieron a subir a la cala de Martorell a recordar la represión que el régimen ejerció contra trabajadores de la empresa Satra que llevaban 2 meses y cuyos patrones habían huido a Sudamérica con el dinero que sí habían cobrado. En Sardina del Norte aquel domingo de 1968 también se juntaron aparceros y aparceras de la zona que también llevaban tiempo sin cobrar, y dirigentes del Partido Comunista y del sindicato Comisiones Obreras. Aparentemente era un asadero popular según nos contaba este mismo sábado la hija de unos aparceros de Gáldar: “Nosotras éramos unas niñas pequeñas, yo recuerdo que aquello era como un asadero, y que bebíamos refrescos, agua de Moya, y que cuando aparecieron los guardias civiles y dispararon pasarmos mucho miedo”. Como miedo paso Carmen Quesada, la hija de Juan Quesada que solo tenía 7 años y que unas manos obreras la levantaron al aire minutos antes de que llegase una bala que acabó en el muslo del dirigente comunista Jesús Redondo Abuín, que había acabado en Gran Canaria desde su Galicia natal después de haber pasado por Asturias y el exilio y estar fichado en tantos sitios.

Es cierto que los niños y niñas pasaron miedo. Pero sus padres y madres le hicieron cara a la guardia civil, y se agarraron de los brazos para impedir que detuvieran a José Luis Gallardo, Toni Gallardo y otros dirigentes comunistas. Y ante el grito de “disparen” del comandante Otero (comandante “Rebote”), los valientes de Sardina siguieron caminando agarrados y gritando por la justicia y la libertad. Pagaron un precio muy alto por esa respuesta valiente. El 15 de septiembre fueron encerrados en la cárcel 26 hombres y dos mujeres. Después del Consejo de Guerra 20 hombres fueron condenados a penas que sumaban 75 años de cárcel. Hubo huelga de hambres en las prisiones, huelga de hambre  de mujeres encerradas en la catedral de Las Palmas. Protestas y mensajes de solidaridad de muchos países del mundo. Todo esto se pudo recordar el viernes 14 de septiembre en el Conservatorio de Música de Las Palmas . Jesús  Redondo Abuín contó como cumplió más años de los que establecía la condena porque dentro d la cárcel se seguí rebelando, Marisol Jiménez cómo perdió buena parte de la vista cuando la torturaban con un gran foco que le apuntaba a sus ojos cuando estaba detenida un mes en Barranco Seco (era menor de edad), Balbina Sosa recordó cómo pudo salir de Sardina ayudada por sus compañeros y cómo recordaba cuando detuvieron a su padre, Pepe del Toro contó cómo oyó al comandante rebote decir “no somos la policía municipal, yo he estado en Asturias y sé cómo tratar a estos rojos”, Emilio Díaz contó cómo su carrera olímpica en natación le silvió para salir de allí nadando y sacar a más gente por el agua, Carmen Quesada contó los recuerdos de una niña de 7 años que sentía que la fiesta en la playa no acababa bien y, mucho peor acabaría cuando la guardia civil fue a buscar a su padre a la casa en Los Giles… No hablaron pero estaban en el Conservatorio otros luchadores de Sardina del Norte que pasaron por la cárcel Ramón Armando Léon, Juan Francisco Morales, Antonio Naranjo Santana y Manuel Vizcaíno Reyes. Y junto a ellos Domingo Valencia, que no estuvo en Sardina pero desde el mismo 18 de julio de 1936 le hizo frente el golpe de estado fascista manifestándose junto a los 5 de San Lorenzo.

Las víctimas de la represión recordaron los sucesos de Sardina cincuenta años después con una sonrisa en la boca, celebrando que su lucha fue un paso más a favor de las libertades, celebrando que respondieron con unidad y solidaridad obrera a las amenazas de unos hombres armados.  Esa sonrisa no la borrará la pintura azul que unos cobardes lanzaron esta madrugada sobre el mural de Sardina,  pero que sepan los autores de este atentado que pretendían borrar una página de la historia (escrita en esta ocasión por artistas de Gáldar que trabajaron 42 horas horas bajo el sol y la calima), que si aquellos uniformados armados no dieron miedo, su asqueroso y cobarde gesto de arrojar pintura azul ni da miedo ni fastidió la fiesta de los héroes y heroínas de Sardina que hoy volvieron a la cala Martorell a celebrar que siguen vivos y luchando 50 años después…

Juan García Luján

calamartorell1

Sardina9-1

Canción:

”Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero,

Voy a Sardina del Norte, a luchar con los obreros.

En Sardina los obreros, luchaban contra Civiles

Campesinos y aparceros y todos los hombres libres.

Disparaban en la calle, que estaba de bote en bote

Contra mujeres y niños.

El comandante ‘Rebote’.
Luchaban codo con codo, por ser detenidos juntos

La unión hace la fuerza y cambia la faz del mundo.

Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero.

Voy a Sardina del Norte, a luchar con los obreros”.

@juanglujan

abuinramonjuan

familiasardina

Foto en el Conservatorio de Música al finalizar el acto de homenaje a los protagonistas de ‘los sucesos de Sardina’ Sentados de izquierda a derecha: Antonio Naranjo, José Del Toro, Juan Fco. Morales, Marisol Jiménez, Balbina Sosa, Jesús Redondo Abuín y Carmen Quesada. De pie de izquierda a derecha: Ana López, Hiurmix, Unai Sordo, Esther Ortega, Inocencio González, Armando Léon, Toni Pérez,  Manuel Vizcaíno, Juan Miguel Pérez, Luís Alsó y Emilio Díaz.

familiamural

Foto de familia en la inauguración del mural.

fotografías de Xenxo Redondo y Toni Pérez

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Domingo Valencia, franquismo, memoria histórica, Sucesos de Sardina, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s