No lloraré por ti, Ríos Montt


ríos montt

A los 91 años, en la cama, rodeado de los suyos, por un paro cardíaco murió Efraín Ríos Montt. Casi un siglo de vida dedicada a la tortura, a organizar masacres, a ordenar asesinatos de campesinos, a quemar las casas y los cultivos de trabajadores y agricultores cuyo delito era querer vivir, tener un cacho de tierra para sacar a la familia adelante.

No derramaré ni una lágrima por ti Ríos Montt, jerarca del terrorismo de Estado en Guatemala, servidor de los intereses económicos de empresas norteamericanas, tan servicial ante el embajador gringo y tan matón ante los empobrecidos guatemaltecos. En este domingo en el que se paró tu corazón prefiero recordar otros corazones de gente noble como el de Baltasar Solano, que nos contaba en Champerico como  en abril de 1984 sobrevivió a una masacre en su pueblo, los militares asesinaron a 96 personas, Baltasar se hizo el muerto entre los muertos verdaderos y pudo vivir para contarlo. Después tuvo que esconderse en la sierra en las Comunidades de Población en Resistencia, como hicieron otros 30.000 indígenas mayas. En aquella sierra lo conocí, y conocí a la pequeña Catarina, y a su madre y su padre que me contaron como tenían que tapar la boca d madrugada a los niños para que no lloraran cuando oían llegara los militares de madrugada. Casi se asfixia algún niño porque le tapaban la boca, la otra alternativa era morir por las balas o por el fuego.

Hoy no lloraré por ti, Ríos Montt, pero recordaré a los Mayas Sin tierra como Elías Méndez, que regresaron del exilio mexicano por la promesa de tierra del gobierno en los acuerdos de paz. Les iban a devolver las tierras, y tú, Ríos Montt, seguías maniobrando desde la política y manchando de sangre el Parlamento que presidías, para evitar que se cumplieran los acuerdos de paz, y así no les dieron las tierras prometidas, y así las viudas como Rosalina Tuyuc siguieron sin saber dónde estaba su suegro y su marido, que fueron secuestrados por tus militares. Rosalinda me contaba que tenía esperanzas en la denuncia por genocidio que habían presentado ante el Tribunal Supremo de España. Pero, ya ves, Ríos Montt, los jueces españoles  del Tribunal Supremo se dedican a otras cosas y no le hicieron caso a la denuncia que tus víctimas presentaron contra ti.

Se te paró el corazón Ríos Montt, y el mundo es un poco mejor desde tu muerte. Pero siguen latiendo los corazones angustiados de las viudas de Conavigua y de los jóvenes de la Asociación HIJOS, ellas siguen sin saber dónde están sus maridos, ellos y ellas siguen sin saber dónde están sus padres y madres, quizá en alguno del os más de 600 cementerios clandestino donde enterraron a tus víctimas.

No lloraré por ti, Ríos Montt, pero si tuviera cerca una torta de millo o agua de arroz, comería y brindaría por la memoria de los ahorcados, de los  quemados, de las  violadas, de los macheteados, de los fusilados… Y participaría en alguna fiesta maya con la gente de la Comunidad del Tesoro, que tienen energía gracias a la central hidroeléctrica que lograron con la cooperación de la Asociación Canaria Siembra, ellos saben que Canarias es un país con gente solidaria, con gente que prefiere los puentes a las fronteras. Ya lo escribió Gioconda Beli, la solidaridad es la ternura de los pueblos.  Ya sé que no me entiendes, Ríos Montt, no sabes de solidaridad ni de ternura.  Tanto tiempo dedicado al robo, a la quema de ranchos, a dirigir la mafia corporativa que según Amnistía Internacional, formaban tu ejércitos y directivos de algunas multinacionales, tanto tiempo dedicado a las masacres que seguramente tu corazón se paró hoy porque ya estaba podrido.

@juanglujan

Aquí puedes ver el documental “Guatemala: La paz incierta”, con guión de Juan García Luján y realización de Rafael Marrero, con testimonios de víctimas de Ríos Montt

guategraba

Momento de la grabación del reportaje.

Si quieren conocer la experiencia de cooperación que está viviendo una de las protagonistas del reportaje, Sonia Guedes, pueden ver este blog.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No lloraré por ti, Ríos Montt

  1. Braulio Dorta Jiménez dijo:

    Me uno a la memoria de los muertos y desaparecidos, y brindo efusivamente por la muerte de Efraín Ríos Montt. Ojalá no descanse nunca en paz.

    Me gusta

  2. Pingback: No lloraré por ti, Ríos Montt — SomosNadie.com – Arte y Cultura Perú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s