Reflexiones sobre el libro “De un tiempo, de un país”. Roque Calero


RoqueAgüimes

En primer lugar permítanme manifestar mi sorpresa y admiración por el descubrimiento de la Fundación Tamaimos formada por canarios en la diáspora que intentan desde fuera comprender este país atlántico sin dejar de mirar al pasado y al futuro …. Desde la profunda convicción de que la canariedad es elemento central y constitutivo de una universalidad real … Ha constituido para mí una sorpresa agradable en un entorno penoso y lamentable desde muchos puntos de vista que hoy vivimos en nuestras islas.
Y especialmente no por la situación actual que puede parecer para muchos irremediable, sino justo por lo contrario: por como despreciamos lo que somos y lo que tenemos y que bien utilizado podría servir para remediar la situación actual y catapultarnos a metas hoy por hoy impensadas.
El pasado está ahí, y no podemos cambiarlo, ni siquiera renunciar a él, pero el futuro está por hacer y ello depende en gran parte de nosotros, de los que hoy “estamos”. Un proyecto de futuro compartido es lo que hace a un pueblo grande y unido, luchador y progresista, entendiendo el progreso como la búsqueda de un desarrollo sostenible que llamamos integral, en la medida que sea capaz de satisfacer todas las necesidades de todos los habitantes de canarias, en el presente y en el futuro, y contribuir a la satisfacción de las necesidades de toda la humanidad, incluyendo en ellas la preservación de nuestro patrimonio natural.
Hoy reconocemos que nos encontramos en una Canarias insostenible que junto a miles de otras comunidades parecidas, más ricas o más pobres, de igual, conforman un mundo que reconocemos insostenible.
Por iguales razones reconocemos que un mundo sostenible será la suma de muchas pequeñas comunidades sostenibles, con unas metas comunes (la sostenibilidad integral) y con unas herramientas de planificación también comunes y totalmente nuevas que permitan que sean los pueblos los que definan sus propios destinos y no los intereses espurios que hoy nos dominan.
Los grandes cambios se generan casi siempre desde pequeños focos, muchas veces en la periferia de los “imperios” ¿desde dónde se generará el cambio que convierta un mundo insostenible en otro que lo sea? ¿Podría ser Canarias? ¿Por qué no?
Canarias es pequeña en el conjunto del mundo pero tiene algunas “peculiaridades” que la hacen especial, como así lo entendieron los antiguos al llamarla Jardín de las Hespérides” o los Campos Elíseos”, y así la utilizaron los colonizadores españoles pues eran la vía de conexión entre Europa y América, o así la utilizan hoy millones de europeos continentales para pasar sus vacaciones o huir de los rigores del clima continental.
Creo que es un sinsentido denominar Canarias como “ultra periféricas” cuando la realidad es que las islas ocupan una centralidad entre Europa, américa y África: los canarios somos africanos por pertenencia continental, europeos por nuestra pertenencia política y cultural y americanos por consanguineidad y también cultura.
Canarias cuenta con recursos y con una experiencia única que puede convertirla, a poco que nos lo propongamos los canarios, en la llama inicial, en el foco que alumbre el cambio necesario de un mundo insostenible a otro sostenible. En este contexto la Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria es esa llama y cuando se extienda a toda Canarias se convertirá en una auténtica llamarada que alumbre al mundo. Cuando hace ya 10 años se inició el Plan estratégico de desarrollo Sostenible integral de la Comarca su lema rezaba: “Mancomunidad del Sureste de Gran Canaria, ejemplo mundial de desarrollo sostenible” Creo que en parte lo ha conseguido, a pesar de no contar con apoyos más allá de sus propios esfuerzos, lo que me hace pensar cuanto se hubiera conseguido si tales apoyos hubieran existido.
Canarias, al igual que el resto de España y de muchas otras partes del mundo, está pasando por una profunda crisis que es mas de modelo de desarrollo que de falta de recursos. Y como todas las crisis podemos, y debemos, entenderla coma una oportunidad. Y para convertir la crisis en oportunidad y la insostenibilidad actual en sostenibilidad futura no podemos esperar a que los impulsos de cambio y las soluciones vengan desde fuera. Nosotros, los canarios de hoy, somos en gran parte los padres de nuestro futuro y para ello tenemos que empezar ya a planificarlo. Las herramientas de planificación ya la disponemos y solo hace falta el impulso inicial para ponerlas en marcha que puede (debe) venir desde la clase política dirigente y si no es así, desde la propia ciudadanía organizada al margen de las estructuras convencionales.
Las nuevas tecnologías de comunicación y participación y las agrupaciones ciudadanas de toda índole, de las cuales la propia Fundación Canaria Tamaimos es un ejemplo, marcan el camino a seguir.
Animo a la Fundación Canaria Tamaimos y a Juan García Luján a que sigan por el camino iniciado y emprendan un nuevo trabajo que podría denominar algo así como: “Desde ahora hacia el futuro, los mimbres de un nuevo país”. Con ello conseguiremos entre todos impulsar los cambios necesarios y urgentes que Canarias y el mundo necesitan.
Quiero manifestar mi agradecimiento personal por la invitación a participar en estas reflexiones “De un tiempo, de un País”, así como mi admiración y reconocimiento a todos los que en ella han participado y que mucho me han enseñado.
*Texto de Roque Calero que escribió para su participación en la presentación del libro “De un tiempo, de un pais” que se celebró el pasado 19 de marzo en la Casa Museo Orlando Hernández de Agüimes con la participación del alcalde de ese municipio, Antonio Morales, el periodista José Antonio Neketán, Roque Calero y el autor del libro, Juan García Luján. La fotografía que encabeza esta entrada fue hecha por Raúl Vega, coordinador de contenidos del blog Tamaimos.com

librodutdupnew

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en De un tiempo de un país, Ecología, política, Roque Calero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s