La ley de la noche. Sofía Feith


atis tirma

Los Conquistadores solían ser hombres codiciosos con deudas metidos en problemas con la justicia y con necesidad de hacer dinero. Rápido. Seguían sus propias reglas, vivían como un grupo selecto flotando por encima de la Moral y la Justicia. Lo que sabemos de ellos con seguridad hoy en día es sobre todo de los documentos de sus muchos procesos e encarcelamientos. Porque a veces se les puso el libro de la Ley Oficial delante diciendo que habían actuado mal. Viera y Clavijo, el gran historiador canario, escribió que en la historia de las Conquistas Occidentales no hay cosa más frecuente que estas prisiones de los jefes. Eran normales las peleas de poder entre los Conquistadores, y también peleas por dinero con sus socios capitalistas. Se les acusó de ser déspotas y crueles, de matanzas arbitrarias, de engañar a los indígenas y vender los que podían pillar como esclavos aunque obligados por la Iglesia sólo podían captar a los Infieles, los que se negaban a creer en la religión católica. A los paganos, que no la conocían, tenían que darles una oportunidad de cambiar. Y los bautizados eran cristianos y tampoco se podían vender. Pero los Conquistadores muchas veces vendían también a los paganos y los bautizados.

Se puede ver la Conquista de Las Islas Canarias como un modelo de aprendizaje para la Conquista de América. Todo lo que pasó allí ya había pasado en Canarias. Se organizó igual con gran parte de la financiación privada de hombres de negocios y los indígenas mismos engañados a participar en la conquista de su propia tierra. A Colón le mandaron preso a España en su tercer viaje a América, igual que habían hecho ya con algunos de los Conquistadores de las Islas Canarias, acusado de haber ocultado Quintos Reales de perlas y de oro, de rebelión, de traición y de ataques de sus muchos enemigos y por haber vendido Indígenas “prohibidos” como esclavos por su cuenta. Parece que los Conquistadores, en vez de una Ley Oficial seguían una Ley de la Noche, como la de que escribe Slavoy Zizek; como la del hedonismo hoy en Canarias (el paréntesis de la realidad) que se ha convertido en realidad para algunos: Haz todo que te da placer, coge todo que deseas… Solamente tienes que pensar en el aquí y ahora, en ti mismo, en que no hay límites…

*Para leer el texto completo entra en el blog “Síndrome del Guiniguada” de Sofía Feith. Sofía Feith es sueca, lleva 10 años residiendo en Gran Canaria. En su blog reflexiona sobre la historia, la sociedad y la cultura de las islas en las que eligió vivir, y también sobre su país de origen.

*Sofía

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en cultura, historia, identidad, otros autores, Sofía Feith. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s