No colabore con el apartheid israelí señor Clavijo. Comunicado de organizaciones sociales


palestina La Laguna 1

Desde diferentes colectivos y miembros de la ciudadanía expresamos nuestro desacuerdo y rechazo a la colaboración entre el Ayuntamiento de La Laguna y la embajada de Israel en Madrid, con la celebración de una semana temática de Israel en La Laguna, del 15 al 24 de mayo.

No colabore en mejorar la imagen exterior del apartheid israelí. Ante la carencia de argumentos políticos para seguir prolongando la ocupación militar de los territorios palestinos y su política de segregación de la población palestina, Israel está utilizando la diplomacia cultural para edulcorar su imagen exterior y rebasar así su aislamiento político internacional. Resulta moral y legalmente insostenible colaborar con un régimen que, a semejanza de la Sudáfrica del apartheid, mantiene una política segregacionista y de violación sistemática de los derechos humanos como se recogen por todas las instituciones y agencias internacionales especializadas, e incluso por organizaciones israelíes como B’Tselem. Además, con sus acciones en los territorios palestinos ocupados, Israel infringe las normas del Derecho Internacional humanitario e incurre en responsabilidad por crímenes de lesa humanidad. La prolongación de su ocupación durante cerca de medio siglo es incompatible con el derecho de libre determinación de los pueblos, del que es titular el pueblo palestino, como lo reconoce la Asamblea General de las Naciones Unidas y el propio Tribunal Internacional de Justicia de La Haya.

¿Hubiera usted, Sr. Alcalde, colaborado con la Sudáfrica de la supremacía racial blanca? Si entonces no lo hubiera hecho, no colabore con un régimen que practica una política semejante en Palestina como señalan destacadas personalidades que lucharon contra el apartheid en Sudáfrica como el Arzobispo Desmond Tutu. El mismo día que usted, Sr. Alcalde, inaugura estas jornadas conjuntamente con el embajador israelí, se conmemora la 66ª independencia de Israel, pero también la Nakba o catástrofe palestina. Esto es, la limpieza étnica de Palestina, la expulsión de los palestinos de su tierra, la destrucción de sus aldeas y ciudades, su expropiación y desalojo, la negación flagrante de sus derechos civiles y políticos, económicos, sociales y culturales. Hechos documentados por los palestinos, pero también por los nuevos historiadores israelíes. No es la mejor fecha para exponerse ante las cámaras de la opinión pública, Sr. Alcalde, negando la tragedia palestina al retratarse junto al representante diplomático del Estado que somete a ocupación militar al pueblo palestino.

Sea coherente con la política de cooperación internacional de su propio Ayuntamiento. La institución que usted preside tiene una larga trayectoria de cooperación internacional descentralizada y de solidaridad internacional con los pueblos, en particular, con el pueblo saharaui. También ha brindado alguna colaboración puntual en esta materia a Palestina. Durante la agresión israelí a la Franja de Gaza en el invierno de 2008-­‐2009, su corporación emitió una declaración institucional de condena de la política israelí, demandando incluso acciones. En consecuencia, le pedimos que sea coherente con su propia trayectoria y compromisos políticos. Pero, sobre todo, no emplee los fondos públicos del Ayuntamiento en contribuir a blanquear el expediente de la ocupación militar israelí y sus leyes discriminatorias sobre otro pueblo. A nadie se le oculta esta realidad, no sea cómplice de la misma ni esboce un falso equilibrio entre la potencia militar ocupante y el pueblo ocupado, entre la víctima y su agresor. No es coherente defender los derechos humanos, las libertades y la justicia en una parte del mundo y al mismo tiempo colaborar con quien viola esos mismos derechos.

palestina La laguna 2

Súmese a la campaña no violenta del BDS e intente enmendar su error con un compromiso semejante, e incluso mayor, con los derechos palestinos. Inspirado en la lucha contra el apartheid en Sudáfrica, existe un movimiento global de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) que busca terminar con la ocupación militar israelí, la discriminación racial y la negación de los derechos palestinos. Iniciado por la sociedad civil palestina en 2005, el movimiento del BDS se articula globalmente como una forma no violenta de presionar a Israel para que cumpla con la legalidad internacional y, en particular, con los derechos de los palestinos reconocidos por Naciones Unidas y el Derecho Internacional. En suma, se trata de que toda la población que vive dentro de las fronteras israelíes goce de los mismos derechos, aunque no sea judía. Incluso el propio Secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, aludió implícitamente a este movimiento de solidaridad global al advertir a Israel que su intransigencia e inmovilidad en las negociaciones podía acarrearle una campaña de boicot internacional. A semejanza de la larga lucha contra el apartheid, el movimiento del BDS sigue sumando de manera creciente numerosas adhesiones desde el ámbito político, económico, cultural y académico, que resultaban impensables hace apenas unos años en países como Estados Unidos y Holanda, entre otros.

Sr. Alcalde, no intente remar contra el curso de la historia. Procure enmendar su error poniendo fin a la colaboración con la embajada de Israel y sus colaboradores en las Islas. Reafirme su posición de adhesión a los derechos humanos, las libertades y la justicia que asisten al pueblo palestino. Intente compensar la situación creada con un compromiso semejante e incluso mayor y continuado en el tiempo con los derechos palestinos o, cuando menos, recordando públicamente al embajador israelí que Israel también debe cumplir sus obligaciones internacionales, respetar los derechos humanos de los palestinos y liberarles de la

ocupación militar que les humilla y subyuga. Esto no significa negar ni lesionar los derechos de los judíos israelíes; por el contrario, lo que se persigue es que los palestinos disfruten de esos mismos derechos. Pese a su todavía importante apoyo externo, Israel no se mantendrá política ni legalmente inmune en la escena internacional durante todo el tiempo, de la misma manera que Sudáfrica tampoco se sostuvo. Potencias más grandes han sucumbido en la historia reciente. Deberá elegir, Sr. Alcalde, entre estar al lado del legado de lucha por la igualdad, justicia y libertad de Mandela o del de la opresión, ocupación, expropiación y segregación racial de la nueva Sudáfrica del apartheid que representa Israel. Como ciudadanos y colectivos de la ciudad de La Laguna dejamos testimonio público de dónde queremos que esté nuestro Ayuntamiento y Alcalde. Ahora le toca a usted pronunciarse.
palestina Laguna carta

Izquierda Unida
Sí se puede
Comité Canario de Solidaridad con los Pueblos (CCSP) Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui (ACAPS) Partido Comunista del Pueblo Canario (PCPC)
Juventudes de Izquierda Unida Colectivo de Jóvenes Comunistas (CJC) Juventudes Comunistas Canarias (JCC) Saharacciones
Azarug
Plataforma Bolivariana Acción en Red Canarias Comisiones de Base (CO.BAS) Enseñantes Asamblearios (EA) Intersindical Canaria (IC)
Confederación General de Trabajadores (CGT)

PD: Carta pública dirigida al alcalde de La Laguna por diferentes organizaciones políticas, sociales y sindicales. La carta fue remitida a nuestro blog y a los medios de comunicación para su publicación.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en comunicado de prensa, historia, Internacional, otros autores, política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No colabore con el apartheid israelí señor Clavijo. Comunicado de organizaciones sociales

  1. Pingback: Protestas en Tenerife contra el apartheid israelí

  2. ejenenacar dijo:

    ¿Cómo puede un pueblo tan inteligente, capaz y de profundas convicciones morales como es el israelí, simentarse en tanta injusticia, vileza y dolor como lo está haciendo? ¿Acaso han olvidado su propia historia, o no aprendieron nada de ella?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s