Leer, leer…leer siempre. Coca de Armas Fariña


forges lectura

Desde 1967, el 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, se celebra el Día Internacional del Libro Infantil con el fin de promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes.

Desde pequeña a Sofía le leían un cuento en los umbrales del sueño. Un día su madre, otro día su padre y algún otro su abuela o su abuelo. Así fue conociendo las aventuras de todos los personajes creados por los hermanos Grimm o Andersen o de los ideados o recopilados por Perrault… O de autores más modernos. A veces se dormía en medio de las palabras, otras, a su modo, pedía que se las leyeran de nuevo.

Cuando tenía cinco años, viendo la abuela su afición por jugar con la rima, una noche se le ocurrió, “hoy te voy a leer un cuento distinto”:

Esto era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha de día
y un rebaño de elefantes,
un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita, como tú”.

Terminada la lectura, Sofía, entusiasmada, dice, “leémelo otra vez abuela”. Y luego, “Otra más” y “otra, porfi…”

Aquella noche Sofía soñó que se iba bajo el cielo y sobre el mar con Margarita Debayle, la niña a quien le regaló ese poema Rubén Darío, a coger la linda estrella que también a ella la hizo suspirar. Y vio el kiosko de malaquita y a cuatrocientos elefantes desfilando a la orilla de la mar.

A la semana siguiente, a través de la lectura de su abuela fue a lomos de Platero dando un paseo por Moguer, el pueblo de Juan Ramón, viendo mariposas blancas en vez de harina, sintiendo frescas brisas moradas, oyendo dulces trinos dorados. Y unas después, con El Principito viajó de planeta en planeta conociendo sentimientos, internándose en el misterio del país de las lágrimas, enterándose de que sólo se ve bien con los ojos del corazón. Entre un sábado y un domingo supo que la carretera que llega del centro de su isla a Las Palmas de Gran Canaria, escondía al Guiniguada y correteó por el barranco cuando no le habían puesto un techo de hormigón, cuando todavía era libre y separaba a la ciudad en dos partes, Vegueta y Triana, acompañando a Faycán y a su pandilla perruna en sus andanzas por su lecho y por sus dos puentes, el de Piedra y el de Palo, visitando los cafetines que rodeaban el mercado, como dejó constancia Víctor Doreste en su novela.

Y Sofía aprendió a leer sola y poco a poco fue recorriendo el mundo, viajó al país de Las mil y una noches, a las selvas de Emilio Salgari y navegó en los fondos del océano, nada menos que 20.000 leguas, con el Capitán Nemo de Julio Verne y hasta, ayudada por Asimov, se embarcó en un Viaje alucinante por las arterias del cuerpo humano en el micro-submarino Proteus.

A partir de entonces asimiló casi todos los vocablos, comprendió muchos sustantivos, verbos, adjetivos, aprehendió muchas situaciones, fue capaz de entender mejor a las personas y ya nunca se aburrió. Voló, soñó, fantaseó… Y Sofía pudo hacer suyas las palabras de la escritora y periodista mejicana Sara Sefchovich:

“Lo que sucedió usted lo sabe:
aprendí a leer y mi soledad encontró
compañía, el silencio se pobló
de voces, el vacío se llenó
de fantasías”.

*Coca de Armas Fariña ha sido profesora de instituto, es lectora empedernida y activista cultural. Esta definición la hace el editor de este blog. Coca nos envió su artículo a nuestro blog para su publicación.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Coca de Armas, educación, literatura, otros autores. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Leer, leer…leer siempre. Coca de Armas Fariña

  1. Una vez profesora, siempre profesora. Einmal Lehrerin, immer Lehrerin. La cultura ( escribir, leer, pintar, esculpir, dibujar,componer música, interpretarla, escucharla,….) es lo único que nos distingue del resto de los seres vivos, ya que como ellos, nacemos, nos reproducimos y morimos. Incansable Coca.

  2. Jose María Soriano dijo:

    Es hermoso leer, pero es que ¡Tenemos tan poco tiempo!. Yo por ejemplo le dedico a mi Violín un minimo de 4 a 5 horas dia. El estudio de idiomas me apasiona. Otras dos o tres horas. En fin, que la única ocasión que tengo para leer mis novelas son cuando voy al escusado. Saludos

    • ejenenacar dijo:

      Bueno sr. José y María, no hay mal que por bien no pueda venir. Cuando se sienta indispuesto del estómago, podría tocarse el violín en el bathroom y así poder leer luego sus novelas in the sofa a little bit, other?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s