El pedrojotismo como referencia del oficio de periodista


pedrojotismo

Dicen que después de la construcción ha sido en los medios de comunicación el sector donde se ha producido la mayor sangría del desempleo en esta crisis/estafa económica. Aunque en muchas ocasiones la crisis ha sido una excusa para deshacerse de periodistas molestos para la vaca lechera institucional que alimenta a muchos medios en Madrid y en Canarias. No necesito realizar una encuesta para saber que el 100% de los periodistas que hemos sido mandados a las listas del paro en estos años terribles firmaríamos las condiciones del despido de Pedro J. Ramírez: entre 15 y 20 millones de euros de indemnización, con una página y media en el periódico cada domingo y con un nuevo sueldo que seguramente superará el del 95% de la redacción de El Mundo.
Un periódico que lleva apoyando al PP desde su fundación, que ha defendido su reforma laboral y ha criminalizado a los sindicatos, no le aplica la reforma laboral pepera a su despedido más ilustre. Esa incoherencia no le habrá jodido a Pedro J., pero nos jode a todos los que hemos sufrido la aplicación de la reforma laboral del PP en algunos medios y en los sindicatos que con el mismo cinismo la han aplicado.
Pero hablemos de periodismo. El exdirector de El Mundo se dibujó a sí mismo como una víctima de la alergia que el gobierno de Mariano Rajoy siente por la libertad de expresión. Su discurso ante la redacción de El Mundo debería ser difundido en las facultades de Periodismo. ( Y para la facultad de sicología su carta de este domingo donde se atribuye 13.500 millones de lectores, casi el doble de habitantes de este planeta). Pero, ojo, después de poner el vídeo no manden luego a los estudiantes a casita. Después debería de haber varios profesores y biógrafos de Pedro J. Ramírez para que analizaran su trayectoria profesional, la clase podría finalizar con una redacción que tuviera por título: “¿el pedrojotismo es periodismo?”. Ahí queda la idea para esas universidades tan faltas de debate y de experiencia de los docentes.
Cara y cruz del pedrojotismo
A Pedro J. Ramírez hay que agradecerle las informaciones sobre el terrorismo de El Gal y sobre la corrupción de los últimos años del felipismo. No tumbaron al gobierno de Felipe González en 1993, pero el periodismo cumplió su papel. También hay que agradecerle la publicación de los sms de Rajoy y Bárcenas, y su conversación con el ex tesorero del PP. Tampoco tumbará el gobierno de Rajoy, pero El Mundo cumplió su papel.
Pero hay cosas que son exactamente lo contrario que el periodismo: el culebrón de la autoría del 11-M que montó ante su cabreo porque Rajoy no ganó en 2004, cuando le tocaba ganar, porque así lo consideraban Pedro J., Jiménez Losantos y los demás popes de la derecha periodística que consideraban que con el PSOE en el poder iban a recaudar mucho menos publicidad institucional que con el PP.
En su discurso ante la redacción del periódico Pedro J. no lo contó todo. Aunque hubiera tenido en sus manos todas las casi 9000 portadas de los 25 años de El Mundo no hubiera podido contar los casos de corrupción que nunca contó. Por ejemplo, a pesar de tener una edición y redacción en Baleares, nunca encontró un escándalo en el corrupto gobierno de Jaume Matas. Y no es que sus periodistas allí fueran tontos, es que Pedro J. tiene una piscina ilegal en su chalet de Mallorca, y esos descansos veraniegos bien valían el silencio. Hasta las nuevas generaciones peperas se manifestaron en Mallorca para defender la piscina ilegal de Pedro Jota (los Jóvenes Socialistas no se manifestaron a favor ni en contra, pero fue el mismísimo Zapatero quien ordeno a su ministra Cristina Narbona a recibir a Pedro J. para arreglar lo de su piscina).

Pedro J. y Canarias
En la política canaria Pedro J. encontró a un amigo: José Manuel Soria. La primera exposición en el Centro Atlántico de Arte Moderno que patrocinó el ayuntamiento que presidía Soria fue, qué casualidad, unos diseños de Ágatha Ruiz de la Prada, esposa de Pedro J. Después desde el cabildo gobernado por el actual ministro se inventaron los premios “Canarios en el Mundo”, En casa de Pedro J. Ramírez volvían a hacer caja con una institución presidida por su amigo José Manuel Soria. Lo primero que logró Soria fue quitar a Cristóbal Peñate que era corresponsal de El Mundo (lo había sido de Diario 16) y poner a una persona de su confianza, la que en ese momento era esposa de su jefe de gabinete, Teresa Cruz, que hoy trabaja en una empresa del Ministerio de Turismo después de haber pasado por la Radio Autonómica también gracias al dedo del presidente del PP de Canarias.
El pedrojotismo no puede considerarse referencia de periodismo independiente, ya lo dejó claro Kapuscinsky, los cínicos no valen para este oficio. El derecho a la información no puede ser una mercancía que uno pone o quita del escaparate a cambio de publicidad institucional o de favores personales. Pedro J. no puede mostrarse como el adalid del periodismo independiente. Vale. Su entrega al PP ha sido indiscutible, a pesar del rechazo a la guerra de Irak o del caso Bárcenas. Pero el cinismo de Pedro J. es directamente proporcional al cinismo de algunos políticos y periodistas de Canarias que estos días critican al fundador de El Mundo. Porque en estas islas también se han quitado periodistas a cambio de rescatar con publicidad institucional las maltrechas economías de algunos periódicos y radios, y se vetan a periodistas en los programas de debate de las dos televisiones públicas. Porque desde el gobierno canario, cabildos y ayuntamientos llaman a directores de medios para frenar las críticas de periodistas independientes y se alimenta con dinero público a periodistas dependientes. Porque aquí también hay periodistas entregados a unas siglas, y en concreto a las cuatro siglas que están representadas en el Parlamento canario: PP, Coalición Canaria, PSOE y Nueva Canarias. Y no me refiero precisamente a los que trabajan en los gabinetes de prensa de esos partidos.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en democracia, historia, Libertad de expresión, Pedro J. Ramírez, periodismo, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El pedrojotismo como referencia del oficio de periodista

  1. carmen dijo:

    Sí, sin duda hay que agradecer la labor del periodista que nos da a conocer la VERDAD. Pero cuando la verdad se da a conocer porque juega en favor de los intereses particulares de ese periodista, porque sirve a sus fines y objetivos que se ha trazado en su lucha particular, ¿de verdad interesa este tipo de peridista? ¿Interesa el periodista que dice la verdad cuando le conveniene?. ¿Que pasa en el caso de que oculte la verdad porque no le conviene a sus intereses se sepa? Sin duda, lamento enormemente el hecho de que caiga un periodista porque se haga incómodo, pero este señor ha basado su carrera en derribar obstáculos incómodos a sus interesés. En este caso tengo la razón dividida (que no el corazón), porque no lamento que desaparezca del periodismo gente como Pedro J, pero no me gusta que haya sido de esta manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s