Seguridad y democracia. Antonio Morales


ley inseguridad ciudadana
En un corto espacio de tiempo el Gobierno del PP ha puesto sobre la mesa dos leyes sobre seguridad ciudadana que inciden peligrosamente en la seguridad y la libertad. Se confirma así la deriva preocupante de un modelo regresivo que profundiza en la tentación totalitaria y privatizadora atacando directamente a las libertades públicas, la seguridad y los derechos humanos y sociales más básicos. Se garantiza así la represión, como se reconoce en los textos elaborados, de una potencial movilización de los hombres y mujeres de este país ante el hartazgo social al que nos ha llevado una política que genera cada vez más paro, pobreza y recortes de derechos, frente a la reafirmación económica y de poder de las élites.

Ya ni siquiera recurren al argumento de siempre de que se actúa movido por la economía y porque “es lo que hay que hacer” para cumplir con los mandatos de la troika. Se trata de una propuesta ideológica neoliberal que pretende acallar a las masas desde la represión y la privatización. Como apunta el catedrático de Derecho de Georgetown, Norman Birnbaum, “el nuevo capitalismo da prioridad al mercado y transfiere al sector privado funciones de Gobierno”.

Como primera medida, el Gobierno de Mariano Rajoy se saca de la manga una Ley de Seguridad Ciudadana que nos retrotrae a lo peores momentos del control del orden público del franquismo. Se pone en marcha una “ley mordaza” en la que se limitan y se sancionan con cuantiosas multas las movilizaciones sociales; se coartan las concentraciones frente al Congreso, los apoyos a los desahuciados, las manifestaciones espontáneas…; se castigan los confusos insultos a España y a las comunidades; se disminuyen las competencias de sanciones y control del Poder Judicial para ponerlas en manos del ministerio del Interior; se impide grabar las actuaciones de los policías y se garantiza la certeza de la palabra de un servidor del orden público frente al derecho a la prueba del ciudadano. Se restringen las libertades y se desprotege a la ciudadanía con total impunidad. Se abrazan las tesis más retrógradas de anteponer la injusticia al desorden…Y se termina comprando, para disolver manifestaciones, un cañón de agua de medio millón de euros que no se usa desde hace veinte años y que puede producir mucho daño, dependiendo de las distancias a la que se emplee. Lo describe perfectamente el profesor de Antropología Social de la Universidad de Córdoba, José María Manjavacas: “De todo lo que hemos vivido en la democracia, salvando la entrada de Tejero en el Congreso en 1981 y ciertos movimientos militares similares, este es el golpe –sin tanques- más directo contra la precaria democracia que vivimos. Esta ley no es para la seguridad, es para la contención de una ciudadanía indignada. Para conseguir seguridad ciudadana lo que hay que hacer es garantizar los servicios: la educación, la sanidad pública. Este proyecto de ley es solo para garantizar la seguridad de unas élites que están preocupadas porque un sector ha dicho basta y se está organizando”.

Pero esto les parece poco. Pronto suman a la represión la privatización de la seguridad pública. La sustitución de los servicios y los servidores públicos por la iniciativa privada pura y dura. Y se sacan de la manga una Ley para la Seguridad Privada por la que los vigilantes de las empresas de seguridad podrán –frente a las competencias actuales de vigilar las instalaciones y escoltar a personas- patrullar por las calles y cachear, identificar y detener en la vía pública a los ciudadanos. Se trata de sustituir a las fuerzas de orden público, en las que se han invertido muchos millones de euros para su formación democrática y que pasan por el filtro de dos años de formación, por un colectivo sin la preparación adecuada. Como acaba de afirmar el propio ministro, el objetivo es que las empresas privadas tengan más negocio. Cada año el Estado pierde 2.500 agentes que serán sustituidos poco a poco por vigilantes privados: de hecho, el Gobierno ha decidido poner en marcha un plan para sustituir a la Policía y a la Guardia Civil en la vigilancia de los perímetros exteriores de las cárceles y en el control de sus cámaras de seguridad, lo que costará el doble a las arcas públicas. Se permite así que muchas empresas que prestaban servicios de escoltas en el País Vasco mantengan su volumen de negocio. Se favorece que tengan más seguridad aquellos que se la puedan pagar y que el Estado haga dejación de su obligación de garantizar la universalidad de la seguridad ciudadana. Por cierto, al inicio del “caso Bárcenas”, El Mundo nos informaba acerca de los sobresueldos en negro durante dos años a parte de la cúpula del PP y apuntaba que esas cantidades de dinero procederían por un lado “del pago de comisiones por parte de constructoras tras recibir contratos públicos a cambio de adjudicarles obras en numerosas sedes que el PP tiene a lo largo y ancho de la geografía nacional”, y por otro a través “de las compañías de seguridad que trabajaban para el PP o para administraciones públicas que controlaba la formación de centro derecha”.

Puede suceder que a partir de ahora a usted y a mi nos cachee o detenga un agente de Levantina de Seguridad, una empresa propiedad de José Luis Roberto, fundador del partido ultraderechista España 2000 y ex secretario general de ANELA, la patronal de los prostíbulos. Esta empresa – que emplea solo en la matriz a más de 1.000 trabajadores- ha sido denunciada, según El País, por obligar a trabajadores a afiliarse a organizaciones fascistas y se ha visto envuelta en procesos por maltrato a menores en la comunidad de Madrid. O que lo hagan los de PROSEGUR, que han sido denunciados por agresiones en el metro de Madrid y que pertenecen a una empresa cuyos orígenes se remontan a personajes relacionados con la dictadura argentina. O los de ESABE, que ha defraudado ingente cantidades de dinero a la Seguridad Social y que ha sido acusada de pagar cuantiosas comisiones a cambio de contratos públicos. O los de EULEN donde los Mayor Oreja y otras gentes del PP han tenido importante presencia. O los de Miguel Ángel Ramírez, el presidente de la U.D. Las Palmas, condenado por un delito medioambiental a tres años de prisión e indultado por el PP, después de que aparecieran su nombre y sus empresas en la lista de financiadores del partido conservador. Hoy disfruta además de adjudicaciones de Aeropuertos Nacionales y del Metro de Madrid…

He citado en repetidas ocasiones a Zygmunt Bauman. No me canso de hacerlo. Afirma que en la sociedad, la conquista de libertades nos lleva a una gran cantidad de riesgos e incertidumbres, y a desear la seguridad. “Nuestros abuelos lucharon con valentía por la libertad. Nosotros parecemos cada vez más preocupados por nuestra seguridad personal…todo indica que estamos dispuestos a entregar parte de la libertad que tanto costó a cambio de mayor seguridad”. Y a veces no medimos el precio. John Kampfner (Libertad en venta ¿Porqué vendemos democracia a cambio de seguridad? Ariel) nos detalla las continuas limitaciones a la libertad, con la excusa de la seguridad y las consecuencias en forma de una progresiva degradación y pérdida de la libertad y la democracia. Terry Davis, secretario general del Consejo de Europa sostiene que es posible conciliar seguridad con los derechos civiles y la libertad si se descartan las medidas arbitrarias por parte de los estados. Pero no parece ser este el caso.

Estamos ante una manipulación por parte del PP de la necesidad de seguridad como coartada para despojarnos de nuestras garantías constitucionales de derechos y libertades (artículo 17 de nuestra Constitución: “Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad”…). Para retrotraernos a épocas pasadas. Para seguir imponiéndonos un modelo neoliberal de minimización del Estado. Para someter al espacio público y a sus moradores. En nuestras manos está el aceptarlo sumisamente o no. Ya lo dijo Benjamín Franklin: “El que está dispuesto a sacrificar libertad a cambio de seguridad no tiene ni merece ninguna de las dos”.

*Antonio Morales es alcalde de Agüimes. Este artículo fue remitido por su autor a nuestro blog para su publicación.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio Morales, democracia, derechos humanos, otros autores, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Seguridad y democracia. Antonio Morales

  1. ejenenacar dijo:

    Señor Morales, no puedo estar más de acuerdo con usted en todo lo que ha expuesto y al
    igual que usted veo el peligro que se cierne con todas estas medidas represoras de un gobierno que sólo piensa en su seguridad personal y no en la de la generalidad de los ciudadanos. Sin duda levantan barreras para defenderse de los que deberían proteger y para ello no dudan en usar métodos inhumanos por lesivos; ¿pedirá el señor Rajoy un informe para determinar si el tanque de agua hace daño de verdad, o esta vez se mojará algo más y lo probará personalmente?.
    Gran frase esa que se le atribuye a Franklin, pero como todas las grandes citas, corren el riesgo de ser sólo eso, una bonita oración para usar en determinado momento y quedar como un florero adornando una disertación. ¿Conoce señor Morales esa otra frase que reza así?: “Piensa globalmente pero actúa localmente”. No se de quien es la cita y créame que le doy poca importancia a su autoría, lo de los copyrights no son de mi devoción; pero me viene como anillo al dedo para lo que le voy a exponer.
    En los casi tres kilómetros de avenida de Arinaga, no hay lugar para andar en bicicleta, ni siquiera los niños pueden hacerlo. Infringir esta norma municipal acarrearía una multa de 200 €, según recalcó el policía local. ¿Le suena de algo señor Morales?. ¿No sería más que se yo, democrático, hacer un pequeño carril bici por donde nuestros hijos puedan pedalear seguros y no enfrentarlos a los coches?. Alguien me comentó que en cierta ocasión hubo un accidente en la avenida, en que un anciano fue atropellado por la bici de un niño o éste, se tropezó accidentalmente con ella, no supo asegurarlo con exactitud. Y yo me pregunto, ¿cuándo un niño sea accidentalmente atropellado por un automóvil, se prohibirá su circulación por las calles?.
    Repito que me ha parecido un gran artículo el suyo, muy actual y acertado en su exposición y le aseguro que somos muchos, muchísimos los que compartimos sus argumentos, pero también le confirmo que no somos menos, los que cada vez nos preguntamos de qué nos sirven tantas y tan buenas infraestructuras en nuestro municipio si su uso se supedita a la reglamentación de un ínfimo grupo de personas y donde la opinión de la inmensa mayoría nunca se tiene en cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s