De belingo. Paco Déniz


La falta de ignorancia en nuestro país no tiene parangón. La cantidad de toletes por metro cuadrado que invaden el paisaje abruma. Unos casi no se notan, pasan desapercibidos, y otros meten un cante que da pavor. En la propaganda televisiva que nos ofrece una serie de sketchs sobre lo que para el guionista es irse de belingo, resulta que actividades como coger olas, surfear, hacer tirolinas o cuerding, ir a ligar pibitas y, el colmo de los colmos, visitar bodegas con smoking o ver las estrellas concuerdan con lo que José María Millares inmortalizó en su canción De Belingo.

Nada que ver con el concepto, y da coraje la facilidad con que un par de indocumentados ayudados por el soporte televisivo lo manipulan hasta vaciarlo de su contenido original y lo desvirtúan hasta la confusión para las generaciones más jóvenes y quienes dejan llevarse por la inercia. Detrás, probablemente, haya un tolete o un avispado emprendedor de esos que reciben subvenciones por organizar tenderetes, jaranas y jolgorios. Ni se leen el diccionario, ni preguntan a quienes más utilizan ese concepto vivito en Gran Canaria, ni piden permiso al pueblo canario para tergiversarle su tesoro lingüístico, nada, si da dinero, todo vale.

Y como, por lo visto, los canarios somos tan inútiles que necesitamos que unos avispados emprendedorcillos nos organicen un belingo, pues tragamos con todo, y miren por donde es la autodenominada Televisión Canaria la que ha facilitado esta nueva falta de “ignorancia” contra nuestros nervios de acero inoxidable que no se inmutan aunque nos suban la luz, nos quiten la casa, nos rebajen el sueldo, nos despidan, nos metan un terremoto 5’1, nos cambien las palabras, nos llenen de piche y sigan dándole dinero público a quienes más roban. Aquí nadie se altera, sólo nos desquiciamos algunos que como yo ya han criticado este fraude lingüístico e identitario, pero no sé hasta dónde llegará, como en esto del marketing vale todo con tal de llamar la atención, probablemente estos avispados emprendedores o toletes indocumentados hayan logrado su propósito, y la cámara de comercio los felicite, pero yo no, ¡cómo vamos a estar de belingo al lado de quien está observando las estrellas! ¡eso es una falta de respeto, carajo!

*Paco Déniz es profesor de Sociología en la Universidad de La Laguna. El autor envió este artículo a nuestro blog para su publicación. La campaña a la que hace alusión está patrocinada por la consejería de Turismo del Gobierno canario.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en cultura, historia, nacionalismo, otros autores, Paco Déniz. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De belingo. Paco Déniz

  1. Pingback: De belingo. Paco Déniz | Nuevas Leyes Físicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s