Franco resucita en La Orotava. Bencomo Rodríguez


Franco en La Orotava

El 26 de Septiembre de 1953 se produjo la firma de los acuerdos económicos y militares entre EEUU y la Dictadura Franquista, por lo que el régimen permitía el establecimiento de bases militares estadounidenses en la península a cambio de apoyo económico y diplomático.
Esta fue la segunda derrota (posiblemente para los que lucharon contra el franquismo, tan dolorosa como la primera), la legitimación por parte de la gran potencia que defendía la idea de democracia a una dictadura sanguinaria que había triunfado gracias a un golpe de estado y una guerra civil, apoyado por la Alemania Nazi y el Régimen Fascista de Mussolini. El golpe de estado que condujo a la Guerra Civil Española provocó aproximadamente 200.000 muertos, 114.000 desaparecidos (el segundo país, tras Camboya, en desapariciones forzadas) y 450.000 desplazados de los cuales 200.000 permanecieron en el exilio. Los datos están ahí, pero no reflejan nada si no contamos con las experiencias personales, historias de hermanos desaparecidos, probablemente fusilados y enterrados en fosas en Las Cañadas del Teide, de abuelos que fueron obligados a combatir con el bando nacional, o de los que después de la guerra fueron enviados como “voluntarios” en la División Azul para limpiar el nombre de su familia. Estas son algunas de las historias que mis abuelas, padres, tíos y tías se atrevieron después de mucho tiempo a contar. Gracias a EE.UU España entró en la ONU dos años más tarde, la legitimación de la dictadura ya contaba con parte de la comunidad internacional y permitió que se prolongara 40 años.
La muerte de Franco nos lleva a la tercera gran derrota. Después de cuarenta años de dictadura se produce la legitimación democrática por medio de una Transición pacífica y sin ruptura, que impidió la Justicia Social por medio de la Ley de Amnistía de 1.977. Esta Ley se convirtió en el muro infranqueable para resolver los crímenes del franquismo al no permitir juzgar delitos anteriores a esta fecha. Ya lo dijo Franco antes de morir “Todo está atado y bien atado”.
Por esto, los amigos de la dictadura permanecieron en las instituciones con otras siglas, gobernando los mismos pueblos, ciudades, comunidades o nación, los empresarios que se enriquecieron por su apoyo al franquismo quedaron limpios, los militares ni que contarles, el Rey fue educado y colocado por Franco. Después de treinta años sólo hay que ver los apellidos de quienes forman el arco parlamentario. Y lo que me revuelve las entrañas y me hace escribir este texto es ver cómo nos provocan, humillan, hieren y atacan desde el nº64 de una calle de mi isla.

*Justo hoy que algún periódico de Tenerife publica una esquela por la muerte de Franco, en el aniversario de la muerte del dictador fascista, un lector de Tenerife nos manda este artículo donde muestra su indignación por la actitud exhibicionista de algunos nostálgicos del régimen franquista, que no sólo no se avergüenzan de haber apoyado a una dictadura, sino que exiben públicamente los símbolos de un régimen asesino, algo que está prohibido en otros países que vivieron el fascismo como Alemania.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s