Dimisión de Pepe Fernández, el político que no quiso ser machango


José Fernández

Viernes 11 de octubre de 2013. El gobierno canario convoca a los medios para informar sobre las alegaciones contra el informe de impacto ambiental presentado por Repsol. En el centro de la mesa José Miguel Pérez, a la derecha, Fernando Ríos, Comisionado para el desarrollo del autogobierno y las reformas legales, a la izquierda José Fernández, todavía oficialmente director general de Protección a la Naturaleza y Medio Ambiente. Es la última imagen en un acto público de José Fernández. Hacía varias semanas que había dimitido de su cargo, pero Paulino Rivero no había aceptado la renuncia hasta que finalizara su trabajo con las alegaciones contra Repsol.
Había sido un verano complicado para Fernández. En mayo el PP aprobó en solitario la reforma de la Ley de Costas. José Fernández fue director de Costas del Gobierno de Rodríguez Zapatero entre 2004 y 2008, desde su puesto en el ejecutivo del Estado apoyó la ley deCostas del PSOE de 1988an. El PP le había dado la vuelta a esa ley, la nueva norma otorgaba una prórroga de 75 años más a 3.000 chiringuitos y 10.000 viviendas en la playa.
Fernando Palao, ex secretario de Estado con el psoe, redactor de la ley de costas de 1988, calificó la ley de Arias Cañete de “coladero que legaliza todos los incumplimientos”. El discurso de Coalición Canaria era que “en la ley no se mencionaba a Canarias”. ¿Para qué quería CC que se nombrara? Pues para que se incluyeran los “coladeros” que sí se habían incluido en otras comunidades y que el PSOE tanto criticaba. Aquí está la clave. Por eso aparece Domingo Berriel en escena. El señor que la legislatura pasada fue consejero de Medioambiente y en una rueda de prensa en la que hizo balance de su consejería dijo que lo peor que había pasado es que los tribunales habían paralizado el puerto de Granadilla. Un consejero de Mediambiente de duelo porque los juzgados aplican las leyes de protección de la naturaleza. El mismo Berriel que se reunía con los dueños de los hoteles ilegales de Lanzarote para buscar una salida que evitara que se cumplieran las sentencias que ordenaban sus derribos. El mismo Berriel tan criticado por el psoe cuando se publicaron aquellas obscenas conversaciones telefónicas con el constructor Santana Cazorla que le pedía “Domingo aprieta el tosnillo” y Berriel sumiso respondía “ya sabes cómo son los técnicos Santiago”. El mismo Berriel que fue clave desde su puesto en el cabildo de Fuerteventura en el pelotazo de Tindaya.
Este Berriel con tantos antecedentes se convirtió en el hombre de Paulino para presentar un recurso contra la Ley de Costas. Y comenzó a trabajar el recurso sin decir nada a Guacimara Medina (que cobra un sueldo como viceconsejera de Medioambiente) ni a José Fernández. Cuando el director de Protección al Medioambiente se enteró de los meneos de Berriel reivindicó su puesto para colaborar en la redacción del recurso de inconstitucionalidad. Y Pepe Fernández entregó sus propuestas que iban en la línea del recurso que iba a presentar el PSOE a nivel estatal. Pero los papeles de Fernández fueron tirados a la basura. En opinión de Berriel-Paulino los defectos de la Ley de Arias Cañete no eran su intención de frenar la demolición de viviendas, hoteles y chiringuitos que violaban la ley de costas de 1988. El problema era que la ley se quedaba corta, y dejaba fuera a ocho nucleos urbanizados en las costas canarias: en todas las islas meno en la Gomera Berriel encontró alguno (Tufia y Ojos de Garza en Gran Canaria, El Golfo en el Hierro, …el hotel Robinson en Fuerteventura.
José Fernández nos contaba ayer en la SER que cuando vio que en el recurso del gobierno canario se hablaba de esos lugares (incluido el hotel) como “núcleos innecesarios para la protección del dominio público marítimo terrestre”se planteó que no podía seguir en un puesto de responsabilidad política como Director de Medioambiente en un gobierno que dice estas cosas”. Por eso después de la presentación del recurso la última semana de agosto, Fernández presentó su dimisión a los pocos días, pero no se la aceptaron hasta esta semana. Después de que realizara su trabajo en los recursos contra las prospecciones de Repsol el presidente Paulino Rivero le abrió a Fernández la puerta de la calle. Ya en la legislatura pasada (cuando Paulino y Soria compartían el lecho del poder) Faustino García Márquez dimitió del cargo de director de la Agencia contra el cambio climático y la sostenibilidad porque no compartía la ley de medidas urgentes promovida por Domingo Berriel. Lo mismo le acaba de pasar a Pepe Fernández que se fue porque no quería hacer el machango en una consejería que no pinta nada, porque el que la dirige está en otro departamento, obedece a intereses ajenos a la defensa del Medioambiente y el territorio, y es de un partido diferente al suyo.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Ecología, Economía, historia, medioambiente, política. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Dimisión de Pepe Fernández, el político que no quiso ser machango

  1. Sebastián Doreste Abreu dijo:

    Intereses, intereses, intereses todos indefendibles frente a la protección del medio ambiente y del paisaje, factores básicos en el desarrollo de la principal fuente de riqueza de Canarias. ¡¡VIVA EL PEPÉ Y TODO SU PARIPÉ, PAULINO INCLUÍDO!

  2. Javi dijo:

    No sé si José Fernández habrá o no hecho el machango, lo que sí tengo claro es que los ciudadanos tenemos también nuestra parte. A mí Pepe me parece de lo mejorcito que hemos tenido, y aún así, su gestión no ha dado los resultados esperados. Pero claro, ¿qué puede esperarse de una administración que legisla a golpe de ley o de decreto con criterios económicos o ideológicos?..pensemos por ejemplo en la descatalogación “ilegal, por supuesto” de una población de sebadal que molestaba para la construcción del Puerto de Granadilla o en el nuevo Catálogo de Especies Protegidas elaborado por Ley. Esto es una falta de respeto hacia el ciudadano, hacia la democracia… ¿Dónde queda el criterio del interés general? ¿Dónde la administración de los bienes y recursos públicos en pro del bienestar común?. Y, sobre todo, ¿dónde queda la legitimidad de unos políticos que administran recursos públicos a su antojo y albedrío y que luego no asumen las responsabilidades políticas y fiscales de sus despropósitos? Y más aún, ¿a qué altura queda también una sociedad que no reacciona ante tales atropellos?. La responsabilidad no es sólo de Pepe, que lo podrá haber hecho mal en ocasiones, estoy seguro. Los ciudadanos empezamos a tener ya buena parte de culpa al no reaccionar ante nada, por mucho que nos hagan. Una sociedad así tiene, en parte, lo que se merece.

    • Chema Tante dijo:

      Bueno. Por supuesto que los ciudadanos y las ciudadanas tenemos nuestra parte de responsabilidad, por nuestra pasividad, una parte y por su cooperación, otra oarte. Pero quienes han ocupado y quienes ocupan cargos públicos en un gobierno que, palmariamente, viene agrediendo el medio ambiente -entre otras cosas- tienen más culpa que el resto. Y ni siquiera se puede apelar al argumento de que se intentaba enmendar el entuerto desde dentro. Pepe Fernández ha estado calladito durante los dos años largos que ha ocupado el puesto. Y solamente ha resignado el cargo cuando se ha sentido “ninguneado” en un tema concreto, el de costas. Insisto en que, a pesar de su indudable autoridad en este aspecto de costas, su cargo abarcaba el mucho más amplio de la protección ambiental. Y ha asistido impasible a las arremetidas transversales contra el área que estaba obligado a defender. No tiene, a mi juicio, ninguna justificación y mucha culpa.

  3. Chema Tante dijo:

    Me parece muy bien que tome la puerta. Pero me parece que tardó bastante. ¿No sabía lo que estaban haciendo Paulino, Cc y el PsoE en Granadilla, en Tindaya, con el gas, las vías innecesarias, el bloqueo a las renovables? Aunque la especialidad del hombre sea la costa, el cargo era de “protección a la Naturaleza y el Medio Ambiente”.

    • juanglujan dijo:

      absolutamente de acuerdo con tu comentario aquí Txema y con el que haces en La Casa de mi tía sobre el artículo, me gustó más incluso el titular y las apostillas tuyas. Me faltó hacer alusión a esos asuntos que comentas, pero si lo hago ahora me puedes acusar de plagio, jeje, lo tendré en cuenta para la próxima. Un abrazo y gracias por el buen trabajo en Lacasademitía.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s