Salud y mate, que murió Videla


Olvidada pureza, cómo quisiera rescatar
ese dolor de Buenos Aires, esa espera sin pausas ni
esperanza.
Solo en mi casa abierta sobre el puerto
otra vez empezar a quererte,
otra vez encontrarte en el café de la mañana
sin que tanta cosa irrenunciable
hubiera sucedido.
Julio Cortázar. Fragmento del poema “After such pleausures”

La negra de Tucumán canta de fondo “Zamba para no morir…”, me apetece abrir Rayuela por cualquier página y pensar que Julio Cortázar nunca llegó a París porque en Buenos Aires se podía soñar sin pedir permiso. Preparate Dieguito el mate que la noticia merece un encuentro, una conversación y unas risas. Imaginá la cara del carcelero cuando llegó a la celda y se encontró a Videla tieso, sin respirar, con el corazón (¿tenía corazón ?) parado.

¿Las muertes no se celebran? Hombre, no sé. Yo le hubiera dado unos años más al milico Videla si los iba a dedicar sólo a cantar. Pero no a cantar tangos, sin a cantar dónde están los 30.000 desaparecidos. A cantar por qué mató a tantos, por qué secuestró, por qué asesinaron el futuro del país. Pero él no iba a cantar, y son muchos miles de argentinos los que llevan años sin poder cantar, contando los muertos que ni siquiera se sabe donde murieron.

Si de repente uno pudiera despertar a los muertos, yo dejaría a Videla tieso en la celda y despertaría a Carlos Cano, y lo llevaría a la Plaza de mayo y lo pondría allí a cantar el tango de las madres locas. Y después me gustaría ver a la negra, a Mercedes Sosa, subida al mismo escenario donde la detuvieron, y escucharla cantar tantas canciones que tuvo que cantar por el mundo cuando Videla convirtió la Argentina en una inmensa cárcel dónde no cabían los poetas, ni los cantores, ni los escritores, ni todos los que quisieran construir un país en libertad.

Y puestos a mover los personajes de la historia, los niños robados volverían con sus mamás reales y frente a la casa Rosada no tendría que salir ninguna mamá ni abuela con la foto de sus niños. Pero como la historia no se puede mover, miremos hacia adelante. Acércame ese mate, vamos a beberlo pensando que estamos en Buenos Aires, pensando en que después de tantos años mucha gente se consolará esta noche porque el genocida la palmó en una celda del pabellón de los condenados por delitos de lesa humanidad en el penal de Marcos Paz…aunque le quedaban 50 años de condena.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en derechos humanos, historia, Internacional, política. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Salud y mate, que murió Videla

  1. Antonia dijo:

    A falta de mate, bajo a la cocina a prepararme el té más rico que tenga, sin azúcar, eso sí, porque como bien dices aún le quedaba mucho por cantar y eso es lo que amarga la alegría.

  2. Angel Rivero dijo:

    En Argentina o Chile se juzga a los dictadores.En España se rinde homenaje a los que defendieron a Hitler y a Franco…y luego llamamos a latinoamérica el tercer mundo…

  3. Soraya dijo:

    Yo ya brindé ¡ pero no me importaría hacerlo de nuevo ! Ha muerto un monstruo !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s