Cuando ya nada se espera. Antonio Morales


Escrache Santamaría

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante (….)
Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos (…)
Gabriel Celaya

No me gusta el escrache. No me parece, como se afirma en algunos foros, el paradigma de la democracia y la participación ciudadana. Lo considero más bien la prueba de una seria anomalía en el funcionamiento de las instituciones. Lo percibo como la constatación del fracaso de la democracia y de los mecanismos necesarios para que la sociedad civil pueda hacer oír su voz, sus propuestas y reivindicaciones más allá del ejercicio del voto cada cuatro años. Lo veo como la dura escenificación de una peligrosa ruptura entre la sociedad civil y la política controlada y pactada por los que han ido articulando en los últimos años un modelo de bipartidismo alejado de la ciudadanía.

No entiendo el escrache como el espacio ideal para garantizar el cumplimiento de los derechos y las libertades ciudadanistas, pero no se me ocurre, ni desde lejos, compararlo con las prácticas y los métodos de ETA o su entorno. Ni se me pasa por la cabeza acusar de utilizar la violencia como arma a los que lo practican estos días para combatir los desahucios.

No me gusta el escrache y me preocupa muchísimo el enfrentamiento entre los ciudadanos de a pié y la política, los políticos y las instituciones, pero entiendo la desesperación, el miedo y la rabia de miles de familias a las que se atropella su dignidad y sus derechos. No me gusta el escrache, pero no concibo una comunidad libre sin individuos capaces de plantar cara a la injusticia. Sin el hombre rebelde de Albert Camus: “¿Qué es un hombre rebelde? Un hombre que dice no. Pero si se niega, no renuncia: es además un hombre que dice sí desde su primer movimiento. (…) Es aquel que acepta la vida sin sucumbir ante sus miserias y sin admitir que su aparente sinsentido deba conducir a la resignación”.

En los últimos cinco años, más de medio millón de familias, golpeadas por la crisis y las prácticas abusivas e ilegales de la banca, como nos ha lanzado a la cara el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, se han visto obligadas a abandonar sus viviendas ante la más absoluta desprotección del Estado. Y a una velocidad de vértigo, por cierto, frente a la lentitud de la Justicia en la mayoría de los procedimientos. Más de cien mil nuevos lanzamientos se mueven en estos días por los procelosos recovecos de la burocracia sin que el Parlamento – instrumento del partido y del Gobierno-, que debe defender y amparar a los afectados, asuma una Iniciativa Legislativa Popular apoyada por más de un millón y medio de firmas. Es más, todo apunta a que las enmiendas presentadas por el PP están dirigidas a perpetuar la situación y a profundizar en el apoyo al sistema financiero, porque es más importante su sostenimiento que el dolor y la exclusión social que provocan de manera ilegal y abusiva en un sector importante de la población.

No me parece que el escrache sirva para afianzar la democracia, pero ¿qué salida les queda a unos hombres y mujeres abandonados por la mayoría parlamentaria que está ahí para representarlos y protegerlos y no lo hace? ¿Es más democrático lo que está haciendo el Gobierno y el Parlamento? ¿Es más democrático el incumplimiento electoral del PP, pertrechándose en la mentira, para permitir la cesión de la soberanía del Estado y el sacrificio de sus ciudadanos? ¿Es más violento señalar a un diputado que propiciar ajustes y recortes que han provocado más de seis millones de parados y más de doce millones de excluidos sociales? ¿Es menos dañino sustentar el sistema en una corrupción estructural que recorre la espina dorsal del Estado, de arriba abajo y sin pudor, mientras aumenta la pobreza y la desigualdad social? ¿Ataca más a las libertades públicas esta manera de movilización ciudadana que el asalto frontal que se ha perpetrado contra los derechos laborales, los derechos sociales, los derechos humanos, el Estado de Bienestar, la sanidad, la educación, los servicios sociales…? ¿ Es más perjudicial para la convivencia plural y pacífica la estrategia de la PAH que haber endeudado al país para sanear a la banca, mientras sus directivos se embolsaban salarios e indemnizaciones millonarias, al tiempo que se estafaba con las preferentes a casi un millón de personas a las que ahora se dejan botadas? ¿Es más onerosa acaso para el Estado de Derecho una acción cívica que el desmantelamiento del Estado y de lo público privatizándolo todo o vaciando la administración? ¿Es más legítimo el fraude y la amnistía fiscal? ¿Quizás lo es el secuestrar el Parlamento, la Justicia, los órganos de control…?

Las alarmas que nos anuncian el fracaso de la política y la democracia institucional no dejan de sonar. El PP aguanta a duras penas la pérdida de votos y el estallido de la corrupción que amenaza con arrastrarlo hacia el abismo; el PSOE malamente puede con su crisis interna; la jefatura del Estado no les va a la zaga… Es como si todo estuviera sustentado en una estrategia calculada de desprestigio de lo público, de vaciarlo todo para propiciar una democracia al margen de la ciudadanía y al servicio de los poderes económicos. Al Gobierno lo gobiernan y además se muestra incapaz de generar respuestas a lo que está pasando: “no hay alternativas”, “es lo que hay”, “hay que seguir sacrificándose”…

Nos estamos quejando continuamente de la incapacidad de la sociedad para opinar, para participar y para revelarse. Para romper las ataduras de la sumisión. Pero cuando surgen movimientos sociales fuertes y comprometidos, de inmediato se pone en marcha el aparato de las descalificaciones y las anulaciones. De repente se convierten en los culpables. Nada más lejos de la realidad. La Democracia, la Constitución y la Política demandan de la movilización pacífica de la ciudadanía, para recuperar el Parlamento, los partidos políticos, la independencia del Estado…Como afirma Todorov, “la salvación no puede partir de fuera, sino de nosotros mismos. La sociedad debe reagruparse, no hay un dios, amo y señor, que nos salve. Lo que nos salvará de esto es la toma de conciencia de cada uno. Para ello, el primer paso tiene que ser la lucidez, saber dónde estamos. El miedo es un mal consejero. No existe una solución milagrosa, sino la toma de conciencia de toda la sociedad, de nosotros mismos”. El Gobierno, la oposición, los partidos políticos acomodados, no pueden cerrar los ojos ante lo que está pasando. Persistir en seguir instalados en la ceguera, la sordera y la mudez es muy, muy peligroso. La solución no es la política ni la democracia sin ciudadanos.

*Antonio Morales es alcalde de Agüimes. Este artículo fue remitido por el autor para su publicación.

También te puede interesar:
Ocho de cada diez españoles está de acuerdo con el escrache

La estafa hipotecaria. Ada Colau.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio Morales, movimientos sociales, política, servicios sociales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuando ya nada se espera. Antonio Morales

  1. Sebastián Doreste Abreu dijo:

    Y…PUNTO. ¿Es que se puede añadir algo?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s