A por los ayuntamientos. Antonio Morales


aguimes

Hace treinta y cuatro años, en las postrimerías de la dictadura franquista, Agüimes era un municipio fuertemente deprimido. Décadas de polvo, viento, sol, emigración, inmigración y pobreza habían ido conformando una sociedad desestructurada, poco cohesionada y desarraigada en muchas zonas. Situado en el centro geográfico de una comarca a la que se conocía con el sobrenombre de “triángulo de la pobreza”, sus carencias de servicios y equipamientos eran infinitas. La práctica totalidad de sus barrios no disponían de infraestructuras básicas. El ochenta por ciento de la población no tenía acceso a agua potable de abasto; la mayoría de las calles no estaban asfaltadas; la práctica totalidad de los núcleos de población no disfrutaban de alumbrado público ni domiciliario; no tenían redes de alcantarillado… Por supuesto que no se sabía lo que era una casa de la cultura, o un club de mayores, un club social, una cancha cubierta, colegios para todos, bibliotecas, centros de salud…

Una profunda rebeldía que pretendía romper los anquilosados moldes de una sociedad rural conservadora, y unas ansias por hacer posible el final de una dictadura y el inicio de un sistema democrático, fueron calando en los jóvenes de aquel entonces que se sumaron a un movimiento asociativo y vecinal unido y potente. En las primeras elecciones municipales democráticas del año 79 se conforma una candidatura municipal (Roque Aguayro), constituida fundamentalmente por gente joven, que consigue el gobierno municipal con mayoría absoluta. Desbordaban ilusión y esperanza.

A partir de ese momento se puso en marcha un proceso de desarrollo socioeconómico llamado a eliminar las carencias de infraestructuras y equipamientos básicos y a propiciar un modelo de desarrollo económico integrado en la realidad geográfica de municipio. Se construyen cinco casas de cultura, teatros y un auditorio que acogen escuelas de música, universidades populares y festivales internacionales. Se puebla el territorio de colegios y de institutos que permiten alcanzar, tiempo después, un elevado número de estudiantes universitarios y los índices más bajos de absentismo escolar; se ponen en marcha unos servicios sociales potentísimos que contemplan residencias y clubes de mayores, centros de día, ayuda a domicilio, estimulación cognitiva y educación física para este sector, atención a familiares y enfermos de cáncer, alzheimer, etc, servicios de atención integral a los menores, programas de intervención familiar, hogares infantiles, un centro ocupacional para disminuidos psíquicos, unidades de atención a las drogodependencias, programas de respiro familiar y de prevención y atención a las víctimas de violencia de género…; se construyen cinco pabellones deportivos cubiertos, siete campos de fútbol de césped artificial, dos piscinas, tres terreros de lucha cubiertos; se incentiva la participación ciudadana, los parques, las zonas verdes, los paseos marítimos y un largo etcétera de equipamientos sociales de primer orden.

Al mismo tiempo, se diseña un modelo económico diversificado que pone en marcha el primer Plan Especial para un litoral de Canarias, que recupera hornos de cal, salinas, faro, espacios públicos, etc, se apuesta por la agricultura intensiva, por el rescate de la agricultura tradicional (vino, aceite, cochino negro, ganadería y quesería, bodega, almazara…) y la recuperación del paisaje agrícola; se impulsa el polígono industrial más importante de Canarias; se potencia y apoya a las energías renovables como fuente de riqueza y desarrollo sostenible; se apuesta por el turismo rural rescatando el patrimonio arquitectónico y arqueológico; se crean museos, hoteles y viviendas rurales… Y, además, junto con Ingenio y Santa Lucía de pone en marcha en 1990 una mancomunidad modélica que nos permite construir una desaladora, una depuradora, redes y depósitos de agua y tantas cosas más…

Desde luego, se trata de un resumen. Me quedan muchas cosas por contar, pero sí me parece muy importante decirles que todo esto se ha hecho sin que el Ayuntamiento de Agüimes haya presentado nunca déficit presupuestario al rendir cuentas de sus ejercicios económicos; sin que sus cargos electos hayan cobrado más que un profesor o, en el caso del alcalde, el de un director de instituto; sin que nunca hayamos sobrepasado un treinta y poco por ciento el gasto de personal y sin

que, frente al tope de endeudamiento de largo plazo de un 110% que fija la Ley, este Ayuntamiento haya ido más allá de un 40,35% (un 64% menos de

lo permitido). Jamás nos hemos sentido viviendo por encima de nuestras posibilidades y sí buscando y diseñando un modelo de convivencia que permitiera aunar la búsqueda de alternativas económicas con una propuesta de calidad de vida ligada a la justicia social, al bienestar, la educación y la cultura.

Y les cuento todo esto para decirles que, 34 años después, estamos asistiendo a una involución democrática tan grande, que hoy sería imposible volver a poner en marcha un trabajo comunitario de estas características. Que hemos retrocedido en apenas un año a las postrimerías del franquismo. Y que corremos el riesgo de perder todo lo que hemos conseguido. Porque han roto la ilusión y la esperanza de los jóvenes; porque han sembrado el descrédito de la política y las instituciones con la corrupción rampante y la partitocracia totalitaria; porque cualquier Ayuntamiento que alcance superávit en sus cuentas tiene que entregarlo directamente al banco para adelantar el pago de la deuda, aunque tengas un contrato y lo cumplas religiosamente; porque, aunque tengas capacidad financiera, no puedes costear servicios para gente con pocos recursos; porque eliminan las competencias en servicios sociales a las corporaciones locales; porque no puedes poner en marcha proyectos que no entren dentro de tus atribuciones, en vez de elaborarse una Ley de Financiación justa que te permita seguir apostando por el bienestar…

Con la reforma de la Administración Local, de un tajo se pretenden eliminar las competencias de un 95% de los ayuntamientos españoles para pasarlas a las diputaciones, lo que significa la práctica desaparición de esos municipios; se borra de un plumazo la célula básica de la democracia, el espacio donde se comparten la memoria y las ansias de futuro; se vacían de contenido las competencias reduciendo al municipio a su mínima expresión y para, como exponen en el preámbulo de la Ley, “garantizar un control financiero y presupuestario más riguroso y favorecer la iniciativa económica privada evitando intervenciones administrativas desproporcionadas”.

Y lo sostienen torticeramente aduciendo endeudamientos y déficits, abundancia de cargos públicos y exceso de administración, cuando la realidad es que del total de la deuda pública española, la municipal apenas llega a un 4% (el 36% de ésta pertenece a los seis municipios de más de quinientos mil habitantes); que los municipios son las únicas administraciones que han cumplido con el objetivo del déficit; que el 82% de sus concejales y alcaldes no cobran salario alguno; que son las instituciones más valoradas por los ciudadanos…

La Carta de Cádiz suscrita por los municipios iberoamericanos en mayo del año pasado hacía hincapié en demandar un papel relevante para los municipios y no ser un apéndice de los Poderes del Estado. Hace muy poco el presidente de los municipios europeos clamaba porque los Gobiernos locales no fueran la “grasa” de la que deshacerse en los momentos de crisis. Vicente Verdú (“La ausencia”. La Esfera de los Libros) defiende, para acabar con este sistema que nos están imponiendo y que impide el ejercicio democrático, ir “hacia comunidades más pequeñas que permitan una mayor participación ciudadana”. Pero no es eso lo que quieren. Está claro.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio Morales, democracia, otros autores, política, servicios sociales. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a A por los ayuntamientos. Antonio Morales

  1. Pedro Álamo dijo:

    Creo que este documento de A. Morales DEBE RECORRER MILES DE KMS Y DE MENTES, el camino está claro: que la gente tome conciencia, piense, hable, discuta, se posicione enérgicamente y siga trabajando el poder de la democrcia ciudadana en todos los espacios: familia, amigos, asociación, copeos, trabajo, …. porque me remito al final de escrito de AM con la cita de V. Verdú: ” ir hacia comunidadesmás pequeñas que permita una mayor participación ciudadana. Pedro Alamo

  2. Víctor Jordán dijo:

    Pocos dudan de la buena gestión realizada en los últimos decenios en el municipio de Agüimes, pero su situación no era distinta de los otros municipios después de la Dictadura Franquista, por lo que no considero ningún mérito cumplir con un deber.
    También es indudable que los ayuntamientos son la administración más cercana al ciudadano.
    No obstante, tengo la certeza de que los ayuntamientos tienen los mismos defectos del resto de las administraciones públicas. La mayoría gastan más de lo que ingresan y cuando las cuentas no cuadran, no solo no dejan de hacer lo que no es imprescindible, sino que suben los Impuestos y las Tasas, manteniendo televisiones o radios municipales bajo el pretexto de la cultura, por ejemplo.
    Personalmente no creo en los lideratos eternos y sigue sin gustarme la falta de alternancia de los cargos públicos. Agüimes también se gobierna por un partido político y por tanto reúne los mismos requisitos del Sistema que aduce en el artículo, “La Partitocrácia”.
    Es una contradicción hablar de superávit si se tiene deuda, puesto que si se tiene es porque se ha gastado más de lo que se ingresa, deuda que nos cuesta dinero a los vecinos y por tanto el pago de la misma forma parte de la carga impositiva local.
    La justificación no puede venir como siempre, en que si no me endeudo o si reduzco la deuda, no puedo prestar servicios sociales en condiciones, porque en ese caso una de dos, o por su número de habitantes ese municipio no puede tener todos los elementos de una administración local y deberá unirse o mancomunar a otra o, simplemente está siendo mal gestionado, no prioriza sus gastos y tiene una imposición alta.
    No consuela a los ciudadanos conocer que el endeudamiento de una administración sea inferior a la media, lo que nos consuela es ver como lo que pagamos a la administración para que gestione nuestro dinero, se utiliza adecuadamente.
    Los ayuntamientos no son la célula básica de la democracia, son en todo caso un elemento más de un sistema democrático, ni más ni menos que los Cabildos en Canarias o nuestra Comunidad Autónoma. Son una forma de administración pública cuyo coste global debe ser autosuficiente y aunque Vicente Verdú defienda que “hay que ir hacia comunidades más pequeñas” no habla de estructuras administrativas más pequeñas, hay que interpretarlo como formulas de participación ciudadana y eso es posible a través de otros causes como las Juntas de Distrito.
    A estas alturas, no pretenda justificar ideológicamente lo público frente a lo privado pues en todos los ayuntamientos incluido el de Agüimes existe gestión privada directa o indirectamente a través de la Mancomunidad del Sureste, de servicios públicos.
    La diferencia no está como ha quedado sobradamente demostrado, en la gestión pública o privada, sino en los controles que las administraciones en cada caso hacen de sus recursos.
    Agüimes puede ser un buen ejemplo en materia de gestión pública, incluso podemos estar o no de acuerdo en algunos aspectos de las reformas en marcha en la Administración Local, pero no podemos negar que hay que hacerlas.
    La que motivó la creación de numerosos ayuntamientos en el pasado, poco tiene que ver con las necesidades del presente y menos aun con las futuras. Tenerife tiene 31 ayuntamientos, Gran Canaria 21, no creo que los Grancanarios vivamos peor o participemos menos en la gestión pública por esa razón.

  3. Sebastián Doreste Abreu dijo:

    ¡CLAMA AL CIELO! ¡¡INDIGNANTE!! La llegada al Poder del PARTIDO POPULAR supone un retroceso social histórico. Y en todos sus Decretos de Reforma tienen la insolencia de desplazar la actividad pública e imponer la privatización para potenciar el sistema capitalista que hace de toda actividad humana, incluso la más noble, un NEGOCIO, para beneficio de unos pocos. Es imprescindible garantizar que la masa electoral sea informada, aún más, formada en educación política, económica y social, para que su voto sea consciente y repercuta en beneficio de la sociedad a la que pertenece. Pero el PP y el sistema que defiende, con el apoyo de los medios de comunicación más reaccionarios, impide sistematicamente la concienciación social. Las fuerzas progresistas han de librar, en estos momentos, una lucha heroica para desmontar una conspiración mundial del neoliberalismo económico. HAY QUE UNIVERSALIZAR LAS POLÍTICAS MUNICIPALES COMO LA DEL MUNICIPIO DE AGÜIMES.

  4. Enrique Ojeda dijo:

    D. Antonio: Sin lugar a dudas,este es el invento de estos que quieren poner en marcha para quitar`poder a todos menos a ellos, a los que quieren dirigir a este pais a base de decretos y muy centralizados. Se trata de eliminar toda la participacion de los ciudadanos, ya lo hicieron con los derechos sociales, con el acceso a la justicia con esa subida de tasas y con todo lo que a ellos les sea molestoso. Si tienen que adelagazar las instituciones ¿ porque no empiezan por el Senado?
    ¿por los 576 asesores del marianico ? ¿ por las pagas vitalicias de los diputados? ¿Por los sobre sueldos que dan para losque vieven fuera de Madrid y que tambien los cobran los que residen alli?
    Creo que si nos ponemos a buscar se encontrarian muchisimas cosas que sobran, pero los ayuntamientos son las casas que deverdadayudan a los ciudadanos.
    Le felicito por su reflexion.

  5. Emilio González Déniz dijo:

    Un análisis certero. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s