Una democracia huera. Antonio Morales


Mariano presidente

El 21 de enero de 2011, Mariano Rajoy tomó posesión como Presidente y el 22 lo hicieron los ministros miembros de su Gobierno. Acababan de ganar las elecciones por una amplia mayoría absoluta, asidos a los errores del PSOE -incapaz de hacer frente a los embates del capitalismo salvaje- y a las promesas de frenar el paro y el deterioro de la economía. Se trataba de una burda farsa: Mariano Rajoy y su gobierno eran plenamente conscientes de que Europa, el FMI y Alemania no habían hecho más que empezar con la demanda de ajustes y recortes y de que estaban llamados a ser ejecutores de una razia neoliberal contra la democracia, lo público, las pymes y los autónomos, las cajas, las capas más humildes de la sociedad y las clases medias… Y han sido unos alumnos verdaderamente aplicados en esta tarea de desmontaje de nuestro sistema de libertades y derechos.

Sin ningún género de dudas España está, un año después, muchísimo peor. El paro, la pobreza y la exclusión social no dejan de aumentar y el dolor sembrado parece más propio de un sadismo cruel y patológico que de la voluntad recta de unos gobernantes de cumplir con su país y su ciudadanía.

Desde que tomaron las riendas del Gobierno y el Parlamento empezaron a faltar a la verdad y a sus compromisos con los electores de una manera descarada. Dejó escrito Cicerón que “no hay nada más hermoso que buscar la verdad, pero no hay nada más indigno que buscar la mentira y tratar que la mentira se convierta en verdad”. Y es lo que han hecho. Nos han ofrecido el triste espectáculo de la banalización de la mentira que, como dice el profesor José María Ruiz-Vargas (Hundimiento moral. Público), se convierte en “una preocupante lección de pedagogía política impartida por personajes irresponsables que, obsesionados con los intereses de grupo, parecen insensibles a sus desastrosas consecuencias sociales”. Nos dijeron que no subirían los impuestos, que bajarían el IRPF, que crearían miles de empleos, que no abaratarían el despido, que no tocarían la educación y la sanidad, que no subirían la luz, que no habría amnistías fiscales, que no se rescataría a los bancos con dinero público, que no se tocarían las pensiones ni se permitiría la pérdida de poder adquisitivo por parte de los pensionistas…. Hasta las partidas dedicadas a las islas serían estudiadas con especial cariño, nos dijo el ministro Soria.

Pero la realidad es dolorosamente distinta. En menos de un año, mientras el paro y la pobreza no dejan de aumentar, se incrementa el IRPF y el IBI; se rebaja la Ley de Dependencia; se ataca el sueldo y los derechos de los funcionarios; se aprueba una ley laboral que abarata el despido y debilita al trabajador ante la negociación colectiva; se sanea el sector financiero con el dinero de todos, endeudando las arcas del Estado; se eliminan las comisiones nacionales de control y de supervisión; se aprueba una amnistía fiscal para los evasores en paraísos fiscales; se da vía libre a unas tasas judiciales que alejan la justicia de los ciudadanos con menos recursos; se impone una ley educativa castradora y reaccionaria; se disminuyen brutalmente los recursos destinados a sanidad y educación (más de catorce mil millones) y se propicia su deriva privatizadora; se incrementa el IVA; se rebajan las prestaciones por desempleo; se sube varias veces el recibo de la luz y se legisla a favor de las grandes eléctricas, mientras se produce un hachazo tremendo a las renovables; se modifica la Ley de Costas para favorecer a los de siempre; se anulan los impuestos a la banca de varias comunidades autónomas; desaparece la ayuda al alquiler y se rebajan las becas para los jóvenes; se congelan las pensiones; se crea un banco malo que pagaremos todos; se da un tajo tremendo a la ciencia y a la investigación; se recortan en más de quince mil millones los Planes Concertados correctores de los desequilibrios sociales; se está utilizando y vaciando el Fondo de Reserva de las Pensiones comprometiendo su futuro…

Y en Canarias, el Gobierno del PP, con su ministro canario, propician una vuelta a los certificados de residencia, la disminución de las ayudas al transporte aéreo y las bonificaciones a los billetes de los residentes, los recortes de las subvenciones al agua desalada, a los clubes deportivos, a las inversiones en carreteras y transportes, a los planes de empleo, a la cultura, a las renovables (para las que se prometió un status especial)…

En un año nos hemos convertido en el tercer país de la UE con más riesgo de pobreza y el de mayor desigualdad social; un tercio de las personas sin hogar han perdido su casa durante este año; se destruyen dos mil empleos cada día y el desempleo vuelve a repuntar en un 4,5% -a un nivel muy superior al de los dos años precedentes- hasta superar la cifra de seis millones de parados; se producen tres suicidios diarios a causa de la crisis; se abren abismos sociales entre los que más tienen y los que menos; se recortan derechos y libertades fundamentales…Y desde el Presidente al que menos pinta del Gobierno –al amparo de la soberbia y el entreguismo- no paran de insistirnos en que “no tenemos nada de que avergonzarnos”, que los frutos de su trabajo “no han sido palpables para el ciudadano” y que los recortes son inevitables, que el 2013 será “muy complicado” y que la culpa de todo es de Zapatero.

Las advertencias de The Economist de que Rajoy puede llevar al país a “una espiral de muerte” o de Draghi de que 2013 debe ser otro año de “dolorosos progresos” para España no les amilana. Aunque se les llena la boca de intenciones de búsqueda de la transparencia, todo suena a huero. Lo cierto es que aumentan los casos de corrupción económica y política que toman cuerpo en forma de personajes como Rato o Güemes; la financiación opaca e ilegal de muchos partidos políticos vuelve a aparecer por Cataluña y por el nuevo giro del caso Gürtel, los 22 millones en Suiza del tesorero del PP y los sobres en negro a la cúpula de ese partido; la Monarquía, por más que se le eche mil capotes, sigue haciendo aguas y no es ajena a la podredumbre; los ciudadanos perciben trasvases sinfín entre la política, los negocios y la justicia…

Están a lo que están y no les preocupa lo más mínimo el cabreo de los ciudadanos y el rechazo a la política, a los políticos y a las instituciones. No se atisba la menor reflexión sobre la entrega de la soberanía del Estado y la política a los poderes económicos. Mientras, aumenta la desesperanza y el desaliento y se está poniendo en riesgo la paz y la cohesión social. A pesar de todo, los muros de la indiferencia o la resignación ciudadana están siendo infranqueables: “Quizás toman ventaja –como dice Hannah Arendt- por esa misteriosa facultad nuestra que nos permite decir “brilla el sol” cuando está lloviendo a cántaros”. Pero, ojo, nuestro recorrido está siendo el mismo que el de Grecia y allí ya tienen las calles llenas de los neonazis de Amanecer Dorado y ya se ha empezado a disparar y a atentar contra los políticos y los periodistas.

*Antonio Morales es alcalde de Agüimes. Este artículo fue enviado a nuestro blog por su autor para su publicación.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio Morales, chanchullos, democracia, otros autores. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una democracia huera. Antonio Morales

  1. Sebastián Doreste Abreu dijo:

    Otro análisis impecable de Antonio Morales. Es una recopilación exhaustiva de toda la política de tierra quemada desarrollada por el Gobierno del PP. desde la toma de posesión de su Presidente, el 21 de Diciembre de 2011. Y, ciertamente, se han dedicado “brillantemente” a llevar a cabo en España el Plan Neoliberal de la Economía, aplicable a nivel mundial, por la oligarquía financiera (Ya no existe una Rusia comunista que aplique un modelo económico peligrosamene incómodo). La detallada descripción de Antonio Morales constituye, en efecto, la GRAN MENTIRA de un partido para el que alcanzar el Poder es la única meta, todo ello dentro de unos signos de inadmisible corrupción que ha aflorado, singularmente, en estos días. La denuncia de Antonio Morales vuelve a poner en el debate la necesidad de modificar la Constitución en múltiples aspectos, pero, en especial, articulando la destitución de un partido político que incumple sus promesas electorales. La Democracia no puede ser un TIMO.

    • antonio guedes dijo:

      Sr.Doreste, le veo muy aventurado en la calificación que hace del libelo este. Las torres de marfil son peligrosas en todos los sitios. Los alcaldes estan para lo que determina la Ley de Régimen Local. Utilizar medios públicos para denuncias personales es igual de ruin como lo que se censura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s