Rättbuss: la guagua justa de Suecia


Hace años que las cosas están cambiando en toda Europa, también en Suecia. El llamado modelo socialdemócrata nórdico se ha ido desmoronando. El neoliberalismo avanza y no se frena en ninguna frontera. El capitalismo ya no necesita el Estado de Bienestar como colchón de la lucha de clases o freno a movimientos que tuvieron como referencia los modelos de lo que se llamó el socialismo real.

En el vídeo que encabeza este entrada tienen un “Safari a la clase alta en el barrio de Solsidan”. Se trata de un reportaje emitido hace un año en un noticiario de la televisión pública de Suecia. Al principio se ve a Ana Svenson, la mujer que hace como guía en la guagua, que explica “queremos fomentar la lucha de clases, que la gente tome conciencia de la desigualdad y actúe”.
Los pibes que están en la zona bien (Solsidan) declaran: “nos sentimos discriminados porque vienen a vernos en esa guagua”. Alexander (que aparece en el minuto 1.10 conchamarra azul) dice:”hace falta trincheras que separen las clases para que funcione la sociedad, ya hemos visto que el comunismo no ha funcionado”
¿Creen ustedes que los de la guagua (Rättbuss) son comunistas?, pregunta el reportero.
-“En parte sí”, responde el pijo
La voz en off cuenta que la gente del safari recibe una charla sobre el acuerdo de Salgebor de 1938 cuando se fundó el acuerdo que dio origen al estado de bienestar sueco . Los que organizan el safari creen que los trabajadores se vendieron demasiado.
Martin Anderson dice a la gente “con Salgebor empezó el espíritu de compromiso pero se han vendido demasiado fácilmente con los acuerdos
El reportero pregunta a uno de los que va en la guaga: Los que viven aquí se sienten señalados…
Erik responde: “ yo creo que yo los que no somos de las clases más altas somos más odiado que ellos.”
La voz del reportero dice “ vamos a una calle donde dicen que todos han heredado sus fortunas. Uno ha sacado 70 mil coronas suecas (7.000 euros)sin haber pagado impuestos. El trabajo más común en esta calle que visita el safari es tener negocios de capital de riesgo. Todos han intentado evitar pagar impuestos, aunque con distinto éxito, dice el narrador. Esto es algo insólito en Suecia, donde tradicionalmente están muy mal vistos los evasores fiscales.
El reportero le pregunta a un vecino del barrio alto: ¿ piensa que hay opresión contra las clases bajas?
Responde Tomi: Eso depende, yo creo que ellos no merecen dinero porque no trabajan.
Una de las excursionistas, Camilla, dice : Se trata de que todos tenemos derecho a una vida digna.
-¿Tú no la tienes?, le pregunta el reportero.
Camilla responde: “yo tengo una vida que está bien, pero , estoy viviendo como inquilina y casi no me da para pagar el alquiler. Trabajo como cuidadora.”
Ana Svenson, una de las organizadoras cuenta “ hay barrios enteros donde hay gente que no tiene un trabajo honesto. “
-Un director de bolsa ¿no es trabajo honrado?, le pregunta el reportero.
-“Para mí no es un trabajo honrado. Es sólo un movimiento de capital, una especulación financiera.”
Vuelve a hablar Tomi, vecino del barrio rico: “yo no he heredado nada. Yo he trabajado durante 30 años siete días a la semana. “
¿En qué trabajas?
-“Hago negocios”, responde Tomi, sin dar más detalles.
El reportero le pregunta a los pibes pijos si van a quedarse a vivir siempre en ese barrio de gente bien. Responde Sebastián Alexander: “Quiero trabajar fuera. Montar algo.”
Preguntan a un joven que estuvo en el safari “¿Ha aumentado tu odio de clase?
Responde Alex: “ Ha sido muy irreal. Así que creo que sí, que se ha regado bien mi odio de clase.

Este pequeño reportaje es un ejemplo de los cambios en la sociedad sueca. Uno cree que los avances sociales llegan a partir de la toma de conciencia de los que peor están. Lo que no me imaginaba es que esa toma de conciencia podía llegar a partir de unos safaris a barrios pijos en una “guagua justa”. Después de ver varias veces el reportaje sigo sin llegar a ninguna conclusión sobre la utilidad o no de estos safaris. Ustedes dirán. Ahí queda eso.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en documental, Economía, historia, Internacional, movimientos sociales, televisión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rättbuss: la guagua justa de Suecia

  1. paco dijo:

    no son 70,000 coronas, son 73 millones de coronas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s