La mayoría silenciosa. Antonio Morales


La huelga general del pasado 14-N es la octava de la democracia española posfranquista. Siempre, recurrentemente, se ha producido alrededor de ellas un baile de cifras y de controversias sobre su éxito o fracaso. Los promotores y sus destinatarios han usado estratégicamente tácticas de calentamiento o enfriamiento antes de su celebración en todas las ocasiones. El día después se originan también diferencias en las valoraciones, aunque no han sido pocas las veces en las que sus resultados obligaron al gobierno de turno a desdecirse de sus planteamientos iniciales, como hizo Felipe González en 1988 con el plan de empleo juvenil.

Pero eso era antes. En la celebrada días atrás y antes, durante y después de la huelga, la campaña de acoso y desprecio a los convocantes y a los que la secundaron ha sido brutal. Los sindicatos son violentos, vividores subvencionados e irresponsables. Los que no acudieron ese día a su trabajo, o salieron con ellos a reivindicar la defensa del Estado de derecho y la Democracia que nos están desmantelando, han sido unos insensatos y antipatriotas de primer orden. La convocatoria y la celebración de la jornada de reivindicación sindical y ciudadana –de “carácter político”, señalado así, con énfasis, para seguir contribuyendo al desprestigio de la política- ha puesto en riesgo la “marca España” y ha causado un enorme perjuicio a la economía del país. Tanto, que es imprescindible una nueva Ley de Huelga restrictiva e incluso el cuestionamiento de la existencia de las organizaciones sindicales.

Pero lo que me resulta más grave son las manifestaciones del Gobierno y del Parlamento ninguneando a la ciudadanía y a sus justas demandas sociales. Si ya resulta un desprecio que la Cámara de Diputados se convocara ese día para debatir los presupuestos, en clara confrontación con la gente a la que representa, no lo son menos las declaraciones de Mariano Rajoy antes de la jornada de paro. El martes 13 y ante un grupo significativo de directivos de empresas manifestó que no cambiaría su política económica de ajustes y recortes que tanto drama produce cada día. Es lo mismo que vino a decir de Guindos en la valoración de sus resultados: “el camino iniciado es el único posible para salir de la crisis”. Martínez Pujalte fue más explícito: “el PP se debe a sus votantes”. Continuaban de esta manera despreciando a cientos de miles de hombres y mujeres al igual que lo hizo el presidente en Nueva York, tras las manifestaciones del 25-S, haciendo un reconocimiento a la “mayoría silenciosa” mucho más numerosa “que no sale a la calle , que no se les ve, pero están, ahí”, apoyando sus propuestas.

Y no se paran a valorar –más allá de sus compromisos con el neoliberalismo y Merkel- el enorme daño que están produciendo con sus políticas – o con su renuncia a la política- a millones de españoles y a la democracia. El miedo al futuro que siembran, la desesperanza que generan con el “no hay alternativa, es lo que hay que hacer” y la coerción a la participación y a las reivindicaciones ciudadanas, están rompiendo la cohesión social, abriendo una enorme separación entre la ciudadanía y las instituciones democráticas y sus representantes.
El empobrecimiento de una parte importante de la población, el acoso hasta la extinción de las clases medias y la potenciación de una oligarquía económica pasa, inexorablemente, por diluir la participación ciudadana y por romper su papel protagonista en la construcción de un modelo de sociedad plural, equitativo y socialmente justo. Porque como dice Alain Touraine: “la ciudadanía da derechos”. El desprecio a los derechos de los ciudadanos abre cada día brechas entre estos y un modelo político institucional conformado por partidos mayoritarios que no dan respuestas, por sindicatos cuestionados, por medios de comunicación acríticos y por una élite empresarial con vocación de dominio absoluto sobre lo público y el rechazo a cualquier control social sobre la economía. Por eso hay que desprestigiar y minusvalorar lo que Roger Baltra (Democratizar a la democracia) considera que está creciendo lentamente pero inexorablemente en muchos países: “una nueva cultura que impulsa una multitud heterogénea de fenómenos, que van desde los consejos ciudadanos, auditorías populares y organizaciones en defensa de los derechos humanos, hasta asociaciones internacionales de observación, instituciones autónomas de vigilancia y grupos que monitorean los abusos de poder”. Es la misma tesis que sostiene John Keane cuando habla de una democracia monitorizada dotada de mecanismos extraparlamentarios, examinadores del poder y que va más allá de la celebración de elecciones. Se trata de conseguir más voces para la ciudadanía que combatan los efectos mortíferos de las “ilusiones insensatas, cinismo y desafección que se encuentran entre las mayores tentaciones que acechan a los ciudadanos y a sus representantes elegidos y no elegidos”.

Elvira Méndez, catedrática de Derecho europeo, acaba de publicar un libro (La revolución de los vikingos: la victoria de los ciudadanos. Planeta) donde nos cuenta cómo los islandeses hicieron dimitir a su Gobierno, se negaron a pagar la deuda externa, llevaron a su expresidente ante la Justicia y, hasta este momento, han metido a tres banqueros en la cárcel. El futuro de la democracia pasa por una ciudadanía fuerte, organizada, esperanzada, capaz de luchar por su futuro, firme para canalizar su indignación, tenaz en la reactivación de una democracia cautiva. Y es eso lo que se pretende combatir por la fuerza o por la desmovilización controlada. El acoso a la huelga general, a las manifestaciones ciudadanas, a los movimientos cívicos organizados, no es, por tanto, fruto de la casualidad. El vallado una y otra vez del Congreso de los Diputados y que se prohíba este año la celebración del Día de Puertas Abiertas en esta sede es una imagen diáfana de cómo algunos entienden la política, la democracia, la transparencia y a quiénes se deben los que ahí debaten y legislan cada día.

*Antonio Morales es alcalde de Agüimes. El artículo fue enviado a nuestro blog para su publicación.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio Morales, democracia, movimientos sociales, otros autores, sindicatos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La mayoría silenciosa. Antonio Morales

  1. Sebastián Doreste Abreu dijo:

    Sí, a la vista de lo expuesto por Antonio Morales -un analista siempre acertado- parece que hemos vuelto a los tiempos del “DESPOTISMO ILUSTRADO”, pero en versión más refinada: “NADA PARA EL PUEBLO, Y SIN EL PUEBLO”. Es una fórmula mucho más elegante que una Dictadura. Como indica el articulista, Martínez Pujalte -con su insuperable cinismo- destaca que el propio pueblo lo exige: “El PP se debe a sus votantes”. Esto pone de manifiesto, una vez más, la necesidad de que las fuerzas progresistas desaten una ofensiva al más alto nivel para la formación política, económica y social de los ciudadanos (acción siempre combatida por las fuerzas reaccionarias, especialmente en España, donde se ha rechazado y boycoteado el más mínimo intento, como la Educación a la Ciudadanía). Hay que crear una gran Escuela “on line” que aproveche la inmensa aportación de intelectuales progresistas para incorporarla a un “pedagógico” PLAN DE ENSEÑANZA que dote de criterio propio a la población y la capacite para defender sus propios intereses y, consiguientemente, para ejercer su derecho al voto con plena madurez. (La labor del Partido y de los Sindicatos sería mucho más fructifera). Hay que hacer un llamamiento a los socialdemócratas para que pongan en práctica este proyecto. Es preciso lanzar un GRAN PROYECTO UNIVERSAL DE FORMACIÓN en orden a ir hacia una sociedad que desarrolle un sistema económico solidario y globalizado, que combata al VIGENTE SISTEMA DE DEFORMACION UNIVERSAL que impone el Neoliberalismo económico triunfante. El proyecto no es una utopía: lo impone la lógica más elemental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s