Los caras y la cruz de Bankia


En esta foto se ve a los 7 magníficos de Bankia. Los caras.

El nicaragüense Ernesto Cardenal contaba el chiste ¿en qué se parecen los banqueros y los espermatozoides? Pues muy fácil, de cada 2 millones sale un ser humano. ¿Es Juan Manuel Suárez del Toro un ser humano? Si miramos la parte de su biografía vinculada a la Cruz Roja y la Media Luna Roja Internacional podríamos decir que sí. Un hombre entregado a una ong que empezó como voluntario en su isla y acabó al mando internacional de una de las organizaciones (con su cara y su cruz) internacionales más conocidas. Pero si nos fijamos en su currículum profesional que comenzó en diciembre de 2008 cuando fue elegido presidente de La Caja de Canarias (tras un pacto entre el PP y Nueva Canarias) con un sueldo que superaba los 100.000 euros, pues empiezan las dudas de si este hombre es un ser humano o un espermatozoide perdido, sin responsabilidades, sin culpas, vamos, que no llegó a nacer.

Las declaraciones de Suárez del Toro en la Audiencia Nacional como imputado en el caso Bankia han provocado sorpresa e indignación. Dijo Suárez del Toro al juez Fernado Andreu que él se limitaba a ir a las reuniones del Consejo de Bankia a votar lo que le decían los gestores, que no entendía de finanzas (es ingeniero). Por eso el 28 de marzo de 2011 votó en el consejo presidido por el lumbreras Rodrigo Rato que Bankia tenía unos beneficios de 309 millones de euros, y en mayo de ese mismo año la auditoría realizada por Deloitte desvelaba que en realidad Bankia tenía unas pérdidas de 2.979 millones de euros. Fuentes jurídicas comentaron que Súarez del Toro declaró al fiscal “yo me limitaba a asistir y votar lo que me decían, las cosas funcionaban así en Bankia”. Por eso tampoco se enteró nunca de las irregularidades que había detectado el Banco de España.

Aclaro que creo que Suárez del Toro tiene razón, que estaba pero no estaba, que no se enteraba de lo que pasa y estoy convencido de que no entró en La Caja de Canarias para enriquecerse. “Lo que más me interesa a mi es llevar la Obra Social, así que espero que no sigan recortando su presupuestos”, me comentó hace unos meses cuando coincidimos en un acto público. Pero hay que decir que este señor cobraba (después de rebajarse el sueldo, según reconoció él mismo) 70.000 euros anuales como presidente de la Caja de Canarias y además ingresó en 2011 en concepto de “dietas” 235.000 euros como consejero de Bankia. La verdad es que envidio el metabolismo de Suárez del Toro, porque tras cobrar ese pastón para comer y viajar a Madrid no se ha puesto tan gordo.

Pero reconozco que la cosa no está para guasa. Porque el mismo día que Suárez del Toro contaba sus millonarias dietas en la Audiencia Nacional, en Santa Cruz de Tenerife Carmen Omaña comenzaba una huelga de hambre frente a una sede de Bankia. Carmen fue desahuciada por la entidad financiera de su vivienda por el retraso en el pago de su hipoteca. Antes del desahucio Carmen solicitó, rogó, pidió a los responsables de su oficina de La Caja de Canarias que no la echaran, que tenía tres familiares a su cargo, que estaba dispuesta a pagar un alquiler social si bajaba respecto a la cuota que tenía como hipoteca. Pero Bankia mantuvo su denuncia en los juzgados y finalmente se quedó e n la calle con sus 3 familiares a su cargo, uno menor de edad.

Son la cara y la cruz de Bankia. ¿O deberíamos decir los caras (los directivos de Bankia) y la cruz? La cruz del desahucio, la cruz de la pobreza, la cruz de pagar la crisis los de abajo por la Irresponsabilidad de los de arriba. La cruz de Carmen, no confundan con la Cruz Roja, que esa es otra organización que preside Suárez del Toro y, esperemos, que esa presidencia la ejerza con la responsabilidad y sin el sueldazo que ha cobrado de Bankia.

Foto de Carmen Omaña, la cruz de Bankia

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en democracia, derechos humanos, Economía, movimientos sociales, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los caras y la cruz de Bankia

  1. Mónica dijo:

    En este país nos hemos acostumbrado a que personas que no están preparadas para ellos ocupen cargos con responsabilidad y se dediquen a firmar donde les dice su partido, cobrando una pasta gansa. Eso es inmoral, una temeridad y una irresponsabilidad y debería ser un delito. Además es también, probablemente, una de las causas por las que España va peor que otros países.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s