Rebelión en la granja


“Veamos camaradas: ¿cuál es la realidad de esta vida nuestra? Mirémosla de frente: nuestras vidas son miserables, laboriosas y cortas. Nacemos, nos suministran la comida necesaria para mantenernos y a aquellos de nosotros capaces de hacerlo nos obligan a trabajar hasta el último aliento de nuestras fuerzas; y en el preciso instante en que nuestra utilidad ha terminado, nos matan con una crueldad espantosa.

Pero ¿es eso realmente parte del orden de la naturaleza? ¿Es acaso porque esta tierra nuestra es tan pobre que no puede proporcionar una vida decorosa a todos sus habitantes? No, camaradas; mil veces no. El suelo de Inglaterra es fértil, su clima es bueno; es capaz de dar comida en abundancia a una cantidad mucho mayor de animales que la que actualmente la habita. Solamente nuestra granja puede mantener una docena de caballos, veinte vacas, centenares de ovejas; y todos ellos viviendo con una comodidad y dignidad que en estos momentos están casi fuera del alcance de nuestra imaginación.

¿Por qué, entonces, continuamos en esta mísera condición? Porque los seres humanos nos arrebatan casi todo el fruto de nuestro trabajo. Ahí está, camaradas, la solución de todos nuestros problemas. Está todo involucrado en una sola palabra: Hombre. El Hombre es el único enemigo real que tenemos. Quitad al Hombre de la escena y el motivo originario de nuestra hambre y exceso de trabajo será abolido para siempre.”
George Orwell

Donde usted lee “Inglaterra” diga “Canarias”, donde usted lee “Hombre” ponga “Mariano Rajoy” o “Soria”. Y ya tenemos el guión de la novela de Orwell adaptado a este momento histórico que vivimos en estas islas ultraperiféricas. Sólo que en esta granja no hay animales tan variados, ni cerdos tan espabilados, ni caballos con la fuerza y valentía de Boxer y Clover. Algún cuervo amaestrado sí podría aparecer en la fotografía o algún cerdo soñador tipo Beauty. Quizá el burro Benjamín, callado y astuto que no se sabe si apoya la rebelión en la granja o prefiere la paz de los cementerios.

En esta granja ultraperiférica sobran voluntarios para leer los mandamientos, para escucharlos y obederlos: yo recorto aquí, yo recorto allá, yo cumplo con lo que me mandas, yo no gasto más…Y para prometer que seguirán por el mismo camino: yo respetaré la fecha, yo cumpliré tus números.

No estamos ante una rebelión organizada. Aquí no se improvisa para aprovechar que el viejo Jones está pegado a la botella. El viejo Jones bebe orujo gallego, pero está despierto y jodiendo a todo el mundo. A unos más que a otros, es verdad. Y entre los unos está esta granja ultraperiférica en la que vivimos, esta granja que lleva décadas de maltrato exterior e interior. Porque el exterior (Madrid) siempre se ha apoyado en los cabecillas de la granja isleña. Rosas y gaviotas han aprobado más de 30 presupuestos del Estado en los que el Régimen Fiscal de las islas era papel mojado. Lo hicieron con mayorías absolutas, y lo hicieron con el apoyo coalicionero cuando no tenían el rodillo parlamentario.

Da la impresión que alguna gaviota voló desde Moncloa a esta granja ultraperiférica a tachar los mandamientos para resumirlos en uno: “TODOS LOS ANIMALES SON IGUALES, PERO ALGUNOS SON MÁS IGUALES QUE OTROS”. En eso tiene razón el Mencey. Pero lo que más se ve por aquí, y también nos parecemos en esto a la granja de Orwell, son propagandistas dispuestos a gritar: “Napoléon siempre tiene la razón”. Pero tengo la impresión de que cada vez quedan menos animalitos para repetir el grito de los pelotas. Porque los animalitos de esta granja no son pajaritos enjaulados que cuida un Mencey solidario. Los animalitos de esta granja son un pueblo castigado por un modelo económico, político y social hecho de espaldas a este pueblo. La única vez que le consultaron (referéndum de la OTAN) no hicieron ni puñetero caso al resultado. El resto ha sido un continuo rodillo parlamentario sobre iniciativas legislativas populares, una burla a moratorias turísticas que se incumplieron con nocturnidad y alevosía por los partidos que las votaron, una imposición de modelo de organización del territorio y energético pensado sólo para satisfacer los intereses cortoplacistas de los constructores que patrocinaban sus campañas electorales.

Que lo que ocurre ahora es más grave que lo que ha ocurrido siempre. De acuerdo. Pero la solución no puede ser esta rebelión de mansos que en realidad es una declaración de guerra sin armas, de rebeldía con obediencia, de frases vacías como “el gobierno canario se planta ante el Estado” subordinadas a “cumpliremos los objetivos del déficit que manda Madrid, como hemos hecho hasta ahora, respetaremos las fechas de aprobación de presupuestos”. No se puede declarar la guerra y la obediencia a los mandamientos del enemigo en el mismo minuto, porque suena a la guerra de Gila.

Los patrocinados del régimen nos dibujarán una rebelión histórica, aprovecharan sus medios o las redes sociales para decirnos que desde que se riscó Bentejuí al grito de Atis Tirma o se puso en huelga de hambre Tanausú camino de la Metrópolis, no se había visto nada igual en Bananaria a esta rebelión del Mencey Paulino I del Sauzal. Pero la gente mínimamente informada aguantará la risa si depende de una subvención, se descojonará con discreción o en alto, dependiendo del sitio donde se encuentre. Y las ovejitas repetirán “Napoleón siempre tiene la razón”, intentarán machacar a los que nos descojonemos o simplemente respirarán aliviadas porque pueden ver la telenovela cuando el Mencey se calla después de permitir sólo dos preguntas a los periodistas. Terminó la función.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en periodismo, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rebelión en la granja

  1. Carmen dijo:

    Amen, compañero….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s