Las cuadraturas del “Círculo“. Antonio González Vieitez


Comienza a ser costumbre que, a los inicios de cada “curso”, las organizaciones empresariales grancanarias intenten marcar al conjunto de la sociedad, los programas y los “deberes” que haya que asumir, para resolver los problemas que la afectan y salir de la crisis.

Vaya por adelantado que me parece una sana costumbre. Que, en vez de hacer las cosas a escondidas, el Círculo de Empresarios de Gran Canaria lo haga con la claridad que lo acaba de hacer en su declaración “Desesperante inactividad del Gobierno regional”, me parece un avance indudable.

Este presentarse sin tapujos ante la opinión pública, en mi opinión, supone la constatación de algo nuevo en la realidad social canaria. Porque, históricamente, el comportamiento estructural de la clase dominante isleña, siempre fue asumir su carácter subordinado y dependiente, porque los “deberes” siempre les venían marcados desde fuera. Y aquí han tenido que cambiar muchas cosas. Porque, para alcanzar y asumir este protagonismo, se ha tenido que producir, de una parte, el ascenso de la nueva burguesía “turística” (permítaseme esta grosera simplificación), que ha realizado una impresionante acumulación de capital, que ya es la propietaria de los principales medios de producción y que controla gran parte de los elementos de esta nueva Economía de Servicios. Y, de otra parte, la existencia constitucional de una poderosa Comunidad Autónoma y de un Gobierno Canario con muy amplias competencias. Que llegan a ser exclusivas acerca de algunos temas de muy especial relevancia en la actualidad, por ejemplo el Territorio. Que, por las razones que todos conocemos, se ha venido a constituir en el deslumbrante objeto de deseo. Y ocurre lo que es normal que ocurra. En esta nueva situación, la clase dominante grancanaria pretende constituirse en clase dirigente.

Y para eso, se presenta ante la opinión pública con declaraciones como la que estamos comentando. Y sus propuestas no pueden ser más diáfanas
“La solución es dejar que los empresarios trabajen, facilitar que arriesguen su capital, que saquen a relucir la creatividad y capacidad de trabajo que siempre ha caracterizado al isleño (aquí se ¿olvidaron? de precisar que se trata del empresario isleño), acostumbrado a formar una piña (sic) con su personal para crear la riqueza que, por desgracia, los sucesivos Gobiernos de Canarias han dilapidado”.

Y entramos en un primer debate, a mi juicio, muy relevante. El “Círculo” afirma que los empresarios son los que han creado la riqueza, luego arrebatada y dilapidada por el Gobierno.

En mi opinión esa tesis no se sostiene. Y es que el actual predominio de la burguesía “turística” no lo ha conseguido peleando contra el Gobierno de Canarias. Porque la realidad ha sido justamente la contraria. Y es que el principal objetivo de los Gobiernos Canarios ha sido apoyar a las empresas. Así, las ingentes cantidades de recursos procedentes de los Fondos Estructurales Europeos, la continua batalla por el REF (donde la RIC llegó a tener una importancia equiparable a los propios Fondos en algunos años), las ayudas a la Agricultura (el plátano en primerísimo lugar), los Fondos para el empleo, los destinados a acercarnos a la sostenibilidad productiva, a la formación… han sido de tal magnitud, que son los que ayudan a explicar la nueva estructura social de la burguesía turística canaria, su acumulación y su protagonismo. Es por eso que, el que esa misma burguesía acuse al Gobierno Canario de dilapidar la riqueza creada por ella, es un absoluto sinsentido. Es por eso que se puede decir que el “Círculo” alcanza aquí su primera cuadratura. Defiende lo imposible.

Hay otro debate, este de carácter global, también de gran interés y muy presente en la actualidad mundial. Se parte de que la verdadera causa de la Crisis (¡hace ya 5 terribles años!!) no fue “la insoportable presión intervencionista de los Estados, ni la insufrible, por excesiva, regulación del sistema financiero de la OCDE”, como ha quedado evidenciado en la literatura científica. Fue justo todo lo contrario. Y fue que los empresarios (y todos los de la ortodoxia) pensaron que la “Nueva Economía” había acabado con los ciclos y que el precio de las viviendas nunca pararía de subir. Además como los banqueros de todos los niveles trabajaban “por objetivos”, cuantas más hipotecas colocaban (al margen de su fiabilidad), más ganaban ellos. Y así se originó una colosal burbuja inmobiliaria que, cuando estalló, puso a todo el sistema financiero internacional (la globalización) al borde del precipicio. Y fue así (debido a la tremenda desregulación promovida por el liberalismo), por lo que se produjo lo que Allan Greenspan (mítico Presidente de la Reserva Federal USA) llamó la “exuberancia irracional de los mercados”. Originada por la falta absoluta de las mínimas normas y reglas de actuación que sujetaran a la banca. Y así se inició todo, en forma de terrible Crisis Bancaria Privada. Y la banca se hundía en la UE y en USA. Y entonces surgió, como sacada de la chistera, la solución perfecta. Porque no se podía dejar caer a la banca privada, era demasiado importante y había que mantenerla porque si no, nos iba a arrastrar a todos hasta el fondo del abismo. Y, una vez más, hubo que socializar las pérdidas y cubrir los agujeros con dinero público. ¡No había alternativa! Así, los Gobiernos se fueron endeudando hasta las pestañas, para poder proporcionar dinero fresco a los bancos. Y, justo en ese momento, aparece la “madre de todas las falsificaciones”. Y la crisis que era bancaria se transformó, por arte de birlibirloque, en crisis de deuda y déficit. Primero obligaron a los Estados a meter cantidades ingentes de dinero para salvar los bancos privados, a endeudarse y, a continuación, se les acusa de despilfarrar, de gastar más de lo que tenían y de no tener otra perspectiva que subir los impuestos y saquear a los ciudadanos. ¡Y que había que meterlos en cintura!

Y todo lo que no oliera a privado, y que pudiera asemejarse a algo público por mínimo que fuera, se convertía ipso facto en algo perverso y castrante, por el mero hecho de su existencia.

Ante todo esto el “Círculo” entiende, como no podía ser de otra forma que “En estos momentos es más importante que nunca que el Gobierno de Canarias concentre sus esfuerzos en gestionar y dar los pasos necesarios para que los empresarios puedan seguir creando empleo…” Pero esa estrategia liberal nunca ha funcionado. Ni en la década perdida de América Latina, ni ahora en la UE. Y es que llevamos cinco años de lidiar con la crisis. Y que, ni los brotes verdes, ni las luces al final del túnel llegan. Que nos pasa igual que con el horizonte. Que cuanto más caminamos hacia él, se va alejando exactamente a la misma velocidad que la que nosotros mantenemos.

Y aquí, en este rechazo ideológico a lo público, y más allá de cualquier verificación empírica, se alcanza la segunda cuadratura por parte del “Círculo”.

Por último, merece la pena detenerse un momento en el listado de actividades que el “Círculo” indica como fundamentales.

En primer término, “el turismo, los puertos y aeropuertos”. Evidente. Otra cosa es cómo concebir el “desarrollo” turístico. Si continuando el círculo vicioso de dejar tierra quemada a mis espaldas para ocupar, al frente, nuevo territorio virgen (lo que muchos afirmamos que es insostenible desde todos los puntos de vista), o de otra parte, comprometerse exclusivamente a reformar, modernizar y aportar excelencia sin ocupar físicamente más territorio. Y todos sabemos, por anteriores posiciones hechas públicas, la estrategia ultraliberal que propone el “Círculo”, también para el Territorio y la actividad turística.

En segundo lugar, “las extracciones petrolíferas en aguas españolas y africanas (¿?) cercanas a nuestras islas”. Y resulta muy pero que muy chocante, que en el tema estratégico del Modelo Energético, el “Círculo” se olvide que Canarias tiene unos formidables recursos energéticos limpios, capaces de acercarnos a la Soberanía Energética de las Islas, capaces de desarrollar una nueva y pujante actividad industrial endógena y capaces de crear un montón de empleo cualificado. Probablemente esta sea la actividad que más pudiera ayudar en Canarias a modernizarnos y transformarnos en una sociedad sostenible. Pero el “Círculo”, no presta ninguna atención a esta deslumbrante realidad, y se encierra en la defensa de las prospecciones. Que representarían, en su caso, lo viejo, lo finito, lo contaminante, lo que no va a crear empleo significativo (salvo en los astilleros) ni va a generar renta que permanezca en las islas. Y, además, casa mal con nuestra actividad fundamental hoy en día y en el próximo futuro. Aquí sorpresivamente, el “Círculo” abandona el papel protagonista que vimos en un principio que pretendía asumir y apuesta por el negocio foráneo, dirigido por los de fuera (como siempre había ocurrido, en este caso plegándose a los intereses de Repsol), asumiendo otra vez el carácter subalterno y dependiente de la vieja burguesía canaria. Y esta es una contradicción muy profunda, que tiene que tener razones muy espesas para que sea defendida así. ¡Ellos sabrán!

En tercer lugar “nuestra oferta sanitaria y cultural (sic)” Y como todos sabemos leer, leemos que se propone la actividad empresarial privada en la Sanidad y no en la Cultura sino en la Educación (incluida la universitaria). Y es que, a diferencia por ejemplo del comportamiento de la burguesía catalana, la burguesía turística canaria no viene mostrando especial interés por el mundo de la cultura y las artes isleñas
Y aquí podríamos colocar la tercera cuadratura del “Círculo”

Epílogo-Ruego. En la Declaración del “Círculo”, como es lógico, los empresarios grancanarios hablan como tales. Pero su natural querencia a representar el todo social en vez de la parte (por supuesto, importante) que les corresponde, hasta en tres ocasiones se autotitulan “las empresas y las familias canarias” y, hasta en otras dos lo hacen “de empresarios y trabajadores”. Simplemente por higiene social y para evitar el contrabando ideológico, los empresarios grancanarios, cuando salen a la opinión pública, deberían manifestarse única y exclusivamente como tales.

En cualquier caso, propiciar un debate como lo han hecho, creo que es algo que todos debemos agradecerles en lo que vale. Cuadraturas aparte.

*Antonio González Viéitez es miembro de la Academia Canaria de la lengua. Fue profesor de Economía en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio González Viéitez, democracia, Economía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Las cuadraturas del “Círculo“. Antonio González Vieitez

  1. SEBASTIÁN dijo:

    Internet nos permite cada día leer artículos que ponen a la vista el apocalipsis de la sociedad económica que nos han impuesto. Multitud de firmas de prestigiosos profesionales nos indican el fracaso del sistema capitalista que en esta su última etapa globalizada -ultraliberal- ha provocado la mayor crisis económica de todos los tiempos y nos indican cómo el Poder financiero se ha hecho con el poder político, incluso con el consentimiento de sus ingenuos electores. Son múltiples las firmas que día a día denuncian tan espectacular expolio a la Sociedad. Hoy los artículos de Antonio González Viéitez y de Antonio Morales son exponente de lo que señalamos. ¿Cuando las fuerzas progresistas fundarán una GRAN ESCUELA DE FORMACIÓN POLITICA, ECONÓMICA Y SOCIAL, dentro y fuera del marco digital, dirigida a las clases sociales preparándolas para conocer el entramado real de los intereses económicos que los manipulan? No es el sitio para desarrollar este tema, pero no me cabe duda que la Derecha desplegaría todos su medios para que no prosperara esta idea, ya lo consiguieron con la asignatura de bachillerato sobre la “ciudadanía”, a pesar de constituir sólo un frágil intento de concienciación ciudadana, eso sí, a la edad adecuada en la formación de opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s