Ojalá que te vaya bonito, Chavela Vargas


Pasó en Coyoacán, en la Casa Azul de Diego Rivera y Frida Kahlo :
¿Quién es esa niña, la de la camisa blanca?- Preguntó Frida.¿Quién es?
Es Chavela Vargas, le respondieron. Anda en la cosa artística. Le gusta artistear.
Frida estaba recostada en la cama, vestida de colores, con sus trenzas. La acercaron al patio para que disfrutara de la fiesta. Junto a ella se puso Chavela. Y allí estuvieron hablando las dos. Chavela pensó ¡Qué bella es!. Alrededor de ellas artistas, músicos, mariachis, tequila…Horas y horas hablando.

Diego le pidió a Chavela que se quedara (“vive usted en Condesa, muy lejos, quédese aquí que tenemos muchos cuartos”.) Y chavela se quedó acompañada de un perro. Hubo más días y más noches en aquella Casa Azul que un día visitó André Bretón. Chavela no entendía los cuadros de Frida, pero eso daba igual. “Me interesaba la mujer, no la artista, me interesaba Frida”, escribe Chavela en su biografía.

Años después Chavela recibió una carta de Frida “Vivo para Diego y para ti”. Chavela quemó la carta “No quiero que quede nada cuando yo me vaya. No quiero que mi amor ande rondando por las cantinas. No quiero que se subaste mi amor ni que señores panzudos apuesten por mi cariño, por mis afectos”. Así es Chavela, así era. Entregó su alma en los escenarios, nos la mostró con la voz rota, ahogó su alma en tequila, también la ahogó en lágrimas. Pero no se prestó a que subastaran sus sentimientos.

Chavela poncho rojo. Chavela en la Habana con Nicolás Guillén. Chavela en México entre Diego y Frida en la Casa Azul. Chavela en Madrid en la residencia de estudiantes con García Lorca. Chavela que con quince años abandona su Costa Rica natal para aprender a cantar mexicano a la sombra de José Alfredito.

Qué vida más vivida y más bebida. La soledad nació contigo en Costa Rica y volaste a México. Paloma, esposa de José Alfredo Jiménez, decía: Ya llegaron José Alfredito y Chavela y nació la noche. Y vaya que nacía para amanecer otra vez entre los brazos. Cuenta su médico que este domingo de despedida Chavela estuvo muy lúcida, que “sus últimos recuerdos fueron para México, para España y para García Lorca”.

Chavela vuelvo a tu música para despedirme de las simples cosas. Porque uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida me gustaría volver a las calles de Chiapas, al México indígena y colorido que conocí en los 90, y buscar entre esos colores el rojo de tu poncho, y pedir un tequila y brindar por tu voz desgarrada y desgarradora. Y sentir que conecto con el rincón del alma donde tengo la pena que me dejó tu adiós. Aquí levanto mi tequila y brindo por ti, Chavela.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en cultura. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Ojalá que te vaya bonito, Chavela Vargas

  1. Pimpi Acosta dijo:

    Se entregaba a todo como si fuera el último trago. Eso dice mucho de ella, mujer fuerte, mujer rota, pero una mujer integra.
    Hasta siempre CHAVELA VARGAS, seguiremos brindando por ti en las buenas y en las malas.

  2. Fernando Pérez dijo:

    Ha muerto una parte de la historia. Quizás la ultima persona que queda de una generación especial. Ni mejor ni peor, solamente diferente. Un beso y nos veremos

    • Nancy Diez dijo:

      Yo tuve el inmenso placer de conocer personalmente a Chavela y era una persona encantadora, realmente única. Simpática, muy cariñosa y con un gran sentido del humor, era imlposible no quererla. Tenía una forma de besar muy especial aunque nada ortodoxa porque terminaba comiéndote la boca, pero curuosa

    • Nancy Diez dijo:

      Yo tuve el inmenso placer de conocer personalmente a Chavela y era una persona encantadora, realmente única. Simpática, muy cariñosa y con un gran sentido del humor, era imposible no quererla. Tenía una forma de besar muy especial aunque nada ortodoxa porque terminaba comiéndote la boca, pero curiosamente era

  3. Carmen dijo:

    Hasta siempre Chavela, un beso y un brindis …..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s