El pensamiento contable. Antonio Morales *


El sábado 19 de mayo el escritor Gustavo Martín Garzo describía en El País cómo “la sociedad entera vive entregada al gran dios del dinero. (…) No deja de hablarse del déficit, de la deuda, de las altas operaciones financieras, pero se evita hacerlo del sufrimiento de los que no tienen nada, de la pobreza creciente de jóvenes y ancianos, del envilecimiento del mundo”. Y citaba a los pueblos perdidos que compiten para que se instalen en sus verdes prados cementerios nucleares y la batalla entre comunidades por conseguir que se emplace en sus territorios el famoso casino de “privilegios fiscales, prostitución y profunda vulgaridad”.

También días atrás José Antonio Marina se lamentaba en RNE de que los economistas hayan arrinconado a los intelectuales y científicos en el debate público de manera que parece que todos los problemas tienen “solamente” una solución económica. Igualmente en el diario de Prisa, Juan Goytisolo se quejaba de cómo “el dios Mercado se arroga el papel de principal educador. (…) Ha sustituido al profesorado en su tarea gracias a una publicidad omnímoda que subyuga a niños, adolescentes y jóvenes superconectados con la Red. (…) Ciertamente, las humanidades y el estudio de las lenguas clásicas son poco rentables en un mundo en crisis. (…) El saber no rentable ha dejado de interesar…”. El premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales, Tzvetan Todorov, ha insistido una y otra vez, durante los actos de presentación de su último libro en España, en que el afán de ganar más está destrozando nuestras vidas, que “todas las vertientes del hombre se están sacrificando en el altar de la rentabilidad, que se considera imprescindible para la supervivencia del estado y los países.(…) Nos olvidamos de que la economía está al servicio de la sociedad y que la sociedad, a su vez, está al servicio del florecimiento de los individuos”…

Y es que no estamos concibiendo otra posibilidad para el ser humano que la de ser un “homo economicus”: un individuo egoísta, consumista, que no contempla más emociones que las del lucro individual ni más metas que las de maximizar las ganancias. A finales de los noventa un colectivo dirigido por Marc Hufty centró sus estudios en lo que llamó el “pensamiento contable” (La pensée comptable. État, neoliberalisme, nouvelle gestion publique) y ya nos hablaba de una relación de fuerzas más favorables al capital que al trabajo, en una mistificación ideológica contraria a las políticas sociales. Se trata de instaurar un Estado mínimo y eficaz sin que importe el crecimiento de las desigualdades sociales y la pobreza y se preguntaba: “¿Está el pensamiento contable destinado a hacer tabla rasa de las formas de gestión más humanas”.

Para Luca Marsi (“El pensamiento “economicista”, base ideológica del modelo neoliberal”) no se trata de criticar la enseñanza de las materias económicas, ni de dudar de la importancia de estas disciplinas, sino de la posibilidad de abrir la mente a otras perspectivas, a la posibilidad de profundizar en las relaciones “extraeconómicas” para “salir del marco analítico estrictamente económico, para romper el esquema ideológico dominante y volver a percibir los demás aspectos de las relaciones interpersonales”.

El Nobel Vargas Llosa, en su última visita a Gran Canaria, despojándose del neoliberalismo que ha abrazado sin pudor en los últimos años para quedarse en el liberal que antes fue, nos advertía que en el contexto de este mundo “en el que hay que formar fundamentalmente gente preparada para entrar al mercado laboral, (…) la educación que no incluye una formación integral del individuo y prepara sólo técnicos y especialistas puede crear un mundo robotizado en el que lo primero que podría desplomarse es la democracia. La democracia necesita ciudadanos alertas, que tengan un espíritu crítico que solo las humanidades estimulan y crean”.

Es exactamente lo mismo que plantean dos grandes libros que recomiendo fervientemente: (“Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades”, de Martha C. Nussbaun. Ed. Katz y “Adiós a la universidad. El eclipse de las humanidades”, de Jordi LLovet. Galaxia Gutemberg/Círculo de Lectores).

Para la profesora de derecho y ética Martha C. Nussbaun el mundo está viviendo una profunda crisis que con el tiempo puede ser muy perjudicial para el futuro de la democracia: “la crisis mundial en materia de educación”. El afán de lucro sin límites está descartando aptitudes imprescindibles para la democracia, que pende de un hilo a nivel planetario. Ninguna democracia puede ser estable si no cuenta con el apoyo de ciudadanos educados para este fin, ciudadanos que respeten y se interesen por los demás, que sean capaces de ver a los demás como seres humanos y no como objetos. La rentabilidad y el civismo deben ir siempre de la mano y no es concebible que se sustituya el pensamiento crítico por la rentabilidad a corto plazo, que se valora más que el desarrollo personal. La autora no cuestiona en ningún momento la ciencia y la tecnología sino el abandono de otras capacidades vitales: “desarrollar un pensamiento crítico, la capacidad de trascender las lealtades nacionales y de afrontar los problemas internacionales como “ciudadanos del mundo”; y por último, la capacidad de imaginar con compasión las dificultades del prójimo”. “La educación para el crecimiento económico se opondrá a la presencia de las artes y las humanidades como ingredientes de la formación elemental mediante un ataque que, hoy en día, se puede observar en todo el planeta”. Cuestiona que sea el crecimiento económico el que traiga los otros valores que defiende, como se nos intenta vender, y critica que el progreso de una nación se mida solo por el PIB, o el desarrollo económico, sin tener en cuenta la distribución de la riqueza y la igualdad… frente al paradigma del desarrollo humano. Los derechos y el cuestionamiento del presente no pueden ser abrogados por la economía. El miedo a las Humanidades esconde el temor a que se genere la comprensión frente a la moral obtusa. La capacidad de reflexionar y argumentar en lugar de someterse que facilitan las carreras humanísticas suponen un valor esencial para la democracia. Hay que impedir que se forjen generaciones sumisas, máquinas utilitarias, eficientes y productivas y sin capacidad de pensar, de debatir, de ser críticas… Por último, Nussbaum propone incentivar al máximo la educación para la ciudadanía democrática como forma de preservar la salud de la sociedad. Para evitar el “suicidio del alma” como escribió Tagore.

En la misma línea abunda el catedrático de Literatura y profesor de Filosofía Jordi LLovet, para el que el plan Bolonia no ha sido sino “meter la mano neoliberal en la organización de la enseñanza superior, (…) nada más lejos de los antiguos propósitos liberales de la primera mitad del siglo XX”. Las Humanidades (historiografía, literatura…) mostraron en todo momento una dimensión moral y política de primer orden: “que los ciudadanos mantengan una razón despierta y vigilante, a cualquier precio, forma parte de la definición de la democracia desde su fundación occidental (…) No puede construirse ningún sistema democrático propiamente dicho si la ciudadanía no está preparada intelectualmente para el necesario discernimiento de todos los hechos que se le presentan a diario ante sus ojos y su consciencia”. Aunque sea “sin fines de lucro”, no podemos renunciar a un debate en el que nos jugamos mucho.

PD.- Mientras leía el libro de Martha C. Nussbaum, el pasado día 16 de mayo se anunciaba que se le concedía el premio Príncipe de Asturias 2012. La paradoja es que se le premia por lo que dice pero, al mismo tiempo, se hace lo contrario. Miren si no el cambio de giro de la asignatura de Educación para la ciudadanía del ministro Wert que sustituye los contenidos –a los que llama ideológicos- dedicados a la homofobia o las desigualdades por la “libertad económica”.

*Antonio Morales es alcalde de Agüimes. Este artículo fue enviado a nuestro blog para su publicación.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio Morales, otros autores, política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El pensamiento contable. Antonio Morales *

  1. ejenenacar dijo:

    Señor Morales, la forma más rápida y eficaz de toma de consciencia y discernimiento se lleva a cabo cuando se sufre en carne propia esos hechos que se presentan a diario ante los ojos de la ciudadanía.
    Sigue usted con un exposición voluntariosa y bastante populista de la situación. Lo cierto es que todo apunta a las mismas raíces, que no son otras que quienes tienen la capacidad de cambiar las cosas y no lo hacen; esto es: el poder político.
    La ciudadanía en general está muy lejos de la denominación “homo económicus”, ni es egoísta, ni tiene como meta el lucro individual sin más. ¿Obviaríamos pues la gran cantidad de colectivos, ONGs, particulares,…, que ejercen mayoritariamente una labor altruista de solidaridad y desempeño de funciones que deberían corresponder al Estado?. ¿Cuántos deshaucios ha conseguido parar ese grupo de reciente creación STOP DESHAUCIOS?. ¿Sabía usted que se están formando colectivos que se empeñan en la ocupación de viviendas de los stocks bancarios, para uso de los desahuciados de la banca?. ¿De parte de quién está la Democracia y quiénes ejercen el terror?.
    Al ciudadano no se le convierte en robot por pretender negarle asignaturas tan fundamentales como Las Humanidades, pues el individuo es esencialmente humano. Es en las dificultades, dónde ese carácter intrínseco sale a relucir; al igual que sale a relucir ese otro tipo de caracteres tan propiamente humanos como son: el egoísmo, la insensibilidad, la intransigencia,…,
    Lo que ocurre es que, aún teniendo espíritu crítico (cualidad humana por excelencia), nadie actúa de igual forma ante unos hechos concretos. Unos ejercitarán su derecho a disentir, sin pararse a pensar que tal opción pudiera acarrearle consecuencias negativas y créame bien si le digo de lo que le hablo. Otros acatarán sin rechistar, pues priman el interés personal y/o clasista, aunque piensen lo contrario (sensatez lo llaman). Otros ni lo uno ni lo otro, no toman partido; pues o bien no le influye o bien no les interesa estar a mal con nadie. Lógicamente las variantes de estas tres opciones son infinitas, como infinitas son la variedad de las personas.
    Pero la cuestión no es tanto las distintas opciones que pueden tomar las personas ante unos hechos que se le presentan, eso, me temo es posible cambiarlo (sólo imponerlo); la cuestión es qué se podría hacer para que esos hechos no nos vinieran dados saltándose la más elemental de las condiciones democráticas; quiénes tienen tanto poder para así proceder y de quién depende que esto cambie a niveles aceptables de sensatez.
    Son quienes tienen ese nivel de trascendencia en la vida de la sociedad, quienes hacen que el crítico deje de serlo tanto, el servil se sienta más apto y el indolente continúe en el limbo. No se puede pues acusar a la ciudadanía en general de los males que padece a nivel social, ya que no depende de ella fiscalizar la actuación de los que no cumplen los parámetros democráticos cuando ejercen el poder.
    ¿Quienes robotizan pues a la sociedad y atentan seriamente contra la Democracia?
    Quienes ejercen el poder en esta “sociedad democrática”, lo hacen sin control efectivo y legislan para que así sea. Por eso no se entiende que desde una tribuna se pueda abogar por lo público, mientras se privatizan servicios esenciales, para la comunidad local por ejemplo. ¿Qué humanidad hay en subir la recaudación del agua y contribución, sin atender a la situación familiar del difícil momento en que estamos?. ¿O en “obligar” al pago de las mismas, en entidades bancarias, muy humanas y solidarias ellas?.¿Y en cobrar para que nuestros hijos puedan practicar deporte en unas instalaciones municipales?. Eso si tienen plaza, pues no es cierto eso de “deporte para todos”. ¿Y en potenciar la cultura en recintos privados y al alcance de unos pocos?. ¿Cuántas voces independientes y verdaderamente críticas podría enumerar en los programas de radio y televisión locales?.
    Tienen el poder y lo ejercen de forma dictatorial, pues no legislan para evitarlo. ¿Cómo se puede apelar desde esa atalaya a la voluntad popular sin sonrojarse?. ¡Voluntad política, empezando por lo local sr. Morales!, que lo que necesitamos con urgencia son personas con poder real que efectivamente deseen cambiar las cosas. ¡Ánimo!.

    • cazafantasmas dijo:

      Tenemos más políticos y más asesores de total confianza de los que podemos pagar, más universidades, aeropuertos y trenes de alta velocidad de los necesarios, pero no tenemos el sistema sanitario ni el sistema educativo al que aspiramos. Wert es de esos hombres que dan marcha atrás a los tiempos con esa soltura del que solo es capaz un plusmarquista de la demagogia y la mentira. Su frivolidad y falta de respeto es la propia de los que no creen lo que dicen y que solo están ahí para servir a quien tiene que servir. Ha sido un infortunio más porque cuando ejercía de tertuliano estaba en un empeño inocuo, el de tratar de convencernos de que, a pesar de su ignorancia, sabía de lo que hablaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s