La democracia y sus enemigos íntimos. Antonio Morales*


En los últimos años son muchos los pensadores europeos que nos vienen advirtiendo acerca de la peligrosa deriva de la democracia en el Viejo Continente. Eruditos de distintos lugares como Vidal-Beneyto, Guy Hermet, Emmanuel Tood, Hilary Wainwright, Luigi Ferrajoli o Tony Judt, entre otros, han profundizado recientemente en la pérdida de los valores democráticos y en la degeneración de la democracia nacida de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. En esa línea de pensamiento, uno de los mayores intelectuales europeos, el filósofo búlgaro Tzvetan Todorov, acaba de publicar un libro (“Los enemigos íntimos de la democracia”. Galaxia Gutenberg/ Círculo de Lectores) en el que disecciona los peligros que acechan a las democracias occidentales. Para este premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales de 2008, los riesgos no provienen de la cultura árabe o china sino que nacen de nosotros mismos: “los enemigos íntimos no son cuerpos extraños que se ha colado en ese territorio, sino algo intrínseco a la democracia del país, algo que forma parte de ella y que es, a la vez, una perversión de la misma”. Según Todorov el mayor riesgo para la democracia en estos días proviene del mesianismo (el afán de imponer por la fuerza la democracia en otros lugares con distintas intenciones, como ha sucedido en Afganistán, Irak o Libia), el ultraliberalismo (que ha puesto a la política y a los gobiernos al servicio de la economía de mercado y que está destruyendo el Estado de bienestar) y el populismo (que echa mano de la xenofobia y el nacionalismo excluyente para culpar a los demás de los males que nos aquejan).

Para el también medalla de la Orden de las Artes y de las Letras en Francia, la democracia tiene como objetivo mejorar el orden social por el esfuerzo de la voluntad colectiva y procura un mundo más justo y solidario desde la separación de poderes, medios de comunicación plurales y la independencia de la economía y el Gobierno. “El pueblo, la libertad y el progreso son elementos constitutivos de la democracia, pero si uno de ellos rompe su vínculo con los demás escapa a todo intento de limitación y se erige en principio único, esos elementos se convierten en peligros: populismo, ultraliberalismo y mesianismo, los enemigos íntimos de la democracia”.

Según Todorov, el mesianismo sitúa a la política frente a la moral y la justicia y “las masacres cometidas en nombre de la democracia no son más difíciles de soportar que las que provoca la fidelidad a Dios, a Alá, al guía o al partido. Tanto las unas como las otras llevan a los mismos desastres de la guerra”, y así se justifican las intervenciones a los países, generando un movimiento entusiasta con la excusa de mejorar la suerte de la humanidad. La violencia de los medios empleados anula la nobleza de los fines, pero no dudan en imponer un modelo a “los que son incapaces de dirigirse por si mismos”. Desde luego siempre serán los Estados débiles los salvados y sus salvadores jamás rendirán cuentas: “la moral y la justicia al servicio de la política de los Estados perjudican la moral y la justicia, porque las convierten en simples instrumentos en manos de los poderosos y las hacen aparecer como un velo hipócrita que oculta la defensas de sus intereses”. Y vale todo, vale la tortura, la masacre de civiles, los bombardeos masivos, las ocupaciones. Para ser liberados hay que someterse antes. Y se corre entonces el riesgo de “empañar la democracia ante los que deben beneficiarse de ella, y también de erosionar los principios de los mismos que la defienden”.

Habla de Bastiat, que en la Francia de 1848, sostenía que si se favorece demasiado la solidaridad entre todos, se corre el riego de debilitar la responsabilidad y matar la iniciativa. Si los hombres no interfirieran el curso natural de las cosas, si el Estado no interviene para corregir los efectos indeseables, entonces es cuando fluye sin menor obstáculo la libre competencia. Y cita a Hayek: “lo que en el pasado hizo posible que se desarrollara la civilización fue la sumisión del hombre a las fuerzas impersonales del mercado”. Se afianza así el segundo enemigo íntimo de la democracia: un neoliberalismo que nace para oponerse al comunismo y se convierte en ultraliberalismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Los beneficios se individualizan y los riesgos se socializan adquiriendo así los rasgos del discurso totalitario desde el radicalismo y el maniqueísmo que lo acompañan. “Toda influencia de la colectividad en los deseos individuales se asimila inmediatamente al gulag” y la economía devenida en global, “ya no está sometida al control político de los Estados. Todo lo contrario. Son los Estados los que se han puesto al servicio de la economía.(…) Lo único que queda de la democracia es el nombre, porque ya no es el pueblo el que detenta el poder”. Cada vez el margen de la política es menor y no hay más alternativa que el consumo y la deshumanización. Se forman oligarquías político-económicas que descartan “a los perdedores, auténticos despojos del sistema, condenados a la pobreza y al desprecio”. La ciencia cuando es concebida para exprimir los recursos se convierte, en sus manos, en una amenaza y “los elementos que teníamos para siempre como el agua, el aire y la tierra se han vuelto vulnerables: no es la aspiración del conocimiento sino el deseo de enriquecerse lo que motiva el uso inmediato y sin moderación de las nuevas tecnologías”, sin tener en cuenta el futuro del planeta. Y en todo esto desde luego juegan un papel importantísimo los medios de comunicación, mediatizados por el poder económico, que cuando persuaden y manipulan hacen sustituir la democracia por una plutocracia: “la libertad de expresión es muy valiosa como contrapoder, pero como poder debe limitarse” y no basta con el derecho a expresarse, sino que hay que tener la posibilidad se hacerlo, dado que la libre expresión de los poderosos puede ser peligrosa para los que no tiene voz.

Y alimentado por todo esto aparece entonces el tercer enemigo íntimo de la democracia: el populismo y la xenofobia, que se sustentan de las pérdidas de las referencias tradicionales, la disolución de los vínculos sociales, la globalización económica y el individualismo. Se produce una alianza entre los partidos de la extrema derecha y los populistas que, en general, no considera Todorov ni fascistas ni nazis. Apelan a la demagogia, recurren a lo cotidiano frente a los valores sublimes de la democracia y acuden al miedo, que cala en mayor medida en las personas menos formadas. Se escudan en la identidad nacional para propiciar un ataque a la multiculturalidad y no dudan en echar mano o incentivar la violencia para alcanzar sus fines. Muchas veces, también, se apropian de la palabra libertad para vender su ideario: el Partido de la Libertad, en Holanda; el Partido Austríaco de la Libertad; el Pueblo de la Libertad de Berlusconi; el Svoboda (Libertad) de Ucrania…Se sublima igualmente el discurso individualista y en este punto el autor no duda en hacer una llamada a la potenciación del papel regulador de la familia para evitar más llamadas populistas a reforzar la policía, a construir más cárceles, a castigar con más dureza…

Aunque Teodorov es pesimista y piensa que la democracia puede quedar radicalmente devaluada también cree que es posible seguir luchando por equilibrar sus grandes principios: “poder del pueblo, fe en el progreso, libertades individuales, economía de mercado, derechos naturales y sacralización de lo humano”. Defiende que Europa tiene ante sí la posibilidad de refundar la democracia y apela a una “primavera europea” que devuelva “todo su sentido a la aventura democrática que emprendimos hace varios cientos de años”. No en vano “el futuro depende de las voluntades humanas”.

*Antonio Morales es alcalde de Agüimes. Este artículo fue enviado por su autor a este blog para su publicación.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio Morales, democracia, otros autores, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La democracia y sus enemigos íntimos. Antonio Morales*

  1. ejenenacar dijo:

    Señor Morales ha redactado usted un perfecto escrito que yo consideraría de populista y voluntarioso. Da usted (en boca de intelectuales) las claves de la degeneración democrática y de los enemigos que la están abocando a la pérdida de su esencia. Y en eso podríamos estar de acuerdo, son datos constables y evidentes, fuera de toda especulación. Pero la solución, según usted depende de las voluntades humanas y es aquí donde creo que peca de populismo y voluntariedad.
    Si el futuro, el presente y el pasado, dependiera, depende o hubiera dependido de las voluntades humanas; muy probablemente no tendría usted necesidad de recurrir a reconocidos intelectuales de prestigio internacional, para intentar aportar su grano de arena en intentar subsanar esta falla social en la que estamos inmersos. Si la refundación democrática necesitase de la sóla voluntad de la mayoría social, estaríamos viviendo esa “primavera” a la que usted alude. El movimiento 15M, que aboga por la regeneración democrática al grito de “Democracia Real Ya”, cuenta como sabrá, con casi un 70% de respaldo social. Sin embargo, ni una sóla de sus más de cuatrocientas propuestas y salvo honrosas excepciones en el arco parlamentario, han sido tan siquiera admitidas a debate, por quienes verdaderamente ostentan el poder de hacerlo. ¡Y se siente legitimados!, ¡aquellos que legislan sin concenso, a base de decretazos y contrariamente a las propuestas que le auparon al gobierno, se sienten legitimados!. Y las ¿reglas del juego democrático?, así los autorizan.
    Es por tanto la voluntad política de la mayoría parlamentaria, la que tiene la capacidad de hacer frente a la degradación democrática y no parece estar dispuesta a hacerlo. ¿De qué manera podría la voluntad de la mayoría inferir en la de esa élite minoritaria?. Sabe usted, la cantidad de veces que se han conseguido las firmas necesarias para llevar a debate propuestas sociales, que no han conseguido llegar al parlamento; pese a ser el único resquicio reconocido constitucionalmente a la población. Dígame entonces cómo se podría imponer la voluntad de la mayoría para la consecución de ese logro, inmensamente más necesario, cual es el cambiar las ¿reglas del juego democrático?.
    Los políticos ciertamente, son esencialmente humanos y si es a la voluntad humana de ese colectivo a la que usted se refiere, me temo que no va a ser posible una solución con la urgencia necesaria, si tenemos en cuenta el modus operandi de la mayoría de las organizaciones políticas. La manera como se estructuran y se toman las decisiones relevantes en su seno, no se podrían considerar sobradas de eso que reconocemos como democracia. No digamos ya, cuando estas organizaciones consiguen auparse al gobierno de una institución y como tras poco tiempo consiguen enfrentar a todos contra todos sus representados; unos “barrigas alimentadas” y los otros, que no consiguen un plato de comida de la institución por muy preparados y aptos que sean. “Estás conmigo o en mi contra “, ese ha sido el lema tan democratizador que ha imperado en las instituciones de este país desde la transición.
    Decía Saramago que: “no sólo existe la corrupción en las instituciones, sino que la plaga afecta al resto de la sociedad que la acepta y cohabita con ella”. Añadiría, que esa sociedad corrompida es la herencia que nos ha dejado el proceder de los que obstentan el poder institucional en este país.
    ¿Conoce usted el pueblo de Marinaleda en Sevilla?. Viven básicamente de la agricultura y no saben lo que es el paro, después de socializar unos terrenos ganados a la aristocracia. Claro que allí todos cobran un mismo sueldo, muy digno por cierto, para un digno desarrollo vital. También tienen todos una vivienda digna, por las que, quienes han tenido que recurrir a un crédito, pagan una cantidad irrelevante. Las decisiones de gobierno se establecen en asambleas de vecinos (el poder reside en el pueblo), respetándose la elección de la mayoría,… ¿Me podría indicar un ejemplo en que la Constitución y la Democracia se vean mejor representadas?.
    Claro que desde la alcaldía, se podría haber hecho otra cosa bien distinta: Se le podría procurar trabajo a una parte bien elegida de la población, a la que se le procuraría la continuidad laboral todo el tiempo. Se podría procurar terrenos edificables a bajo precio, de terrenos detraídos de otra parte de la población, pagándoles a precios rústicos y no precisamente de mercado, para recalificarlos posteriormente y reservando las mejores parcelas a los colaboradores mejor posicionados en la pirámide local. Se harían asambleas vecinales en las que, si vencen nuestras posturas de principio tras el respaldo de una parte interesada, bien y si no; pues la asamblea queda hecha añicos y ejercitamos el poder que nos otorga la mayoría en el consistorio,… No le preguntaré si conoce peores ejemplos de degeneración democrática, que los hay. Tan sólo le diré que otra forma de gobernar es posible y constatable y que la regeneración democrática debe partir de la volundad política de quienes ostentan el poder delegado del pueblo.
    Es en las raíces, que el árbol se asienta para procurarse el sustento y desarrollarse adecuadamente, todas cumplen su función y ninguna es irrelevante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s