Menos municipios, más centralismo. Antonio Morales*


Como magos de salón, nos van sacando de la chistera cuando les conviene los asuntos contra los que quieren ir a degüello. Unas veces para crear un tema de opinión propicio sobre las medidas a tomar y otras para distraer la atención de la ciudadanía cuando están tramando una gorda. Lo cierto es que no descansan. En su afán de ajustes, adelgazamientos y tijeretazos sin límites van creando polémicas interesadas, con datos manipulados, en los medios de comunicación. Y lo peor es que entramos todos al trapo. No pocas son las ocasiones en las que logran orientar el sentir colectivo y consiguen que no se discuta lo que plantean. Y detrás, siempre, el cuestionamiento de lo público. Está de más hablar de cómo las grandes empresas evaden a Hacienda y tienen por ahí en paraísos fiscales más de 40.000 millones de euros, o de cómo la banca está sangrando las cuentas públicas con unos intereses usureros mientras les prestamos dinero casi regalado (fíjense en lo que está pasando con la Comunidad valenciana), o cómo rescatan “bankias” con el dinero de todos (se habla de que poniendo 10. 000 millones, los mismos que se han restado a educación y sanidad) en una nacionalización temporal, hasta que esté saneada, porque aquí solo se socializan las pérdidas, o cómo están anunciando una nueva oleada de liberalizaciones -dicen- cuando no se trata sino de privatizaciones puras y duras, en un auténtico expolio al Estado.

Por eso el ministro Soria afirmaba hace unos días que la culpa de la situación de Canarias, “de dos años para acá”, es del Gobierno autonómico porque “no se ha atrevido a disminuir el peso del sector público”. Hay que vaciar la educación, la sanidad, el control gubernamental sobre el territorio y demás para conseguir imponer la gestión privada sobre todos estos sectores estratégicos y para, entre otras cosas, como también decía Soria días atrás, más gallito que nadie y en su salsa, conseguir “más libertad para construir en la costa equipamientos y hoteles”. Sobra el Estado. Se pone en cuestión a los funcionarios, las autonomías, los ayuntamientos y pretenden hacernos creer que la culpa de la crisis reside en las instituciones y en las políticas públicas. Es una campaña antidemocrática en toda regla. Y no falta quien les baile el agua con todo el interés del mundo o con toda la ignorancia del mundo.

En las últimas semanas la artillería pesada ha estado dirigida hacia las comunidades autónomas y los ayuntamientos en un afán totalizador claramente orientado a devolvernos al centralismo franquista. Han puesto en marcha hasta un manifiesto contra las autonomías, en un ataque frontal a los pactos de la Moncloa y a la Constitución, para “concienciar a los ciudadanos de lo que para la integridad, la cohesión, la viabilidad económica y la solidaridad nacional supone el modelo de Estado de las Autonomías que tenemos” y han generado un intenso debate sobre la innecesaridad de muchos ayuntamientos y la conveniencia de borrar del mapa a miles de ellos.

Para justificarlo todo recurren de manera machacona y torticera a la deuda pública y a los costes que suponen mantener al conjunto de los municipios españoles. Y es aquí donde adquiere mayor calado la mentira: la deuda española se cifra en una cantidad que gira en torno a los cuatro billones de euros (cuatro veces el PIB) y aunque las cifras puedan variar algo, la generalidad coincide en confirmar que la deuda pública no llega al 16%, la de las familias está en torno a un 22%, la de las empresas en un 30,5% y la de los bancos por encima del 32% . Es decir, la deuda fundamental del país es privada en más de un 83%, y de ésta, casi dos tercios corresponde a los bancos y a las empresas. Del conjunto de la deuda pública española (solo el 16% del total del país, el 60,1% del PIB), el 46% concierne a la Administración central, el 10,9% a las comunidades autónomas y un raquítico 3,3% a las entidades locales (más de la mitad de ésta pertenece a ayuntamientos capitales de provincia y Madrid se lleva la palma). Es más, según el Boletín Estadístico del Banco de España, la local fue la única administración pública que redujo su deuda en el último trimestre de 2011 frente al aumento que se produjo en las otras. Si bien el artículo 142 de la Constitución española señala que “las Haciendas locales deberán disponer de los medios suficientes para el desempeño que la Ley les atribuye”, el 137 considera la autonomía local como básica dentro de la organización territorial del Estado y el artículo 9.1 de la Carta Europea de Autonomía Local define su “Principio de autonomía financiera”, lo cierto es que, aunque tras las primeras elecciones democráticas se pactó que el 50% de los recursos fuera para el Gobierno central, un 25% para las autonomías y otro tanto para los municipios, en estos momentos los entes locales sólo reciben un 13%. De cada 100 euros que pagan los ciudadanos, 60 corresponden a tributos del Estado, 34 a autonómicos y solo 6 van a las administraciones locales; sus ingresos dependen en un 50% de impuestos directos; soportan un 32% (más de 7.000 millones) de competencias impropias, que son de otras administraciones pero que atienden y financian los municipios; la desaparición del impuesto de actividades económicas, que suponía el 20% de los ingresos municipales, nunca fue compensada; la Ley de Financiación Local se pospone legislatura tras legislatura a pesar de que todos los presidentes prometen resolver el tema cuando llegan al poder; la definición del marco competencial nunca se ha llevado a cabo, con el enorme perjuicio que supone para los ayuntamientos; la dependencia de otras administraciones es asfixiante. Y aún así, la inversión pública ejecutada por los municipios ha sido considerablemente mayor que la realizada por las comunidades. En esta tesitura, el Gobierno canario se queda con parte de IGIC, además de revisar a la baja el Fondo de Financiación garante de parte de la autonomía de los municipios canarios, aunque aumenten las competencias asumidas por los recortes en educación y en servicios sociales y que se estén poniendo en riesgo los servicios básicos y cercanos que se prestan a la colectividad…

Pues bien, a pesar de todo esto el Gobierno central no ha dudado en ningún momento en intervenir a muchísimos ayuntamientos españoles con el traído y llevado plan de ajustes para el pago a los proveedores. Paradójicamente, de los 17.000 millones previstos para este fin, los ayuntamientos solo necesitaron 9.500, es decir el 50% de la deuda municipal no ha tenido que recurrir al fondo por su solvencia económica. Y anuncia ahora una fusión masiva de municipios, en función de su número de habitantes, sin justificación alguna, porque no existen estudios que aseguren que la medida supondría ningún ahorro económico. Porque estamos hablando de pequeños municipios donde sus cargos electos no cobran, donde los funcionarios de carrera trabajan en régimen de acumulación en varios pueblos a la vez, donde la orografía y sus especificidades no siempre hacen funcionar la economía de escala. Son además, los pueblos en los que menos casos de corrupción se han producido y los que menos deuda tienen.

Los municipios tienen su origen en la Comunidad de Aldea que nació a fines del siglo IX en el norte peninsular y se consolidó en la comuna de la Edad Media. Para Italo Calvino son un conjunto de memorias, deseos y lenguajes y en el siglo XIX, Alexis de Tocqueville los definió como el lugar donde reside la fuerza de los pueblos libres. Joan Subirats dice que “el local es el mejor espacio para ofrecer respuestas concretas e integrales a los problemas”… En definitiva, hacer desaparecer municipios porque sí, es hacer desaparecer realidades históricas, es crear enfrentamientos gratuitos, romper la cohesión social y crear desarraigos, es enfrentar a los que más tienen con los que menos, instaurar la crispación, romper la convivencia, forzar relaciones vecinales y humanas…Es quebrar la célula principal de la participación de la comunidad en las decisiones colectivas. Es un tremendo paso atrás en la democracia. Pero me temo que esto no le interesa lo más mínimo a los mercados. Ni a un Gobierno sometido a los mercados.
*Antonio Morales es alcalde de Agüimes. Este artículo fue enviado a nuestro blog por su autor para su publicación.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Antonio Morales, democracia, otros autores. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Menos municipios, más centralismo. Antonio Morales*

  1. ejenenacar dijo:

    Es lo que tienen los regímenes totalitarios como lo es la dictadura del capital.
    Lo mismo se puede trasladar a la situación de las PYMES, de quienes nadie duda de su efecto beneficioso en la diversidad económica, sino sobre todo de la creación de puestos de trabajo. Sin embargo, se las ahoga con todo tipo de tasas fiscales y con pocas o nulas posibilidades de financiación.
    Una suerte de sinsentido, empeñado en globalizarlo todo para un mayor y más efectivo control sobre los países y sus ciudadanos, orquestado desde las más altas esferas del poder económico internacional: FMI, BANCA MUNDIAL, OCM,…
    Quieren hacer acopio no sólo del poder, sino también de las riquezas y para ello es necesario el desmantelamiento sistemático y amenazador de todo lo que huela a público y concentrarlo en unos pocos centros de decisión y clubs, elitistas en beneficio de unos pocos. Manteniendo, por necesario, un cada vez más reducido núcleo de “privilegiados”, que se salvan de la exclusión social a la que estamos arrastrados la mayoría, por la imposibilidad de sostener un sistema tan depredador e inestable como es el que representa el capitalismo ultraliberal.
    Se impone una respuesta ciudadana masiva y el 15M puede ser un buen comienzo, pero necesita más desarrollo y bajo mi punto de vista mayores apoyos y adhesiones, no sólo de ciudadanos anónimos, sino también de todo tipo de organizaciones progresistas. Claro que para ello, la propia organización del 15M, debería modificar su estatus de no admitir más que ciudadanos anónimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s