Espero no estar nunca en su pellejo. Federico Pulido Ortega*


Trabajo atendiendo a personas con infección por el VIH en un hospital público. De los 1.000 pacientes bajo mi cuidado, unos 150 son inmigrantes. Ni uno solo ha hecho turismo sanitario, y la mayoría no sabían que estaban infectados cuando dejaron su país en busca de un trabajo con el que ganarse la vida, o se han infectado estando en nuestro país.

Muchos de ellos perderán la tarjeta sanitaria y su tratamiento antirretroviral en agosto si se cumple lo anunciado por la señora ministra. Serán los elegidos para morir por el bien de los españoles.

Ahorraremos algo de dinero de nuestras maltrechas cuentas dejándoles morir, pero no nos importará porque son ilegales. No lo merecen. No existen. Pero yo conozco sus nombres y sus caras y cuando me despida de ellos en la consulta sabré que soy parte de la hipocresía de una sociedad donde el derecho a la vida es solo para algunos. ¿Qué sentirá un político tomando decisiones que suponen la muerte de personas en aras de un bien supuestamente superior, como es la reducción del déficit? Espero no estar nunca en su pellejo.

*Federico Pulido Ortega, el autor de este texto, envió esta carta a la sección de Cartas al director del Diario El País, donde fue publicada. Un servidor pensa escribir algo sobre la reforma de la Ley de Extranjería que va a realizar el gobierno español para dejar fuera de la asistencia sanitaria universal a los ciudadanos que no estén en situación regular en España. Pero creo que es imposible expresar mejor que este lector de El País las consecuencias de esa reforma que va a hacer un gobierno formado por ministros que la semana santa pasada presumían de su cristianismo practicante.

http://elpais.com/elpais/2012/04/26/opinion/1335461380_222409.html

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en derechos humanos, otros autores, sanidad, servicios sociales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Espero no estar nunca en su pellejo. Federico Pulido Ortega*

  1. ANANDA dijo:

    Es interesante como mínimo decir k el hecho de k a un paciente se le deje de suministrar la “medicacion” por vih es lo mejor k le puede okurrir puesto k su administracion es muerte segura. A kien le interese veanse videos en utube del Dr Roberto Giraldo, Dr Alfredo Embid y tantos otros cientificos y premios noben disidentes del vih

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s