¿Huelga general o pizza a un euro?


El humo de los contenedores que ardieron en las calles de Barcelona casi no nos deja ver a los miles y miles de ciudadanos pacíficos que gritaron por las calles de muchas ciudades contra los recortes sociales y la última Reforma Laboral. Es lo que tiene la prensa, que siempre encuentra más hueco en las portadas para contarnos lo que hace el uno por mil de los manifestantes que para mostrarnos lo que grita la mayoría tantas veces silenciosa y tantas veces silenciada.
La derecha aprovecha las fotos de las portadas para llenar twitter y Facebook de contenedores de basura ardiendo. “Es peligroso q se permita morder y golpear a policías, quemar coches y motos, y asaltar bancos y radios. El Estado debe impedirlo con firmeza” grita en su twitter Ángel Llanos. Ignora el político canario que en sus islas miles de manifestantes gritaron pacíficamente contra la reforma laboral, y que mañana el gobierno no les hará caso y los bancos seguirán desahuciando las casas de los pobres y el gobierno continuará mordiendo nuestros sueldos con sus reformas estructurales. Vamos, mejor que en Barcelona, ¿todo en orden, don Ángel Salvador?
En las islas por primera vez en muchos años salen a la misma hora y recorren las mismas calles todos los sindicatos. Al final Intersindical Canaria, Cobas, USO y diferentes organizaciones sociales secundaron la manifestación contra las políticas económicas europeas y la reforma laboral convocada por CCOO y UGT y otros sindicatos europeos. El próximo sábado Intersindical Canaria, Cobas, EA y diferentes colectivos sociales se reunirán en Gran Canaria para estudiar el posible apoyo a una huelga general para e l 29 de marzo. También invitaron a UGT y CCOO a esa reunión.
En la manifestación de este miércoles en Gran Canaria había muchos más de los 2500 que dijo la policía. Todavía hay gente dispuesta a salir a la calle, pero no nos engañemos, las organizaciones convocantes suman más afiliados que el número de manifestantes de esta noche. La gente que no está instalada en la apatía o el escepticismo , está paralizada por el miedo.
Los dirigentes sindicales deberían de tener claro que en estos momentos es tan importante la movilización contra los recortes sociales como la lucha contra el miedo. Y aquí deben de recuperar aquello de “la unión hace la fuerza”. Cada uno con su mensaje, cada uno que luche en su centro de trabajo por ser el sindicato más apoyado. Pero en la calle sobran ombligos y faltan manos enlazadas y voces que digan el mismo grito.
El mejor retrato de este momento que vivimos es la imagen de la manifestación pasando frente a la puerta de una pizzería. Cerca de un centenar de jóvenes y no tan jóvenes hacía cola para disfrutar de la oferta del día: una pizza a un euro. La muchachada miraba con indiferencia a los manifestantes, quizá estaban intentando resolver su máxima preocupación: pizza margarita o pizza vegetal.

Sólo con lo que dejarán de recibir los que sufran la congelación del salario mínimo, la bajada generalizada de las nóminas por la aplicación de los nuevos artículos de la reforma laboral o por la subida del IRPF se podría comprar y regalar más de 50 pizzas a la semana a todos los que estaban en la cola de la pizzeria. Los jóvenes no eran conscientes de que el secreto está en la masa, Mariano Rajoy no es un emperador romano, no tendremos pan y circo, se acabó el presupuesto así que habrá pan si sobra dinero después de gastarlo en el circo. Así que sería bueno que los sindicatos reflexionen y piensen que hay muchas formas de movilizarse. Habrá que plantearse cómo llegar a toda esa gente que está dispuesta a pasar más de una hora en la cola de una pizzería. ¿Qué será más efectivo para llegar a ellos?¿Levantar el puño?¿Convocar a la masa hasta la derrota final?¿O gritar pizzas a un euro? Decía el escritor italiano Alesandro Manzoni que es menos malo agitarse en la duda que descansar en el error. Pues eso, que habrá que agitarse (incluso en las dudas), porque en estos tiempos que corren no nos podemos permitir descansar en el error.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en derechos humanos, manifestación, movimientos sociales, política, servicios sociales, sindicatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s