En el laberinto kafkiano del paro


No sé por qué lo llaman Servicio Canario de Empleo o Instituto de Empleo, lo deberían llamar Instituto de Kafka, porque cuando un desempleado entra en esas oficinas se enfrenta a un proceso tan absurdo como el que vive Josef K., el protagonista de la novela “El Proceso” del escritor checo y, si has estado trabajando un par de décadas sin pasar por allí en una hora tu cuerpo sufre una metamorfosis, como si te levantaras con un montón de patas que te sirven para muchas cosas, pero no para caminar.

Después del emocionante programa del viernes, y de un fin de semana en el que no salía del asombro por las centenares muestras de cariño que me encontré en facebook, twitter y en mi correo electrónico (gracias, mil gracias, gracias a tod@s), hoy me decido este primer lunes al sol a escribir mi primera experiencia en el Servicio Canario de Empleo.
Fue el viernes, tras abrazar a mis compañeros de Canarias Ahora, a mis especiales invitados y colaboradores: Toni González Viéitez, Gregorio Figueras, Alexis Ravelo, Fernando Montecruz, a las queridas compañeras con las comencé y acabé el Correillo: Nayra Moreno y Thalía Rodríguez, a Herminia Fajardo, y a todos los buenos profesionales de Canarias Ahora Radio y del periódico, arranqué para la oficina del paro con mi carta de despido y el certificado de empresa.

Entras a la oficina del Servicio Canario de Empleo y lo primero que asumes es que eres un número. O dos números, porque hay dos maquinitas para elegir, una para información y otra para otra cosa que, si no has estado nunca, no sabes para qué es. Yo soy un código postal, y según ese código me corresponde una oficina. Después a la cola. A mi compañero Fran Ramírez (Jefe Comercial de Canarias Ahora que, como un servidor, fue despedido el viernes también por causas económicas) ya lo atendían porque fue antes.

Me piden mi DNI, mi carta de despido y el certificado de la empresa. “Hoy lo apuntamos como demandante de empleo, pero si quiere saber si tiene de derecho a prestaciones le doy cita para el próximo miércoles” me dice la trabajadora de la oficina del paro. “En nuestros ordenadores figura que usted ha trabajado sólo en Canarias Ahora, y que su nivel académico es Bachillerato” . Le respondo con la esperanza que cambie esos datos de forma inmediata: “Mire en Canarias Ahora sólo llevaba 4 años, yo es que llevo 19 años cotizando a la Seguridad, he estado en otras 4 empresas y tengo el título de licenciado de periodismo por una universidad pública. Nunca ha sido en economía sumergida, así que supongo que ustedes deben tener esos datos de la Seguridad Social, ¿no?”. “No señor, aquí no nos consta porque usted no ha venido por aquí desde que estaba en estudiando, pero se lo pondrán en esta cita que le doy ahora”.

“Yo le doy un número y usted trae esos títulos en esta fecha”, me dice en un tono amable. Miro el papelito con la fecha “¡2 de febrero de 2012!”. O sea que entre el 2 de diciembre de 2011 y el 2 de febrero de 2012 si un empresario se dirige al Servicio Canario de Empleo o el Inem (las competencias de Empleo no están transferidas del todo, porque el Estado quiere mantener la parte de las prestaciones) buscando un licenciado en Periodismo, yo no estoy en la lista, si busca a alguien con los cursos de doctorando en Sociología y con el Diploma de Eficiencia Académica por la Universidad de La Laguna, yo no estoy en la lista, si busca alguien con 19 años de experiencia, yo no estoy en la lista. A pesar de que mis dos títulos universitarios los saqué en dos universidades públicas y tienen la firma (como todos) del Jefe del Estado, para que esa información llegue al Inem uno debe pedir cita y esperar dos meses para llevarle los títulos. ¿Así pretenden arreglar el problema del desempleo?

Así que el próximo 2 de febrero tengo lo que llaman una cita “BAE” con técnicos de empleo a los que les tengo que llevar (según el papel que me dieron) credenciales de mi vida laboral, mi carné de conducir, mis titulaciones académicas y mis prácticas “no laborales”. La verdad es que se me ocurren muchas preguntas pero tendré que esperar al 2 de febrero: ¿no saben Hacienda y la Seguridad Social dónde he estado trabajando y cotizando estos 19 años?¿No le pueden pasar directamente esos datos al Inem y al Servicio Canario de Empleo? ¿Qué son las prácticas no laborales, me van a preguntar por las prácticas del carné de conducir o algunas prácticas de placeres personales?

Estoy seguro de que no, y de que esos técnicos de empleo serán tan buenos profesionales como las personas que me atendieron el viernes. Pero hay que reconocer que la mejor manera de sacar a la gente del desempleo no es montar un laberinto de ventanas y citas que van a la velocidad de las tortugas. Ante esa situación lo mejor es no resignarse, y un servidor tiene claro que no va a esperar por las tortugas. La vida sigue y uno mira adelante sonriendo ante los nuevos horizontes. ¿Desempleado? por ahora lo soy, pero ¿parado?, no, parado ¡nunca!

juanglujan@hotmail.com

En twitter: @juanglujan

En facebook: http://www.facebook.com/juan.garcialujan

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en política, servicios sociales. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a En el laberinto kafkiano del paro

  1. Pingback: Juan García Luján: El que quiera ejercer el periodismo, que lo haga con dignidad y con ética « Como las lentejas

  2. Jean-Yves Buard dijo:

    Amigo Lujan!

    No quiero desanimarte, pero cuando yo fuí al paro, le pregunté a la chica detrás del mostrador cuántas personas había colocado el último año (era antes de la ¿crísis?). Me contestó que hacía cuatro años que trabajaba en la oficina del paro y que hasta la fecha no había podido colocar a nadie. Tienes razón, Kafka no ha muerto!

  3. Silvia dijo:

    Una enredina de la cabeza a los pies.O de los pies a la cabeza.
    Una maraña burocrática que padecen los trabajadores del INEM-como bien comenta Juan G. Luján- y una indefensión para los que no les queda más remedio que acudir a esa Oficina.
    Maldita indefensión.
    Maldecirla sin resignación. Gracias, Juan G. Luján.

  4. S. Delgado dijo:

    Las he vivido, son experiencias traumáticas, humillantes e indignantes, por las que hay que pasar para poder cobrar el subsidio correspondiente, mientras se haya de estar en el paro, pero para salir de él hay que buscarse el trabajo cada cual por sus propios medios, y para ello no se puede esperar ni dos meses, ni uno, somos personas y debemos ser tratadas y consideradas como tales, pero la burocracia no entiende de humanidad, sólo de números, que para ella lo son hasta los propios burócratas.

  5. Miguel M. dijo:

    lo grave para los que tiene que pasar estas y muchas otras vicisitudes, es que no son noticia. El peso de la Ley solo se aplica si es una gran empresa o el estado el que tiene razón, pero cuando la razón está de parte de los ciudadanos, aunque lo diga el TSJ, te tienes que aguantar y seguir luchando en el desierto de la incomprensión y la incertidumbre…te lo dice uno que también es sufridor del montaje del sistema …aquí si cada uno contase su historia era para apagar e irnos, porque lo de la democracia y el estado de derecho es pura mentira, a no ser que pertenezcas a la clase dirigente claro

  6. susana dijo:

    Todo lo que cuentas es la pura realidad. Antes trabajaba en Tenerife pero el azar me trajo hasta Fuerteventura. ¡Mira tu! Llevo en paro seis meses, y aquí, en estas tierras olvidadas de Dios -no es isla capitalina- todo es más complicado, incluso me dicen que rebaje mi curriculum. Soy licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y tengo una especialidad universitaria en Derechos Humanos. Aquí he puesto anuncios para dar clases de español…, me encanta como hablas y como escribes, es posible que en Las Palmas tengas mucha suerte, te deseo lo mejor, y sobre todo, que no falte la sonrisa…

  7. Alba Martín dijo:

    La vida no se acaba aquí. Si así fuera tendríamos que estar a diario de velatorio.Poco tiempo ha pasado desde que usted mismo alababa en este espacio el buen hacer del partido gobernante y lo bien que se estaba gestionando desde las oficinas del INEM, menospreciando el sentir de los que sufrían en sus carnes el mismo dolor, la misma ira, que siente usted ahora.

    • Juan Luján dijo:

      Una cosa es la libertad de expresión y la sana y necesaria crítica y otra cosa es mentir. No debería existir el derecho a mentir. Por eso le respondo a usted y la invito a que ponga aquí el enlace o el artículo firmado por mí en el que haya despreciado a las personas que están desempleadas, a las que sufren el drama del paro. Lo que a mi me ocurrió en las oficinas del Inem no es lo más grave
      del mundo ni mucho menos, y en este mismo artículo defiendo el buen trabajo que realizan las personas que están en
      este servicio, otra cosa es la maraña burocrática que los mismos trabajadores padecen. Un saludo. Juan G. Luján

  8. SIN-TOMÁTICO dijo:

    Sí que es alucinante…, pero cierto como que dos y dos son -la mayoría de las veces- cuatro. Exprimenté lo mismo, después de 32 años ocupado…; no me podía creer lo que pasaba: de mesa en mesa, repitiendo lo mismo en cada una de ellas, recibiendo “dudas razonables” sobre mi vida laboral, preguntas cuasiabsurdas (-“tengo previsto ir de viaje al extranjero” – “Ah, bien; ¿en barco o en avión?”)… Me llegaron a dar cita previa para otra mesa, para ¡¡media hora después!! (con sus consiguientes impresos, por triplicado ¡con papel carbón! (pasé del año 2011 a 1980 en una exhalación).
    En fin: es lo que tenemos: una maraña inoperativa que justifica algunos puestos y cargos y que maneja a su antojo vidas.
    Menos mal que nuestros políticos lo van a solucionar ¿no?
    Un abrazo y espero verle en la ULL en alguna otra charla

  9. Pingback: En el laberinto kafkiano del paro – por Juan García Luján La casa de mi tía

  10. desempleado nº ... dijo:

    Desde luego pisar las oficinas del paro es uno de los actos que más ayudan a adquirir conciencia de clase.

  11. Amelia Ruiz dijo:

    Mira Juan, yo que tú volvía, pero no al Servicio Canario de Empleo, que es para buscar trabajo, sino a las ventanillas del Servicio Público de Empleo Estatal (el antiguo Inem), que es el encargado de las prestaciones y el que te dará de alta como parado y por tanto como perceptor de la prestación. Al menos en la calle Angel Guimerá, están en el mismo edificio, pero no es lo mismo. Y cuanto antes vayas, mejor. Los del Servicio Canario de Empleo, son de la Cmdad. Autónoma, los del Serv.Pblco.Empl.Estatal son del Ministerio de Trabajo.

  12. maría dijo:

    Es real todo lo que escribe en este artículo , no se asombre de nada hay muchos licenciados y diplomados como usted que hemos perdido el empleo este año… pero no se preocupe tanto que a usted no le va faltar el trabajo ya que tiene buenos contactos. Es más me encantaría escucharle de nuevo en la radio o verle en la tele .Mi entrevista del BAE es el 9 de diciembre le diré como me fue…

    saludos

  13. interino por imperativo vital dijo:

    Pues cuando te expliquen (si te quedaron ganas de volver) que puedes elegir entre lo que has acumulado de prestaciones en ésta o aquella empresa,…En fin, todo un mundo. Pese a todo, nada que ver con lo que había cuando acabamos COU (sí soy de los de Lou Grant!!). A mí al menos me llamaron para un par de trabajos, pero te hablo de antes de la crisis. Lo único que temo es que las tijeras de Rajoy lleguen antes que tu cita.

  14. javier dijo:

    ánimo juan, trabajo en lo público y por ahora!!!????trabajo seguro. Nubca te faltará un platito caliente y un cachito queso de Guía.saludos javier.

  15. cazafantasmas dijo:

    Lo que nos relata este magnífico periodista no crean que ocurre en Somalia, ya nos advierte de entrada que ocurre en el SCE ultraperiférico. Me abstengo de darle ánimos, amigo Juan, porque estoy seguro que usted se basta y se sobra.

  16. Rafa Dorta dijo:

    Es increíble comprobar como los medios ignoran la realidad de la calle. Estamos hartos de oír entrevistas a políticos y dirigentes que hablan de las políticas activas de empleo, por cierto a ver si te enteras en que consisten ahora que te has introducido en la maraña burocrática del sistema para desempleados, y demás planes que ayudaran al fomento del empleo, y bla bla de palabrería técnica.
    Pero la verdad es lo que no se cuenta, porque esos cargos nunca se han visto en la cola del Inem ni han padecido las lentitudes exasperantes que tu acabas de conocer. Sigue contandonos tu periplo por este laberinto kafkiano, aunque si dejas de hacerlo será buena señal, la de que ya te han contratado otra vez. Si no, mientras tanto, tu voz será el eco de los que no tienen voz, esos invisibles, marginados del sistema, que ya son legión

  17. ana dijo:

    Lujan no hay nada como comprobar personalmente como funciona el tema de INEM.(experiencia impresionante) Preparate que te llaman para aprender hacer un CV o un curso de bombero de buque especializado, lo digo por propia experiencia.Un abrazo y adelante, al final puedes escribir un libro super divertido sobre como salir del laberinto de ventanas y citas del INEM sin volverte loco.

  18. Juan Antonio Alonso Velarde dijo:

    Mi total apoyo y me identifico con el artículo. Son verdades como puños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s