El Gran Gyoming y el derecho a la risa


El derecho a la risa debería estar recogido en todas las constituciones, estatutos de autonomía, reglamentos de asociaciones de vecinos, códigos de circulación, normativas urbanas y rurales, reglas de juego, principios editoriales, códigos deontológicos, estatutos de colegios profesionales, mandamientos de la ley de dios, antiguos y nuevos testamentos, estatutos de los trabajadores, manuales de usos y buenas costumbres, normativas , leyes y reglamentos.

En estos tiempos de lo políticamente correcto, de desmontaje del estado de bienestar, de auge de nuevas espiritualidades, en estos días en los que te convierten en un número, en carne de estadística de paro, de desahuciados, en los que sólo queda el derecho de ser rojos a los números de tu cuenta corriente, en esta semana de giro a la derecha-derecha, en la que algunos empiezan a cambiarse la chaqueta para adaptarse a lo que viene. Precisamente en estos días quiero reivindicar el derecho a la risa.

Ya sé que me arriesgo a quedar como antipatriota, vendido al godo, víctima de ese complejo del colonizado que he denunciado tanto. Pero, qué quieren que les diga, no me voy a sumar al pelotón de fusilamiento del Gran Wyoming. El sketch que los guionistas de El Intermedio dedicado a los editoriales de El Día entra dentro del registro de humor que tiene el programa. Otras veces le tocó a tipos con acento gallego, y nos reímos, a vascos caricaturizados como brutos, y nos reímos, a andaluces que se comían casi todas las letras, y nos reímos. También hubo gente que no se rió, es cierto, pero en eso consiste el derecho a la risa, no es un deber. Manolo Vieira respondió con el arma de la risa a los tópicos que repiten en la Península Ibérica sobre el acento canario.

En otras latitudes señalan a los viñetistas de los periódicos que se atreven a dibujar a Mahoma, o los autores de una obra de teatro que interpretan su visión de Jesucristo, a los fotógrafos que retratan un cuerpo desnudo. El humor es un arte. Unas veces se hace bien, otras regular y otra mal. Pero es difícil ponerle puertas al campo y cuando le ponemos límites al derecho a la risa entramos en un terreno que yo reservaría para los inquisidores. Y a la lista de inquisidores se apunta desde el Parlamento canario el Partido de Independientes de Lanzarote que plantea reprobar al sketch del Intermedio dedicado a la ETA canaria.

Esta vez le tocó a El Día, a su línea editorial, y los guionistas de La Sexta aprovecharon para reírse de los independentistas, como otras muchas veces se han descojonado de los meapilas, de los pijos, de Rajoy, de Zapatero o de Su Majestad el suegro de Urdangarín. El programa El Intermedio se dedica a la risa, a las bufonadas, al humor. Todos los días podrían manifestarse asociaciones y colectivos afectados por sus burlas. Hasta Esperanza Aguirre quiso acusar a Gran Wyoming de ser el incitador de una bronca en una discoteca en la que se vio implicado un locutor de Telemadrid.

Un servidor a veces se ha quedado bastante solo defendiendo el derecho de los independentistas canarios a organizar manifestaciones, sindicatos o asociaciones de pulso y púa. En esta columna periodística he defendido el derecho de El Día a plantear la descolonización de Canarias, pero que también me he reído en alto de esa patria que don Pepito construye con editoriales donde cabe la defensa de Franco, el elogio a la guardia civil y la denuncia del genocidio de los guanches, todo en el mismo párrafo, oiga. Por eso reivindico el derecho a la risa del Gran Wyoming de los guionistas de El Intermedio. El mismo derecho de los autores de un video que circula por internet como respuesta al Gran Wyoming, una respuesta con humor al humor.

Yo no le daría un premio a la originalidad y la chispa al sketch que El Intermedio dedicó a El Día, con alusiones a la hora menos, a lo atrasaditos que estamos, con el tópico muyayo muyaya y la goda alusión al niño del colacao. Pero el análisis que hace uno de ese sketch está tan condicionado como el que hace un militante del PP de los videos que El Intermedio dedica a Rajoy, o el que puede hacer alguien del Opus Dei a un sketch dedicado a los meapilas, o la interpretación que haría una feminista de un sketch dedicado a una ama de casa. Por eso me resulta peligroso que hasta el ayuntamiento de Teror estén llegando correos electrónicos pidiendo que se cancele una actuación del grupo de Wyoming en su auditorio porque “ofendió a los canarios”. Yo soy canario y reivindico el derecho a la risa de Wyoming y de sus críticos. Pero esa reacción de inquisidores del siglo XXI que pretenden prohibir la actuación del Gran Wyoming en mi ¡patria canaria! no tiene ninguna gracia.

En twitter: juanglujan

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en política. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El Gran Gyoming y el derecho a la risa

  1. Amanda dijo:

    Estoy de acuerdo. Yo también me reí mucho.
    ;-D

  2. Porque soy de aquí.Y me encanta. dijo:

    La ofensa duele según de quién viene.
    Ese para mí, solo es nadie.

  3. Iván dijo:

    Estoy completamente en desacuerdo con Juan, y no me pasa a menudo. Pero creo que esta vez se equivoca del todo.

    Bienvenido sea el humor, lo defenderé siempre. El insulto y los topicazos rancios, manidos y denigrantes los rechazo de plano.

    Veo perfecto que se haga humor con el independentismo, el nacionalismo, el españolismo y el -ismo que se quiera. Pero para explotarse de risa con los editoriales de El Día mira que hay material, y no hay que ser ningún Groucho Marx para sacarles punta. ¿A qué coño viene que si muyayo, que si el niño del colacao, que si los plátanos, que si estamos una hora atrasados…? ¿A qué reírse de los canarios por cómo son los canarios?

    Humor sí, siempre. Pero sin ningún tipo de dramatismos digo que el insulto no tenemos por qué tolerarlo. Bien por el ayuntamiento de Teror si se está planteando cancelar la actuación de estos dos, no veo ningún afán inquisidor. Con traer a otros humoristas españoles tienen. Y hay donde elegir. Que cada palo aguante su vela.

    Saludos!

  4. Javier dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Saludos.

  5. Gatopardo de Mafasca dijo:

    Totalmente de acuerdo con el fondo del artículo; repudiar prohibiciones y defender el derecho de hacer humor, reírse y ridiculizar todo lo humano hasta el tope, añado, de los fundamentos éticos que inspiran los derechos humanos. Ignorarlos es entrar en tóxicas atmósferas propicias para el florecimiento de torquemadas de todo pelaje. Ahora bien, la otra cara del Jano tolerante, condición democrática, es la libertad de crítica. El sketch, en mi opinión, peca de tosquedad y manifiesto rejo del “aplomo de quien ignora la duda” (Borges); es decir, autosuficiencia goda de alto quilate.
    Pretender ridiculizar el acento canario es tan estúpido como intentar hacerlo de cada una de las tantas modalidades del español. ¿Suponen el espanto que produciría el intento de burlarse, por su modalidad idiomática, de García Márquez, de Carlos Fuentes y de tantos otros maestros del idioma? ¿Y qué decir de tantas modalidades latinoamericanas tan ricas y ejemplares en vocabulario y construcciones? Tic mesetario nomás. Lo de “muyayo, muyaya” me trae a la memoria la ingeniosa ocurrencia de una comentarista a un artículo publicado en este blog sobre el “niño del colacao”: “Los canarios hablamos estupendamente, no hay más que ver lo mal que nos imitan los godos”. En fin, un propósito de humor que espero no moleste a nadie, y es que “haberlos, haylos…” Cordialmente.

  6. Canario dijo:

    Felicidades. Has acertado. Quedaste como antipatriota y vendido al godo, aunque yo diría mas bien que ya eres godo, porque si ves este sketch como algo meramente humorístico es que algo va fallando en tus genes.

  7. Manuel Feria dijo:

    Primero, felicitarle por un artículo bien hecho.
    Segundo, yo no estoy de acuerdo con usted. Bajo mi punto de vista más de la mitad de los chistes del video fueron una falta de respeto hacia Canarias. Además me gustaría decir que la única manera de saber si es mayoría o minoría la cantidad de gente que se ha sentido ofendida, es hacer unas estadísticas con un cierto nivel de confianza. Pero puestos a salirnos del apartado científico diré que para nada es una minoría y aunque lo fuera, pongamos el 30% de los canarios que han visto el video, ¿por qué no debería tenerse en cuenta?
    Sinceramente a mí Wyoming y su programa nunca me han gustado, pero está vez se han pasado de la ralla. Creo que el humor se tiene que usar con responsabilidad, más cuando lo usas en modo burla. Y si lo usas y no cayó bien, una disculpa es lo más acertado.

  8. Luis Alberto Serrano Arema dijo:

    Señor… reirse de los independentistas (que es un término general) puede ser humor. Pero decir que LOS SABANDEÑOS (que ya no es un término general, es una puntualización) es una banda terrorista del independentismo canario no tiene gracia. Por lo menos yo más que gracia veo una falta de respeto.

    Y los canarios por tener una hora menos podemos “estar” atrasados… pero no “ser” atrasados.

    Creo que fue en desafortunado skecht fundamentado en el poco respeto que han demostrado… se podría haber hecho los mismos chiste con un poco más de elegancia. Yo he sido guionista de humor y sé lo que digo y espero que me entiendan… jejejeje

  9. Felicidades por tu artículo que, como siempre, deja clara tu posición independiente. Hay que dejarse de compelejos y debemos aprender a reirnos de nosotros mismos. A lo mejor seríamos más mordaces aun que Wyoming y La Sexta.

  10. Olatz dijo:

    ¿Humor?, igual lo que a mí hace que me parta de la risa, a usted le parece un acto delictivo; de modo que no le voy a dar detalles.
    Gyoming a parte de soso, es grosero, maleducado y daña sensibilidades y le explico porqué.
    El movimiento de liberación nacional Canario no es cosa de risa, igual precisamente por eso lo intentan ridiculizar, no se dán cuenta de que en vez de echarlo por tierra, le dá más fuerza, lo cual me hace feliz.
    Feliz porque el derecho a la autodeterminación de los pueblos debe ser un derecho fundamental en un estado que se formó militarmente al asalto de dichos pueblos.
    Sin remontarnos tan al pasado, un estado antidemocrático en su política económica, en su constitución que tanto en Euskal Herria como en Canarias como en Cataluña se rechazó.
    Un estado cuyo jefe fué asignado por el dictador Franco.
    Como vasca puedo decir que hace bien poco no hacían tantos chistes sobre E.T.A.; y nosotros seguimos sin hacerlos. Porque la lucha de liberación nacional es ardua debido al antidemocrático estado español y la represión sufrida en mi pais. Al igual que por la sangre derramada en las calles de Euskal Herria.
    No creo que a ninguna, y digo NINGUNA, victima del conflicto le parezca humor este sketch; sino un INSULTO al conflicto vasco y ni qué decir a las mal llamadas Islas Canarias, y digo mal llamadas porque deberían llamarlas por su nombre: Colonias Canarias, así la gente tendría una óptica más real de lo que con esas islas han echo, hacen y tratan de seguir haciendo. SAQUEARLAS.
    El movimiento independentista Canario no me dá risa, me hace escucharles atentamente porque les sobran razones y formación sobre su realidad.
    No me voy a poner grosera con usted, o quizá si, como todos tenemos derecho a la risa y mi grosería iba a hacer que me partiera de la misma pués igual si.
    Gabon denei. Gora Kanariaz Askatuta.

  11. Rober dijo:

    Felicidades por el artículo, estoy convencido que refleja una mayoría que no necesita gritar y desgarrarse las vestiduras para mostrar su apoyo (silente y entre risas) a este tan cacareado sketch, a diferencia de esa minoría que aparenta, a través del escándalo y la ofensa pública (cual talifán patrio), ser mayoría en el (sin)sentido del humor de quien se mofa de la “tara” ajena, pero se ofende y planta un “NOMETOQUESLOMÍO”, que viene a mostrar una falta de inteligencia (emocional) preocupante.
    Tal vez este sketch sea el simiente que aporte algo de humildad y desinfle el ego a más de uno.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s