El pánico a la democracia


El guión parece escrito por intelectuales y académicos vinculados al 15 M. El presidente griego convoca un referéndum para conocer qué piensan sus ciudadanos de las medidas que quieren adoptar para “rescatarlos”, y cae la bolsa y saltan todas las alarmas. Por si quedaba alguna duda entre la incompatibilidad entre especulación financiera y democracia, entre imposiciones de organismos como el Banco Central (que no eligen los ciudadanos) y la consulta a los ciudadanos, tenemos la reacción casi unánime del poder político en contra de dar político a los ciudadanos.

El paro llega a los 5 millones en España y eso no asusta a los mercados. Se conocen ramificaciones del gobierno de Berlusconi con la mafia y la primita ni se dispara ni reacciona. Se recortan los derechos laborales y sube la bolsa. Se privatizan empresas rentables y los mercados aplauden a los gobiernos privatizadores y compran cualquier atisbo de oposición. Todo eso se puede soportar bien por los grandes poderes del mundo. Pero lo que parece insoportable es una consulta a los ciudadanos.

“El referéndum en Grecia es una mala noticia para España” dice el portavoz del gobierno José Blanco. ¿Quién es España, señor portavoz?¿Los directivos de la banca que hace unos días se reunieron con Elena Salgado?¿Los jerifaltes de las 30 empresas que han sido convocados varias veces a la Moncloa?¿Los especuladores financieros contra los que gritamos en las calles pero que viven felices porque ni la Unión Europea ni Estados Unidos, ni el G-20 han aprobado una sola medida política para controlarlos?¿EL Ibex 35 es España? ¿La prima de riesgo española que se volvió chiflada?¿La prima de riesgo italiana que asusta hasta a Berlusconi, nada dado a asustarse ante otras que no son primas?

Porque si España son sus ciudadanos, supongo que estarán envidiosos de que los griegos se puedan pronunciar sobre los asuntos que les incumben de la misma forma que los ciudadanos del Estado gobernado por el gobierno del señor Blanco son mudos cuando se trata de reformar la Constitución por imposición de los mercados. Mientras Yorgus Papamdreu anunciaba la convocatoria de un referéndum con un comunicado donde declaraba que “la democracia está por encima de los apetitos de los mercados”. La respuesta de Sarkozy, Merkel y otros líderes europeos fue más propia de mercaderes o de abogados de los especuladores que de primeros ministros elegidos por los ciudadanos o los parlamentos. “Decisión irracional del gobierno griego”, “irresponsable”.

Pero ¿hay algo más responsable que preguntar a los ciudadanos si quieren ser “rescatados”? ¿Hay algo más responsable que consultar a los legítimos dueños de empresas públicas si quieren privatizarlas?¿Hay algo más responsable que preguntar al pueblo si quiere cargar con las deudas de los bancos o si quiere renunciar a sus conquistas sociales?

Ya en 1984 Norberto Bobbio escribía su ensayo ‘El futuro de la democracia’. El politólogo italiano apostaba por la democracia como “poder visible”: “Como régimen del poder visible, la democracia nos recuerda enseguida la imagen que nos han transmitido los escritores políticos de todos los tiempos que se remitieron al gran ejemplo de la Atenas de Pericles, del ágora o de la ecclesia, osea la asamblea de todos los ciudadanos en un lugar público al objeto, al objeto de hacer y escuchar propuestas, denunciar abusos o pronunciar acusaciones, y decidir a mano alzada mediante trozos de loza, tras haber escuchado los argumentos en pro y en contra presentados por los oradores”.

Hoy vemos que los representantes de los gobiernos (y de los grandes partidos de la oposición que aspiran a gobernar) rechazan esa “democracia visible” de la que hablaba Bobbio, y prefieren un poder invisible. Grecia vuelve al ágora y nos escandalizamos. Pero hay que decir que quienes quieren que sigamos caminando para atrás son los que apuestan por la democracia invisible, los que hablan con resignación del poder de los mercados, los que promueven que la política se someta a los intereses de unos pocos que cada vez tienen más poder. Merkel y Sarkozy quieren cenar con Papamdreu, y sentarán en la mesa a los dirigentes del Fondo Monetario Internacional, una institución que está en manos de media docena de países. El chantaje, la amenaza de bancarrota, el cierre de los créditos, la imposición de unos intereses brutales será lo que le servirán en el plato al primer ministro griego. Ese será su castigo por pretender esa locura que significa consultar a los ciudadanos una decisión política que les va a afectar el resto de sus vidas y, probablemente, también a las siguientes generaciones.

El autor en twitter: @juanglujan

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El pánico a la democracia

  1. Juan Diego dijo:

    Sr. Papamdreu: LUMINOSAMENTE PRIMITIVO
    ¡Quizás pobres, pero dignos!. Ante una actitud tan “luminosamente primitiva”, la del Sr. Papamdreu, a uno no queda más remedio que quitarse el sombrero y mirar a los ojos el valor de este Señor, a ver si se nos pega algo. Quizás es cierto de que todo es cíclico y lo que hay que hacer es cerrar el círculo volviendo a la antigua Grecia, donde la historia se empeñó colocar los orígenes de la democracia, sin mirar a otros lados donde, incluso y con anterioridad, ya se desarrollaba y posiblemente de forma más avanzada.
    Sencillamente, cada cual debe ser el responsable de su futuro, y no acomododarce dejándose ser tutelado por unos pocos, por muy buenos-voluntariosos que quieran o parezcan ser.
    Pero no deja de ser alguien quién permite que los Griegos el que puedan elegir, el sistema sigue en sus signos, latente y palpable. Quizás parezca que es un avance, cierto es que consultar al pueblo siempre es un avance, pero no SE TRATA DEL AVANCE, se juega en el mismo tablero que el sistema mantiene, el presidente Griego PERMITE AL PUEBLO SOBERANO, que se pueda expresar.
    Por otro lado, cada vez me acerco más a la idea que la mejor solución, es más, la mejor forma digna de vivir, siempre pasa por ser protagonista de la propia vida que nos pertenece. Desde esta idea “luminosamente primitiva” me veo honestamente forzado a acercarme a esos criterios que abogan por una democracia real ya, una idea que necesita: estar desamparada de propietarios, convertirse en una máxima a conseguir, una utopía que cristalice en millones de ojos, y esta vez de forma más definitiva que nunca, que aparezcan entre nuestras pesadillas combatiéndolas y coloreando nuestros sueños, todo esto a la vez que se pudren los cordones umbilicales de ese inmovilismo, inconsciencia y comodidad que se nos ha pegado a nuestras almas.
    Cosas como lo expresado anteriormente no valen nada, llevo casi desde que se leer, viendo e incluso oyendo cosas muy parecidas y por cierto cada vez con la intención de ser mas rimbombantes, elaboradas, ingeniosas, etc. Pero no valen nada por si solas, son las pequeñas acciones individuales, de los pequeños grupos, las familias, las que cambian la historia. Los aparentes y grandes cambios políticos, tecnológicos, incluso sociales, son absorbidos por el monstruo que se ha creado y que todos alimentamos EL SISTEMA y sólo necesita de tiempo, por cierto algo gratis del que todos podemos hacer uso. Hoy, como siempre, todo está en tus manos.

  2. ejenenacar dijo:

    El sr. Papamdreu, no hace sino trasledar el clamor de un pueblo, que un día sí y otro también se han lanzado a la calle para reconquistar la democracia real y que un día no y otro tampoco len han dado cancha en los medios de comunicación controlados por el capital.
    Este buen señor no es un irresponsable, lo sería si actuase al margen de la soberanía popular, como pretenden los mercaderes de la Europa neoliberal, que pretende un pueblo subyugado, rehén del capitalismo parasitario y senil, víctima de sus propias decisiones.
    En la cuna de lo que se ha dado en denominar democracia, parecen estar dispuestos a reivindicarla.
    Juntos conseguirán pasar este duro trance y que sirva de ejemplo a todos los demás ciudadanos europeos, como lo ha estado siendo, para muchos pueblos del centro y suramérica.
    Pueblos de Europa, levantaos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s