El tijeretazo en los presupuestos de Cultura


Las declaraciones del viceconsejero de Cultura del Gobierno canario anunciando un recorte del 65% del presupuesto destinado a la inversión en Cultura provocaron el salto de todas las alarmas en el sector. Alberto Delgado contó al Diario de Avisos que se va a producir un “golpe muy duro para la industria cultural”, porque se pasará de 38.260.000 euros a 13. 500.000 en su departamento en los presupuestos de 2012. Delgado dijo que espera reunirse esta semana con el presidente del gobierno Paulino Rivero y con multiconsejera Inés Rojas (que después de su nefasta gestión en Bienestar Social y colocar a Canarias en la cola de la aplicación de la Depedencia fue premiada con más áeras de gobierno como Cultura y Deportes).

Productores, músicos, gestores culturales, empresarios y gente de profesiones diversas ya se reunieron en Tenerife y se reúnen este martes en Gran Canaria para responder a este anuncio del recorte histórico en Cultura. En estos encuentros podrían (es una hipótesis) juntarse ricos y pobres, utópicos y pragmáticos, eternos apadrinados del poder y desheredados, magos de las subvenciones (capaces de cogerlas y hacerlas desaparecer) y gente de bien que merece un apoyo. Algunos gritarán “esto no puede ser”, “tenemos que aparcar nuestras diferencias porque esto es una agresión a todos”, “esto supondrá un mazazo para la industria canaria”…

Pero, pero, pero…Un momentito por favor. Antes de empezar la asamblea propongo que todos enseñen sus cuentas corrientes, que muestren qué cultura han hecho, a qué llaman producciones canarias, cuánto empleo crearon, cuánto cobraron los técnicos de sonido y cuanto se mamaron los gestores de la subvención, cuántas entradas regalaron a los consejeros, concejales, familiares y personas piadosas vinculadas a los políticos que aprobaron la subvención, cómo recibieron esas ayudas en los presupuestos anteriores. Una vez aclarados esos detalles que cada uno se siente en la silla que le corresponde: los ricos con los ricos, los pobres con los pobres, los trabajadores de la cultura con sus semejantes, los importadores de estrellas galácticas con los propios…

Ante la pregunta de quién hará de portavoz de los que se habían reunido en Tenerife me dieron el nombre de algún millonario de la cultura que lo mismo te edita libros, te asesora a una viceconsejera o te trae a una estrella mundial, o recibe un premio en un acto que él mismo organiza, todo con dinero mío y suyo, con presupuesto público. Y no me da la gana secundar un movimiento que puede parecerse mucho a reunificaciones nacionalistas que gritan “todo por la patria” cuando piensan “arrejuntados por la pasta”. Y que conste en acta que no quiero ser aguafiestas, y que considero que el presupuesto en Cultura es una inversión económica y social fundamental. Por supuesto.

A un servidor, desconfiado por naturaleza, le suena raro que un viceconsejero de Cultura llore ante un periodista por un recorte histórico el mismo fin de semana que el gobierno anuncia unos presupuestos mágicos, donde crece la economía, mejora el empleo y sube la inversión en Educación y Sanidad. Algo está pasando dentro del gobierno para que Delgado, santo y seña de Coalición Canaria, desafine en el coro prespuestario. Es el propio Viceconsejero el que está convocado a los gestores culturales para contarles el recorte del 65%, en una invitación a la rebelión que, si no esconde nada, prometo hacerle un monumento. Recordemos que Cultura se separó de la consejería de Educación para mantenerla en manos de los de siempre, de CC. No digo yo que no haya que preocuparse y protestar por el recorte, que es todavía más grave si tenemos en cuenta que ya en este ejercicio presupuestario se recortaron 10 millones respecto a 2010.

Pero no se trata de pedir más presupuesto de Cultura porque sí. Con dinero de Cultura en estas islas hemos pagado cachés de medio millón de euros a un tenor, hemos subvencionado con 400 euros la butaca de una ópera, hemos montado lujosos y septeniosos actos donde se ha gastado el 60% en hoteles, pasajes e invitados y una mínima parte en sueldo de los artistas. Por eso digo que a estas alturas de la película me interesa más que me respondan a la pregunta ¿cómo se gasta el dinero, con qué criterios se reparte, a quiénes se les da? Que la cantidad asignada en los presupuestos. Porque una cosa es alarmarnos por un tremendo recorte en los presupuestos de Cultura y otra es movernos todos al sonido del pito del sereno. A mi que no me llamen para lo segundo.

El autor en twitter: @juanglujan

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en cultura, política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El tijeretazo en los presupuestos de Cultura

  1. MATÍAS PASCAL dijo:

    EL CHOCOLATE DEL LORO
    Eliminar el 65% del presupuesto regional dedicado a un sector productivo para conseguir un ajuste aproximado del 0,20% de ese mismo presupuesto, es una decisión muy poco inteligente. En contra de lo que se ha ido pregonando históricamente (cuánto daño ha hecho la caricaturización franquista de la figura del cómico) y especialmente en los últimos años de crisis económica, el sector cultural es un área de actividad altamente productiva. Los economistas han demostrado que las actividades creativas son muy intensas en el uso del factor trabajo, es decir, que para la producción de un espectáculo teatral, circense, musical o audiovisual, hacen falta muchas personas, personas cualificadas profesionalmente que pagan impuestos y que a su vez contratan a otras (que también pagan impuestos).

    Los autores de las cuentas autonómicas de 2012 saben que el sector cultural genera más ingresos en concepto de recaudación del IGIC del que se le ha venido dedicando hasta ahora. También saben que el sector emplea a más de 16.000 personas y que, hasta hace poco, ha aportado casi el 2% al PIB regional. Los técnicos presupuestarios se habrán documentado sobre los hachazos presupuestarios ejecutados en el apartado cultural de otras muchas instituciones públicas locales del Archipiélago sin coste político, ni polémica mediática reseñable (recordemos la insignificante muerte de Mueca).

    Lo que probablemente no sepan los técnicos presupuestarios de nuestra comunidad autónoma es que desde la ONU hasta el Estatuto de Autonomía de Canarias, pasando por la Constitución Española o por la jurisprudencia no vinculante de la UNESCO, existe una riada de recomendaciones relativas a la necesidad de salvaguardar la diversidad cultural de las regiones, ciudades, pueblos, países. Con cada biblioteca, museo, festival o conservatorio se está luchando contra la desertización cultural y así contra la desmemoria, en defensa de la libertad de expresión y acción, de la igualdad y de la democracia.

    El principal problema radica en que cuando éramos ricos no fuimos capaces de transmitir la importancia de invertir en educación, cultura o investigación. Y ahora… ahora no paramos de perder las batallas maniqueas de cultura versus sanidad, cultura versus educación, cultura versus hambre, cultura versus paro, “mientras haya paro no podemos gastar en fuegos artificiales” comentó algún prócer de estos peñascos.

    Les propongo una reflexión. ¿Cómo vamos a vender la marca turística Canarias sin diseñadores, artistas plásticos, actores y actrices, músicos, creativos publicitarios, intérpretes historiográficos o profesionales de la producción audiovisual? Una vez llegados los turistas, ¿qué van a hacer fuera del hotel nuestros invitados sin diseñadores, artistas plásticos, actores y actrices, músicos, creativos publicitarios, intérpretes historiográficos o profesionales de la producción audiovisual? Todavía recuerdo las declaraciones del Olarte Consejero de Turismo que clamaba por un cambio de modelo productivo en plena crisis de principio de los noventa. Después de la tormenta todo siguió igual.

    Cada día convivo con las secuelas infraestructurales del maná presupuestario de los fondos europeos llovidos hasta hace bien poco (¡si hasta cosecharon plátanos en Fuerteventura!). Hoy estamos pagando la factura de la apuesta por un sistema de negocios (que no modelo productivo) basado en el negociete y la especulación empresarial. Ora soy promotor inmobiliario, ora monto un canal de televisión, ora planto tomates, ora fundo un partido político. Ese es nuestro empresariado, el que desdeña la capacidad productiva de los culturetas; el que nos da lecciones empresariales y nos tacha de aficionados, a los que no daría un duro ni borracho. El empresariado canario: el que no sabe lo que es la responsabilidad social corporativa, el que ejerce cotidianamente el pasilleo como método de trabajo, el que abre oficinas de presión en Bruselas para optar a toda subvención posible, el que no monta un negocio sin primero forzar la presencia de lo público como garantía de beneficio, el que critica al Estado cuando todo va bien y clama por las ayudas públicas cuando parece que puede llover. Ése es el modelo a seguir para que no te recorten el 65% de un año al otro.

    El coste de oportunidad es un concepto usado en economía que define “el valor de la mejor inversión no realizada”. Les aseguro que el coste de oportunidad de este ajuste presupuestario en la cultura es un lujo que Canarias no se puede permitir.

  2. Mario Vega dijo:

    Peligroso, peligroso… Estoy absolutamente desacuerdo en fiscalización y análisis de cada gasto que se ejecute, de cada euro que se invierta. Pero cuidado, no confundamos a la población, no confundamos cultura con gasto. No confundamos cultura con derroche, ni con superfluo.
    Exijamos unas cuentas públicas claras y limpias. Luchemos contra los derroches. Pero invirtamos en futuro. Pensemos en que hacemos y que dejamos a las generaciones futuras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s