Esperanza Aguirre y los indignados


La ignorancia es atrevida. La última prueba la dio Esperanza Aguirre este lunes cuando habló del movimiento 15-M y los llamó camorristas y pendencieros. La Condesa consorte de Murillo y grande de España se mostró como una digna sucesora de Fraga-la calle es mía, y criminalizó las manifestaciones del 15 M. Ya sabemos que los únicos pancarteros pueden ser ellos, la derecha civilizada que se planta en las calles de Madrid robando el grito “No pasarán” para frenar cualquier avance en derechos que pueda suponer que los homosexuales se casen, que las mujeres que abortan no vayan a la cárcel o que en Euskadi se avance hacia la paz.

Tantos años llamando liberal a esta mujer que lo mismo te esconde sus sobresueldos en tiempos de crisis que te muestra sus faltas de ortografía, y resulta que le hace ascos a la Revolución Francesa que, como cualquier alumno de historia de la antigua EGB sabe, fue una revolución que sirvió para pasar de las monarquías absolutas a las democracias liberales.

De golpe y plumazo la presidenta madrileña vinculó movimientos en la calle con golpes de Estado y realizó una caricatura de la Revolución Francesa, contándola al revés. Con la misma facilidad que tiene para comerse las tildes, Aguirre se comió ayer todo el pensamiento ilustrado, a Rousseau, Montesquieu o Voltaire, y lo redujo todo a un golpe de Estado que echó la historia para atrás.

También enterró la historia reciente y escondió que en las calles empezaron las primaveras democráticas en el norte de África y han seguido en las calles recorriendo el mundo. En la calle se cambió los gobiernos de Túnez, de Egipto, cayeron las dictaduras protegidas por liberalotes europeos que comulgan el catecismo democrático de Aguirre. En la calle se avanza hacia más democracia en Israel. En la calle se gritó en Arabia Saudí y ahora las mujeres pueden votar . Claro q a lo mejor Aguirre prefiere aquel grito de “vivan las caenas” que lanzaron en las calles de su comunidad a favor de la monarquía absoluta y contra los franceses que traían, fitetú, una revolución liberal.

Estudiando un poquito la historia de España, un poquito nada más, simplemente las horas lectivas que Aguirre no sabe contar, se comprueba que en España ningún golpe de Estado vino de la calle ni de la ocupación pacífica de las plazas que hacen los indignados. Los golpes siempre se fraguaroncon ruidos de sables en los cuarteles en complicidad con aristócratas de sangre azul como la Condesa. La calle puso los muertos, a la calle llegó el golpe en forma de represión sangrienta o incivil guerra provocada por los que odian las urnas cuando no sirven para bendecir las la paz de los cementerios.

Apenas 24 horas después de que un dirigente del PP contara en El Pais la antidemocrática operación política liderada por Esperanza Aguirre, Pedro J. Ramírez y Jiménez Losantos para quitar a Rajoy la presidencia del PP, la lideresa madrileña se atreve a hablar de golpes de estado sentada junto a su periodista de cabecera, Pedro J., experto en conspiraciones. El propio hermano de Rajoy contaba en la misma crónica periodística que el golpe interno de Aguirre en el PP (con el imprescindible apoyo externo de Pedro J. y Losantos) creó un ambiente irrespirable contra todas las personas cercanas a Rajoy.

Para mí que la presidenta madrileña solo quiere la calle cuando se manifiestan los obispos, sólo siente nostalgia de aquella manifestación de los madrileños que salieron al grito de Viva las caenas a festejar el regreso del absolutista Fernando VII y el entierro de la constitución liberal de Cádiz. Con sus exabruptos la lideresa demostró que el pueblo es sabio cuando construye refranes, cuando dice que la ignoracia es atrevida o que la mona, mona se queda, aunque se vista de liberal y de seda.

En twitter: juanglujan

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en movimientos sociales, periodismo, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Esperanza Aguirre y los indignados

  1. Indignadita callejera dijo:

    ¿Que la revolución francesa echó la historia para atrás? Yo pensaba que significó la entrada de la modernidad en la Historia. Y si queremos experiencia en golpes de estado habría que hablar con algunos de sus colegas de partido, mentores y amigos 😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s