Me da vergüenza hablar de Camps


Hoy tocaba hablar de la misión de Camps. Hoy tocaba ser un analista político sesudo. Podía haberme puesto en plan columnista de referencia de El Mundo, ABC o La Razón: ‘mira que bien, Camps dimite porque tiene dignidad, nada que ver con Chaves y sus Eres, con Bono y sus cuadras de caballo, con Rubalcaba y sus faisanes’. También podía haberme levantado en plan analista destacado en Público o El País, ‘bueno, bueno, no nos olvidemos que ya lo habían trincado, en realidad dimitió porque lo que le pedía Rajoy (que se declarara culpable) era una humillación para él, todo esto es una maniobra calculada pensando en las elecciones generales…’ Y así uno cumplía el papel necesario en la sociedad del entretenimiento, donde lo ocurrido en una comunidad autónoma de 5 millones de habitantes, a un presidente al que le regalaron una decena de trajes ( o seis, o 20, según el periodista que lo cuente)…

Pero fíjate, a mí me da vergüenza hablar de Camps un día como hoy. En mi cabeza de chorlito no cabe que la noticia más importante no esté en la mayoría de las portadas de los periódicos. No puedo entender que lo más importante de ayer en España, y en Canarias, y en parte de la prensa internacional sea que el PP haya sustituido a un militante por otro en el gobierno valenciano. No. No me cabe en la cabeza que casi no sea noticia que la ONU haya declarado que en el cuerno de África se vive una crisis humanitaria que pone en peligro la vida de al menos 10 millones de personas. No entiendo que hoy no esté todo el mundo comentando en bares, guaguas, tertulias de radio, de televisión… que sentimos vergüenza de nuestra especie, que cómo podemos llamarnos animales racionales y permitir que mueran millones de personas por causas evitables.

Sí, evitables. Porque tenemos tecnología para predecir la sequía que padecen los países del cuerno de África y preparar un plan para afrontarla. Tenemos instituciones públicas para intervenir ante una situación canalla en la que no hay dinero para transportar alimentos porque los precios del combustible se dispararon y los gobiernos han recortado sus presupuestos de cooperación. Tenemos información suficiente para saber que es moralmente impresentable que multinacionales europeas y occidentales estén comprando terrenos cultivables y alimentos a largo plazo para especular o para hacer biocombustibles para nuestros coches y nuestras industrias mientras que los niños de esos países que alimentan nuestros coches mueren por malnutrición.

La crisis humanitaria se produce mientras seguimos vendiendo tanques a Etiopía. Mientras mantenemos a gobernantes corruptos en muchos países de África, que están protegidos por Francia, España o Estados Unidos porque funcionan como auténticos ejecutivos al servicio de nuestras empresas petrolíferas o las multinacionales que extraen a precios baratos los recursos naturales de esos países. Luego vienen los tópicos: ay, la corrupción, ese endemismo africano. Cuando esos corruptos están ahí por el apoyo de estados y empresas occidentales. Y si algún gobernante se sale del plato, si alguno se plantea el desarrollo autocentrado de los africanos, si alguno piensa más en su pueblo que en la antigua metrópolis, pues se le muestra un libro de historia y se le recuerda la vida y, sobre todo, la muerte de Nkrumah o Sankara

¿Sabes de cuánto dinero estamos hablando? De 105 millones de euros que no se han conseguido para afrontar un plan contra la malnutrición infantil. Estamos hablando, por ejempolo, de apenas un 10% de la deuda de la Tele Valenciana que ayer no dio en directo la dimisión de Francisco Camps. Estamos hablando, por ejemplo, exactamente del doble de lo que costará la visita del Papa a España.

Estamos hablando de la peor crisis humanitaria desde 1992. Etiopía compra tanques mientras la gente se muere de hambre.A Somalia lo llaman estado fallido y allí mandamos a militares para piratear su pesca, pero no podemos promover un gobierno como se montan en lugares donde interesa como Irak o Afganistán. El programa de Naciones Unidas para la Infancia calcula que para este año sólo se necesitarán 105 millones de euros para evitar que la amenaza que pesa especialmente sobre millones de niños y mujeres se agrave hasta el punto de morir o contraer enfermedades.Ya que está de moda Valencia digamos que 105 millones es sólo el 10% de la deuda de la Canal 9, la televisión pública de Valencia.
que debe más de 1000 millones de euros y este año solicitó un préstamo de 32 millones para pagar luz y teléfonos.

Sé que tocaba hablar de la estrategia de Camps, de las presiones de Rajoy, de la alegría del PP que no quería que dimitiera y ahora dice que es una reacción muy digna, de la tristeza del PSOE que quería que dimitiera y ahora le parece poco. Tocaba hablar de los otros titulares que sí salen en las portadas de los periódicos como la prima de riesgo, la cotización de Bankia. Pero ya ven. No me da la gana. Prefieron tener hoy en El Correíllo en CANARIAS AHORA RADIO como invitado, por ejemplo al escritor senegalés Boris Diop, para que nos hable de su continente. El reconocido escritor y ensayista está en Gran Canaria pero pasa desapercibido en los medios salvo honrosas excepciones. Si quien nos visitara fuera una tal Belén Estaban o un concursante de Supervivientes entonces el personaje no podría salir de un hotel por el acoso de los medios de comunicación. ¿Entiendes por qué me da vergüenza hablar hoy de Francisco Camps?

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en África, derechos humanos, política. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Me da vergüenza hablar de Camps

  1. Pingback: ¡Te queremos un huevo Camps! | SomosNadie.com

  2. Miguel dijo:

    ¡El cuerno de África, nos importa un cuerno!
    http://15mikel.blogspot.com/2011/07/el-cuerno-de-africa-nos-importa-un.html

    Saludos indignados!!!

    Miguel

  3. Paco dijo:

    Se puede decir más alto, pero no más claro !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s