Camps paga la multa


En esto de administrar el ruido y las nueces la derecha española siempre ha sido un ejemplo de comportamiento ideal. Acaba de pasar el 18 de julio casi en silencio. 75 años de aquel viaje aquella marcha atrás en la historia. Casi nos olvidamos que Franco aprovechó el luto por la muerte del general Balmes (decimos muertes porque desaparecieron la autopsia para cubrir el asesinato) para activar el golpe de Estado. Durante el silencio del funeral se produjo el mayor ruido de sables del siglo XX que mantuvo en el poder durante cuarenta años a gobiernos derechistas que no tuvieron que soportar el tremendo trabajo de convocar elecciones.

Aznar suspende su habitual personalidad lenguina mientras avanza una denuncia en contra de todo el consejo de Administración de Murdoch, todo, o sea también José María Aznar. Silencio, silencio. Intereconomía monta shows nocturnos con gomeros indignados que llaman para mostrar su vergüenza porque un senador de la isla faltó el respeto a la policía. ¿Qué estarían haciendo en Intereconomía si en lugar de Aznar, el expresidente que formaba parte del consejo de Administración de Murdoch por el módico sueldo de 220.000 euros al año se apellidara González Márquez, pues que habría un especial sobre las víctimas de los atentados de Londres, tendríamos a familias llorando (con subtítulos) y mostrando su asco porque los periódicos del magnate australiano se dedicaron a espiar a víctimas del terrorismo.

Rajoy también usa el silencio. En voz bajita mandó a Ana Matos y González Pons a hablar con Camps, quiere convencer al presidente valenciano y a los otros tres imputados por el caso de los trajes de Gürtell para que paguen la multa y no tengan que sentarse en el banquillo de los acusados. Si pagan (la acusación particular pide 49.000 euros para Camps) se suspende la vista oral, pero el presidente de la generalitat de Valencia se convertiría en un delincuente condenado. Pero ya se ocupará la televisión valenciana (que estos días ha dedicado a Casimiro Curbelo todo el tiempo que ha censurado a la noticia de la apertura de juicio oral a Camps) de convertir en delincuentes a los que promueven la acusación particular.

Ya sabemos que Camps mintió. Hay pruebas que demuestran que no se pagó los trajes. Además del testimonio del sastre, hay conversaciones grabadas a varios imputados, también está el testimonio que contó en sede judicial que le pidieron que cambiara los datos de la documentación de la tienda donde se vendían los trajes para que pusiera el nombre de Álvaro Pérez (su “amiguito del alma”, el destinatario del “te quiero un huevo”) en lugar del nombre del presidente valenciano. Cuando se vio con todas las pruebas, el propio abogado de Camps dijo que los trajes se lo regalaron en su calidad del presidente del PP de Valencia, una triquiñuela legal que pretende salvar a su cliente del cargo de cohecho impropio que el Código Penal destina sólo a funcionarios públicos.

Cinco días después de que se publicara el auto judicial que anuncia que Camps será procesado, desde la calle Génova no ha salido ningún comunicado oficial. Desde la periferia los peperos defienden la presunción de inocencia. El presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino,ve detrás de la trama Gürtell y sus trajes gratis total una conspiración de Rubalcaba y el juez Garzón. Hay pruebas, conversaciones telefónicas y testimonios de testigos. Pero ellos prefieren hablar de conspiración. La verdad es que cuando la derecha habla de conspiración sabe de lo que habla. La voz de experencia. Piensa el conspirador, que todos son de su condición.

PD: Horas después de publicar este artículo Francisco Camps presentó su dimisión como presidente de la Generalitat de Valencia y se declara inocente. El PSOE reaccionará minusvalorando la dimisión a pesar de que lleva pidiéndola hace más de un año, y el PP presumirá de la decisión de Camps de dimitir, a pesar de que lleva más de un año defendiendo su inocencia. ¡El bipartidismo me aburre un montón!

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Camps paga la multa

  1. Miguel Ángel dijo:

    Señor Luján, cuide su forma de escribir: los puntos y las comas en su lugar correcto, las interrogaciones con su signo de apertura y cierre, palabras que desaparecen…

    Por lo demás, muy bien

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s