No hablaré de los de siempre


La nueva alcaldesa de Telde, Carmen Castellano, debería convertirse en referencia de buena parte de los nuevos alcaldes que resultaron elegidos en los plenos de este sábado en La Palma, y en algunos municipios de Fuerteventura, El Hierro o Lanzarote. La primera edil de la ciudad de los faycanes (con perdón) rompió la tradición de dejar el bastón de mando en la iglesia de San Juan y se lo dejó a Santa Rita porque al parecer es su santa preferida.

Uno no entiende de las cosas del cielo, que bastante complicado lo tenemos con lo que pasa aquí abajo como para estudiar lo de allá arriba. Pero desde pequeñito aprendí aquello de Santa Rita, Santa Rita, lo que se da no se quita. Así que más allá de otros significados espirituales, la visita de Carmen Castellano a Santa Rita la debieron hacer muchos otros alcaldes que salieron por los pelos, en contra de la dirección de sus partidos que saben que en cualquier momento les pueden poner una moción de censura.

Pero la verdad es que no tengo ganas de hablar de los de siempre. Paso de ponerme a analizar quiénes clavaron más puñales si los concejales del PSOE o los de Coalición Canaria. No voy a entrar a ver si Los Llanos de Aridane es un municipio más importante que Telde, o la si los concejales de Coalición Canaria que le dieron la alcaldía a José Miguel Rodríguez (Nueva Canarias) serán llamados “concejales de ATI en La Aldea” por Román Rodríguez (el hermano del nuevo alcalde) o se les pondrá otro nombre. Hoy prefiero hablar de San Mateo.
Antonio Ortega es el nuevo alcalde de la Vega de San Mateo. Con un partido político creado hace 3 meses se presentó a las últimas elecciones y logró el respaldo de más del 43% de los electores. La mayoría absoluta, siete de los trece ediles del consistorio. Se trata de un fenómeno que debería ser estudiado en las facultades de Ciencias Políticas, unos estudios que comenzó el nuevo alcalde después de haberse licenciado en Derecho.

Con mucho trabajo de casa en casa, explicando a los vecinos su nuevo proyecto político, con apenas 2300 euros de presupuesto en un municipio donde el partido que llevaba 16 años gobernando, Alternativa por San Mateo (federado a Nueva Canarias), se gastó (según Ortega) casi 200.000 euros. El nuevo partido Asamble de Vecinos de San Mateo no empleó el clásico “vota”, sino el lema “tú decides” en los pequeños carteles donde se veía la foto de todos los concejales que se presentaban. El candidato a alcalde se comprometió a marcharse para su casa y no volver a presentarse si no cumplía su programa de gobierno.

Antonio Ortega, el Pollo de la Mina, bregó en los terreros de lucha canaria antes que en el campo político. El viernes le pregunté en El Correíllo si esa experiencia le sirvió y contestó que sí. En su campaña no insultó al rival, aplicó las normas de respeto al adversario y nobleza en la estrategia que distinguen a la lucha canaria. En su camino se encontró con muchos problemas, con personas que le decían que se apuntaban al nuevo partido y después de anunciarlo públicamente se echaban atrás por las presiones de los otros.

Se le acercaron partidos grandes para intercambiar votos entre el cabildo, el Parlamento y el cabildo. Pero Antonio y los suyo no quisieron, y realizaron su campaña en solitario, recorriendo casa a casa, dando el sobre del nuevo partido, Avesan. Con proyectos muy concretos: promover una fábrica de queso de cuajo de baifo con denominación de origen, un banco de tierras de agricultura ecológica, poner plazas de aparcamientos cubiertos en el municipio.

Antonio Ortega ya tenía experiencia en la gestión política, fue director de Agricultura del Gobierno canario y concejal de Urbanismo hace 15 años por Alternativa por San Mateo, partido al que desalojó del poder municipal después de 18 años. Casi cinco mil votantes (el 78% del censo) acudieron a las urnas en San Mateo y 2130 decidieron votar a Avesan. Ganó con la fuerza de la palabra, con la comunicación directa, con el trabajo desde abajo (y los ojos de gallo de los pies que deberá tratar el podólogo), desafiando al voto tradicional y a la propaganda electoral.

El Pollo de la Mina ganó con el compromiso de no presentarse en 2015 si no cumplía la mayor parte de su programa electoral . Cuando le preguntaban qué resultado pensaba sacar, Antonio Ortega respondía : mayoría absoluta. Sus interlocutores se reían y decían que estaba loco. Y ahí lo tienen, el nuevo alcalde de San Mateo sin necesidad de componendas políticas, sin pedirle permiso a ejecutivas cercanas o lejanas, por la simple voluntad de un pueblo que decidió confiar en un candidato que apuntaba maneras nuevas. ¿Entienden por qué hoy no quise perder el tiempo hablando de los de siempre?

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s