El cáncer y los móviles


La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) difundió este martes parte de las conclusiones de un estudio científico que señala que el uso frecuente de teléfonos móviles puede provocar glioma (un tipo de tumor cerebral) y neurinoma acústico (un tumor benigno en el nervio del oído). Hasta dentro de seis meses no se publicarán las conclusiones definitivas del estudio elaborados por treinta y un científicos, aunque por la información que adelantaron esta semana ya se sabe que en una escala de 5 niveles de riesgo, la exposición a las ondas de los móviles se sitúa junto en el intermedio (en el 2b), por lo que “no está claramente establecido que de hecho aumente el cáncer ”, pero “hay reducida evidencia de cancinogenicidad en humanos, pero suficiente en animales de experimentación”.

El director de la IARG, organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud, declaró que es posible que variemos la clasificación en cuanto haya nuevas evidencias”. Christopher Wild dijo a los periodistas que los científicos de la OMS no hacen recomendaciones, que ellos se limitan a revisar los informes científicos y “ahora deben ser los consumidores los que decidan”. Wild se ha ganado su puesto en la OMS porque, desde luego, sabe lo que es curarse en salud”. Ellos avisan, pero no son capaces de recomendar a las autoridades que tomen medidas para reducir un peligro que ya se está viendo. Porque esa claridad que ven en la salud de los animales seguramente les lleve dentro de unos años a verla en los seres humanos, que también estamos compuestos de células y hasta ahora en la ciencia se ha ido viendo que lo que le pasaba a los conejillos de indias al final nos pasaba a todos.

Porque en estos momentos nosotros somos los conejillos de indias. El uso de los teléfonos móviles se ha ido generalizando en la última década, por eso los científicos dicen que no han tenido tiempo suficiente para establecer relaciones causales entre diferentes tipos de cánceres y tumores y la invasión de las ondas que sufren nuestras ciudades. Ya pasó en su día con el tabaquismo, pasaron muchos años para que la OMS estableciera la relación entre el consumo del tabaco y el cáncer. A los primeros síntomas de alarma se respondía pidiendo tiempo, no estaba demostrado, había que esperar unos años, era necesario tener estudios concluyentes. Y las tabaqueras seguían aumentando su negocio, y los gobiernos incrementaban la recaudación de impuestos, y los medios de comunicación se beneficiaban de las millonarias campañas publicitarias. Se montaban clubs de fumadores, se influía en los medios de comunicación para evitar la difusión de los primeros estudios. ¿Cuánta gente se fue enfermando durante esos años?¿Cuántos muertos hubo por “cáncer de origen desconocido”?

Fue necesario que el gobierno de Estados Unidos y varios estados europeos comprobasen que los recursos económicos dedicados a combatir las consecuencias del tabaquismo fuesen superiores a la recaudación de impuestos para que se tomaran las primeras medidas, para que los científicos por fin llegasen a conclusiones definitivas. El poder de las compañías telefónicas es hoy superior al de la industria tabaquera. Sus campañas publicitarias en los medios de comunicación y el patrocinio que realizan de congresos científicos o estudios médicos provocan que no nos podamos enterar de lo que está pasando.

En los últimos años ha aumentado en los países occidentales el número de personas que padecen electrosensibilidad. Son personas que sufren importantes problemas de salud cuando están cerca de aparatos que emiten radiaciones como antenas de telefonía móvil, microondas o teléfonos móviles e inhalámbricos. Suecia es el primer país que ha reconocido la electrosensibilidad como enfermedad profesional. Conozco caso de personas que sufren los síntomas de esta patología y que han ido a muchos médicos denunciando que la padecen después de vivir cerca de una antena de telefonía móvil o trabajar en lugares con muchos teléfonos móviles. La respuesta de los informes médicos suele ser : “sicosis a las antenas”. El problema lo sitúan en la sicología del paciente, no en las ondas. La vida de estas personas se convierte en una tortura, porque hoy en día hasta el hotel rural del paisaje más remoto pone en su publicidad que ofrece servicio de wifi.

No pretendo ocasionar una sicosis colectiva contra los teléfonos móviles. Pero por mi parte intentaré tomar mis precauciones, reducir mi dosis de teléfono móvil. Y aprovecho la libertad que me da escribir en un periódico donde no se anuncia Telefónica (nuestra pobreza es una riqueza) para mostrar mis sospechas contra las empresas telefónicas, sus antenas y las radiaciones. Que justo en los años que vivimos la crisis económica más importante del último siglo la compañía Telefónica tenga record de beneficios y anuncie que va a despedir a más de 6000 trabajadores para mantener esos beneficios y no pase nada, es un síntoma del poder que tienen. Compran medios de comunicación, compran a exministros, compran a sociedades médicas. Don Francisco de Quevedo lo escribió en el siglo de Oro español: Mas pues que su fuerza humilla/ al cobarde y al guerrero/ poderoso caballero es don dinero.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s