Con tu voto, bótalos


Ya sé que tienes ganas de botarlos. Llevas tiempo con deseos de hacerles un gran corte de mangas. Después de quince días viéndolos por todas partes, colgados a las farolas, en los troncos de los árboles, en las vallas de la montaña. ¡Cuántos árboles habrán muerto para convertirse en carteles de sonrisas fabricadas y frases vacías! Si abrías el periódico allí estaban ellos, los cuatro magníficos, monopolizando las páginas electorales. Si ponías la tele allí se plantaban a repetir lo mismo que habían dicho en la radio por la mañana. A veces aparecían los mismos en varios canales a la vez. El que paga sale. Viva la democracia.

Tu observabas el teatro desde el escepticismo y la indignación. En el caso de Canarias viste que en el teatro electoral la pareja habitual hizo un coitus interruptus y dejó de magrearse entre sábanas pagadas por nosotros y pasaron a maltratarse, a traicionarse, a tratarse como desconocidos en una película no se creería ni el niñito más enganchado al canal Disney. Y alrededor de la pareja circulaban los otros que que están loquitos por entrar en la cama, uno se nos aparecía con la cara virginal diciendo que no habrá más pornografía, que él se preocupará de nosotros, que nos tratará con más cariño aunque, eso sí, no le queda más remedio que compartir catre con los mismos de siempre. Otro se nos aparece presumiento de tener la llave para entrar al cuartito en del poder a partir del próximo lunes, este promete no pactar con el malo, pero viene de la mano de algunos que tienen como referencia a Ali Babá.

Los cuatro magníficos han monopolizado los medios, se han apropiado de todos los escenarios, han alquilado auditorios y palacios de congresos para mostrarnos sus ombligos, para batir records de aplausos entre ellos mismos, para jugar con las cifras de los parados, para prometernos una isla feliz, una ciudad sin paro, una Canarias paradisiaca. Expertos en marketing construyeron las frases que han repetido. En muchos casos traían los carteles de Madrid, aquí se limitaban a poner Las Palmas de Gran Canaria en lugar de Cuenca o cambiar Extremadura por Canarias. Algún autóctono copió un video de Cataluña. Los hemos visto ordeñando cabras, paseando en bicicleta, montándose en guagua, entrando en los mercados. Siempre acompañados de cámaras de televisión. Parecían personas normales, tú. Se han vuelto tan extraterrestres que en campaña convierten en trascendental lo que tú haces todos los días.

Pero en ese paraíso que te prometían no te daban ni una respuesta para calmar tu indignación. Ningún compromiso para poner firme a los banqueros, ningún planteamiento de quitar los paraísos fiscales, ninguna garantía para frenar los despidos masivos en empresas con beneficios, ninguna garantía para que el derecho a la vivienda y al trabajo sean derechos fundamentales, para que vayan a la cárcel los que han usado la crisis para robarnos a la mayoría, ningún gesto de estos cuatro magníficos para permitir que los partidos pequeños también puedan colocar carteles en las autovías principales, para aceptar que todas las opciones tengan el mismo derecho de explicarse ante los ciudadanos. En los años de mayores recortes en Educación, Sanidad y Servicios Sociales han tenido la poca vergüenza de gastar dinerales en propaganda sin explicarnos de dónde han sacado el dinero. ¿O es que sus militantes son millonarios?

Todo esto que ha ido pasando ha aumentado tu indignación y tu tentación de botarlos a todos. Todo esto ha provocado que miles de personas salieran a la calle el domingo pasado y que otras tantas milen estén hoy en la calle. Tenían el guión electoral escrito: campaña electoral controlada, rifi-rafes habituales entre los grandes partidos sin cuestionar los poderes económicos que patrocinan las campañas, jornada de reflexión y a votar nuestros fieles y algunos más de buena voluntad, los desencantados se van a la playa, al campo o se quedan en su casa…

Pero, de repente, la gente cambió el guión. La gente salió a la calle a hablar de derechos sociales, de participación ciudadana, de poderes financieros, de libertad de expresión y de reunión, de un ciudadano un voto, de la estafa disfrazada de crisis, de panes y chorizos, de corrupción política, de respeto a las minorias, de bipartidismo asfixiante…La gente salió a la calle a hablar en alto de lo que los candidatos no habían hablado. Los profesionales de la política no están preparados para hablar de democracia, qué cosas. Por eso han reaccionado como siempre: buscando la calculadora ¿cuántos votos puedo perder con esta gente, cuántos puedo ganar? Y así hemos visto a torpes líderes de la oposición haciendo cortes de mangal y animando a su artillería mediática a disparar contra la ciudadanía, y hemos escuchado a ministros que dicen que los de la calle tienen razón, hablando como si ellos no tuvieran nada que ver con lo que ha pasado. Unos nos provocan ira, otros risa, parece que los actores del teatro electoral no quieren bajarse del escenario a escuchar las voces de la calle, prefieren quedarse aferrados al guión que tenían escrito.

¿Y ahora qué? El domingo es una fecha importante. No será el final de nada, y tampoco da tiempo para que se convierta en el principio de algo. Pero sería bueno que el domingo todos los indignados que están en la calle y los que están en su trabajo, y los que están en los hospitales, y en sus casas, se acerquen al colegio electoral para seguir escribiendo un guión alternativo al que nos proponen los de siempre. Que tus ganas de botarlos no se confunda con la de los apáticos que no se pronuncian. Sería bueno que te expreses también en las urnas. Si no te gustan los grandes ni los chicos existe el voto en blanco. Si piensas que votar a los pequeños es tirar el voto a la basura deberías tener en cuenta que muchos pequeños pueden lograr un sueño grande.

Recuerda la canción de Silvio Rodríguez:

El tiempo está a favor de los pequeños
de los desnudos, de los olvidados
el tiempo está a favor de buenos sueños
y se pronuncia a golpe saturado

La noche se enriquece de secretos
la oscuridad del mundo es compañera
preparadora del duro esqueleto
que deberá nacer del alba nueva
las sombras de las calles
son cómplices del día
Y por la loma y por el valle
viene quemando la alegría

Y Roque y los demás están atentos
con la absorta pupila de lo eterno
dando voces de amor a cuatro vientos
y apurando las ruinas del infierno

Ya sé que tienes ganas de botarlos. Pero ellos contaban con tu ira, ellos prefieren que los críticos se mezclen con los apáticos y que todo siga igual. Por eso sería bueno que te informes y busques bien cómo transformar la indignación en voto. Puede ser unas siglas o un voto en blanco. Pero di algo, exprésate. Y recuerda que después del domingo electoral vendrá el lunes de trabajo. Te lo digo aunque estés en paro. Porque nos queda mucho trabajo por hacer. Porque hay que aprovechar todo esta rebeldía que se canta y se respira en las calles para continuar conquistando los derechos que nos estaban arrebatando. Ahora que les hemos quitado las máscaras y comprobamos que son capaces de saltarse sus propias leyes para impedir que la gente se exprese fuera del guión establecido, ahora que vemos que son capaces de decir que pedir un voto responsable puede suponer una influencia negativa en la ciudadanía. Ahora es el momento de continuar con el trabajo, de seguir a rajatabla el mensaje de una de las pancartas de la Puerta del Son: “Si ustedes no nos dejan soñar nosotros no les dejaremos dormir”. Con tu voto, bótalos.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en manifestación, movimientos sociales, política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Con tu voto, bótalos

  1. Roberto dijo:

    El próximo domingo se celebra un nuevo capítulo de la farsa y del esperpento que triunfa en Canarias. Las elecciones autonómicas representan otro engaño a los habitantes del archipiélago, asfixiados por un sistema clientelar y caciquil que supone un auténtico lastre para el progreso de las islas y que llevamos soportando varias legislaturas, sin que se vea la luz al final del túnel.
    Así es el caso del sistema electoral canario, que los tres partidos de la Cámara no han sido capaces de modificar y que representa la mayor canallada de este maltrecho gobierno, que se burla de la democracia y que ha dejado sin representación parlamentaria a más de 150.000 votantes. Pero no solo eso. En esta última etapa, en el Consejo de Gobierno se han sentado los integrantes del tercer partido más votado, que representa el 23% de los votos válidos, dejando fuera al 77% restante. En definitiva, el Ejecutivo de Rivero ha contado solo con el apoyo de 19 de los 60 diputados en este último periodo. En cualquier otra comunidad democrática se disuelve el Parlamento y se convocaran nuevamente elecciones, pero aquí no es posible si no se modifica el Estatuto.
    Esta gente que anda presumiendo del paraíso de Canarias ni se plantea que la abstención electoral no haya bajado del 35% desde el año 1995, lo que evidencia el deterioro de este sistema y la escasa credibilidad que genera en la ciudadanía. En las últimas elecciones autonómicas de 2007 se contabilizaron 523.594 personas abstencionistas, lo que supuso el 36,24% del número total de electores. A ellos se unen los 15.454 votos en blanco, por lo que las candidaturas recibieron directamente 900.413 votos. Les da exactamente igual que sólo tres de los 31 partidos que se presentaron a las elecciones estén sentados en ese Parlamento, lo que supone un atentado más contra la pluralidad. De hecho, solamente CC, PP y PSOE están avalados por 752.713 votos, en un censo de 1.444.878 electores. A buen entendedor, pocas palabras bastan.
    Gracias, Juan.

  2. Leandro dijo:

    ¡¡Muy bien dicho!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s