1º de mayo: ¡la madre que te parió!


Pues aquí estamos, 125 años después. Parece que fue ayer cuando aquellos ilusos se pusieron en huelga en Chicago porque querían trabajar sólo ocho horas al día. La verdad es que se lo montaron bien, paralizaron cinco mil fábricas, movilizaron a más de 300.000 trabajadores. Las sorprendidas autoridades de la joven nación norteamericana pusieron un poquito de orden y detuvieron a algunos de los dirigentes revoltosos. Se montó un juicio amañado que acabó con la condena a muerte de cinco de los ocho dirigentes obreros procesados. Esta es brevemente, la historia de aquel 1° de mayo de 1886, de aquellos mártires de Chicago.

Y la huelga logró sus objetivos. Muchos estados norteamericanos comenzaron a legislar a partir de ese año para poner como obligatoria la jornada laboral de ocho horas. Después llegó el siglo XX con nuevas luchas en Europa y se lograron otras muchas conquistas: la sanidad pública, la seguridad social, las vacaciones pagadas, las bajas maternales, las indemnizaciones por despidos, la negociación colectiva, las pagas por productividad, las subidas salariales por el IPC… En la segunda década del siglo XX la revolución de octubre enterró el feudalismo y levantó unos estados que consideraban que los derechos laborales eran derechos fundamentales. Con sus déficits de libertad y su burocracia avasalladora, pero las políticas de igualdad eran un mal referente para Europa Occidental. Por eso la derecha política aceptó las propuestas de la socialdemocracia del Estado de Bienestar como mal menor, para evitar que los trabajadores se pusieran muy revoltosos.

Este domingo se celebra el 1º de mayo. Los sindicatos, con buen criterio, mantienen la tradición de las manifestaciones. Quizá habría que hacer otras cosas también, como jornadas o acciones de lucha diferentes. Pero a falta de otras cosas están las manifestaciones. Por un lado UGT y CCOO convocan con el lema “Por el empleo con derechos”, por otro lado Intersindical Canaria “Por el empleo, los derechos laborales y nacionales”. Unas reivindicaciones que se quedan cortas si lo comparamos con la demanda de los trabajadores de Chicago, si tenemos en cuenta que hoy se sigue trabajando más de ocho horas diarias, si miramos simplemente los terribles datos de la economía sumergida que se han publicado estos días: sólo en Canarias más de 80.000 trabajadores sin derechos con sus respectivos empresarios defraudadores, el 10% del PIB. Y para estos grandes empresarios llevan trabajando los partidos en el poder los últimos 30 años, dándoles los mejores beneficios fiscales de todo el Estado.

En este siglo XXI hay más razones que nunca para salir a luchar, ahora que quieren tumbar todo lo conseguido y quieren que imitemos a los cangrejos y, los que repiten el discurso machacón de decir que “los tiempos han cambiado y hay que adaptarse” en realidad pretenden que caminemos para atrás, hacia las condiciones laborales del siglo XIX. Pretenden convertir en un infierno la vida laboral mientras ellos se reservan sus paraísos fiscales. Pero desgraciadamente a pesar de todo esto las manifestaciones de este domingo se quedarán en reuniones de delegados al aire libre que finalizaran con paellas y actuaciones musicales. Los mismos que fueron corriendo a comprarse el libro “Indignaos” cuando se lo recomendaron en su libro de facebook, los mismos que se apuntan a las frases ingeniosas contra los banqueros, los mismos que practican el activismo virtual con dedicación envidiable, ignorarán las convocatorias de los sindicatos. En este mundo virtual que controlan poderosos nada virtuales, dejaremos un año más nuestra lucha en la difusión de un correo electrónico sobre el último abuso de un banco o en un toquito en el apartado “me gusta” sobre algún enlace reivindicativo en el muro de Facebook.

El grito de proletarios del mundo únanse será ignorado por las cúpulas sindicales, que prefieren ir con sus parejas habituales. En las islas un año más el gobierno ha demostrado su habilidad a la hora de imponer el calendario. La misma semana que acaba con el día de la clase trabajadora Paulino Rivero se saca una foto con CCOO UGT y las patronales firmando un pacto sin ficha presupuestaria, un brindis al sol que a lo mejor tiene rentabilidad electoral, pero que desde luego deja a los sindicatos un poco afónicos: ¿con qué voz van a gritar contra los recortes sociales después de firmar con el dueño de las tijeras?¿Con qué voz van a gritar contra los abusos patronales después de sentarse con ellos a cambio de un documento retórico? Porque después de escuchar a dirigentes patronales y sindicales sigo sin entender la utilidad del nuevo pacto, salvo que las razones puedan ser las mismas de pactos anteriores: tú me das una foto y yo te permito 8 liberados sindicales. Me parece muy penoso que sea tan fácil ver fotos y pactos de los dirigentes de UGT y CCOO con el gobierno y las patronales y sea imposible ver juntos a los dirigentes de UGT, CCOO, Intersindical, FSOC, CGT… Y al decir esto los critico a todos.

Esto es lo que hay. Pero no debe perderse la esperanza. La esperanza está en la gente que salga este domingo a la calle a cualquiera de las manifestaciones, la esperanza está en los que siguen organizando para responder a las políticas de recortes laborales y sociales contra la mayoría de la población, la esperanza está en los que siguen denunciando un sistema económico que camina cada día más hacia una dictadura controlada por los enriquecidos que se mueven con una codicia ilimitada, la esperanza está en los que recuerdan que la crisis económica actual tiene unos responsables que se han ido de rositas con sus millonarios beneficios y han provocado millones de desempleados, la esperanza está en los que están dispuestos a luchar contra los paraísos fiscales, contra la gran banca. La esperanza está en los que se rebelan aunque los silencien, aunque los palanganeros del sistema los insulten, aunque los criminalicen.

Este 1º de mayo han querido enterrar de golpe 125 años de historia, por primera vez ni siquiera se ha dado festivo a los trabajadores, cayó en domingo y en el comercial día de la madre, y no se ha trasladado a un día laboral como se hace con las festividades religiosas. El mensaje parece claro: no tienes empleo, no tienes subsidio, no tienes derechos, pero no te manifiestes, aprovecha el día de la madre y vete a comer con la viejita que el potajito que ella te hace, vete con la madre que te parió que con el recorte presupuestario se acabó lo que se daba.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en justicia, manifestación, movimientos sociales, política, sindicatos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s