Preparados para ver Tele Cospedal


Por favor, ¿quién tiene el mando? Quiero que cambien a Tele Cospedal. Televisión Española me aburre, tanta manipulación, tanto Zapatero, tanta ausencia del PP. Rubalcaba hasta en fin de año. Esto no puede ser. Como dijo ayer en Los Desayunos de Televisión Española Dolores de Cospedal, ¡un poquito de imparcialidad, por favor!

Ana Pastor le replicó ¿Qué tele tiene usted como referencia, Telemadrid, Canal 9, Televisión Andaluza? Cospedal se queda sin palabras y sonríe mientras dice: “mi modelo es una televisión imparcial” . No es capaz de poner como ejemplo a Telemadrid o Canal 9, las cadenas televisivas donde menos se habla del caso Gürtell a pesar de que la trama mafiosa afecta sobre todo a sus comunidades. Tampoco puso como modelo la televisión del gobierno de Aznar, que tenía al inquisidor Urdaci dispuesto a contarnos que no había huelga en un país que estaba paralizado, que los hilillos de plastilina del Prestige no estaban llenando las calles de Galicia de indignación, que en Irak había una marcha mundial por la paz y los ciudadanos españoles lo entendían porque apenas se manifestaban. Y si la Audiencia Nacional dictaba una sentencia histórica acusando a los informativos de Televisión española de violar “los derechos fundamentales a la huelga y la libertad sindical”, eso lo arreglaba Alfredo Urdaci leyendo el comunicado en un plató que no parecía el del telediario y llamando “Ce Ce O O” al sindicato Comisiones Obreras.
La reforma de RTVE impulsada por el gobierno de Rodríguez Zapatero supuso un cambio realmente histórico de la cadena pública. El establecimiento de los consejos de redacción de los servicios informativos ha democratizado las decisiones, los responsables deben dar cuentas de la línea editorial y de los nombramientos de los principales puestos a la redacción. Existe la tentación por parte de algunos burócratas sindicales de convertir los consejos en demandas laborales, alejadas del objetivo de garantizar unos informativos plurales.Tuve la oportunidad de hablar con el director de los informativos de TVE en la Universidad de Maspalomas. El modelo vale porque hay gente como Fran Llorente que se lo cree, que intenta aplicar de forma estricta los tiempos dedicados a los partidos políticos, el equilibrio en las informaciones. No es un modelo perfecto, quizá faltaría definir mejor la presencia de organizaciones sociales, sindicales o vecinales. Los partidos políticos no son las únicas instituciones de la democracia.

A María Dolores de Cospedal ayer se le vio el plumero en Los Desayunos de Televisión Española. La presentadora Ana Pastor supo responderle con el mejor arma: la palabra. “Estoy muy orgullosa de esta etapa de libertad, mucho mejor que las anteriores épocas del PP…y también del PSOE”. Porque aquellos informativos de la TVE de Felipe González durante el referéndum de la OTAN , la corrupción gubernamental y los GAL no tienen nada que envidiar a los de Urdaci en la huelga general o el Prestige. Está claro que el PP quiere volver a las andadas y tiene unos modelos de televisión que Cospedal se calló ayer.

A la secretaria general del PP le fallaron los reflejos, en el mismo programa donde puso a José Manuel Soria como ejemplo de político perseguido, de imputado injustamente que luego fue absuelto, podía haber aprovechado y seguir con la comunidad ultraperiférica como modelo. Precisamente en Televisión Española Soria y los suyos son los que vetan la presencia de algunos periodistas en el programa 59 segundos. Si va un periodista de CANARIAS AHORA ellos no van. Ese veto también lo aplican en la radio televisión canaria. Cospedal podía haber puesto la política mediática del PP en islas. “Mire usted”-hubiera dicho Cospedal-“el susodicho Soria puso al frente de los informativos de la radio pública Canaria a una tal Teresa Cruz que es un modelo de imparcialidad informativa”. En las últimas elecciones generales Teresa Cruz ejerció de interventora del PP en un colegio electoral, cuando ya llevaba dos meses contratada como jefa de Informativos de la radio autonómica.

Por poner el ejemplo más reciente, en la radio pública canaria no se ha hablado del caso del Patronato. El pago con dinero del cabildo de Fuerteventura de la estancia de un senador del PP en un hotel majorero no es noticia, a pesar de que ha salido en casi todos los medios españoles y que ayer tarde llegó al Senado. En el informativo matinal de este martes se entrevistó durante diez minutos a un médico para que no explicara cómo podemos evitar atragantarnos al comer porque “lo que le pasó a la turista noruega que se murió comiendo nos puede pasar a cualquiera” decía el locutor con tono apocalíptico. Pues bien, en ese informativo no se dedicó ni un segundo a la polémica que centraba la actualidad en Fuerteventura, a pesar de que ese mismo día había una reunión del consejo de gobierno del cabildo para tratar ese asunto. Tampoco se habló en la radio de Teresa Cruz de la decisión de la Fiscalía Anticorrupcion de acusar a Ángela Mena por presunta prevaricación, pero eso debe corresponder a la cuota de poder informativo de CC, o al afán de Cruz por no perder los 100.000 euros que cobra al año por filtrar las noticias negativas para su PP y CC.

Hablo de Canarias pero Cospedal conoce mejor el caso de Canal 9 de Valencia, sus trabajadores denunciaron ante la Sindica de Greuges (la defensora del pueblo valenciano) la manipulación de los informativos a favor del PP. En Telemadrid los sindicatos han denunciado en muchísimas ocasiones esa manipulación. Decía Cospedal ayer que la defensa que hacía Ana Pastor de los servicios informativos de TVE era una opinión personal. Que le pregunten a los trabajadores de la cadena estatal si quieren que el PP aplique el modelo de Canal 9 o Telemadrid en Televisión Española. Me imagino a Carlos Dávila volviendo a dirigir un programa en la emisora pública, entrevistando al exterrorista Pío Moa para que promocione su libro sobre las bondades de Franco y el golpe de Estado que, como todo el mundo sabe, dio el PSOE en julio de 1936 (versión revisionista del “historiador” Moa. Ese Carlos Dávila que hace unos días manipuló la foto de la portada del periódico que dirige para borrar la esvástica nazi que tenía tatuada en su brazo un legionario que participaba en una procesión de semana santa. Ya podemos ir mentalizándonos, cuando Mariano Rajoy llegue a la Moncloa vamos a enterarnos de lo que es la “imparcialidad política” cuando TVE se convierta en Tele Cospedal.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en más leídos, periodismo, política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s