Queda inaugurada…


Queda inaugurada… esta columna. Espero que les guste. Un momentito, estoy cortando la cintita. Pasen y lean. Ah, ¿qué ya esta columna existía en este periódico? Bueno, no pasa nada, no se pongan así. Es que yo no quería ser menos. Quería sumarme a esta fiebre de inauguraciones. Es que si se me ocurre inaugurarla después del 28 de marzo me meten un puro.
Por eso quería inaugurarla ya, aunque todavía queden seis o siete párrafos por escribir, aunque esté en el mismo lugar que todos los días, aunque la inaugure o no la inaugure por esta esquina del periódico van a pasar los que querían, los mismos de ayer u otros nuevos, aunque a mí me pagan para esto como a usted le pagan para atender a los clientes de una tienda, o por conducir un taxi todos los días, por la misma razón que a usted no le pagan porque su derecho al trabajo es papel mojado.

Los vecinos de la calle Guerra del Río, en el barrio del Risco, recibieron ayer con aplausos al alcalde Jerónimo Saavedra y a los concejales Néstor Hernández y Magüi Blanco. Se inauguraba la escalera mecánica que algún día comunicará Primero de Mayo con la calle Guerra del Río. Todavía no está conectada a la luz eléctrica porque las obras no han terminado, pero había que inaugurarla porque el plazo legal de inauguraciones en este año electoral se acaba el próximo lunes. Por eso instalaron un motor eléctrico y llamaron a los periodistas. Apenas una hora después de marcharse el alcalde, su séquito y las cámaras de televisión llegaron unos técnicos y pararon las escaleras porque había que continuar la obra.

Esta ridícula inauguración de las escaleras automáticas más fugaces de la historia de Canarias está siendo comentada en muros de Facebook y por los twitteros de los otros partidos. Como ciudadanos tienen toda la razón en las críticas y a ellas me sumo. Lo que ocurre es que en esos mismos foros se olvidan de lo que hacen, han hecho y harán los políticos de sus siglas. En este año de crisis veíamos a Supersoria viajando a La Gomera o Fuerteventura a inaugurar obras de la consejería de Sanidad o de Agricultura. También iban las consejeras y altos cargos de esos departamentos y, por supuesto, el omnipresente presidente del gobierno. Todos viajaban con sus asesores respectivos a costa del presupuesto público ¡que austeros son! Hace cuatro años PP Manolo alquiló (con presupuesto del cabildo) unos muebles para inaugurar el Parador de Tejeda que todavía no estaba terminado.

Seguimos. Mientras Saavedra inauguraba la escalera fugaz en Madrid, en el mismo día, Esperanza Aguirre inauguró una nueva carretera entre Fuenlabrada y Leganés, un hospital al que le quedan 4 plantas por construir y una escuela que llevaba tres años construida.

El lunes se vuelve a abrir el centro de salud de Olof Palme que lleva¡seis años en obras!, todo este tiempo los vecinos de las Alcaravaneras han tenido que ir a Guanarteme o al antiguo hospital del Pino, y en los últimos 3 años y medio la consejera Mercedes Roldós que sacó con enorme rapidez en concurso de lifeblood, que promovió decenas de contratos con empresas privadas bajo el asesoramiento del abogado que montó lifeblood, la consejera que pagó pluses de productividad a inspectores, militantes políticos y personas piadosas, esa misma consejera no fue capaz de acelerar las obras de Olof Palme. Parece que el nuevo consejero Fernando Bañolas tomó la inteligente decisión de no volver a inaugurar el centro de salud de Olof Palme que ya existía porque le parece una burla a los vecinos.

Si miramos a Coalición Canaria los veremos este fin de semana inaugurando un teatro que ha estado diez años cerrado por obras. En esa década se han construidos auditorios y casas de cultura en otras islas, pero el Guiniguada ha sufrido parones, quiebras de empresas y robos de butacas. El líder de Nueva Canarias es un fenómeno colocando piedras y railes o montando seminarios sobre el futuro tren o un concurso para un gran pabellón deportivo mientras los servicios sociales que dependen de su partido en el cabildo no son capaces de afrontar las necesidades de la gente más afectada por la crisis. Hablando del cabildo hoy será la gran fiesta del Centro Cultural San Martín en la misma calle donde el Museo Canario recortó servicios por falta de presupuestos ante la desidia del cabildo y, sobre todo, del ayuntamiento y el gobierno canario.
Bueno, tengo que terminar esta columna que inauguré en el primer párrafo, pero reconozco que podría dejarla a medias para que se pegue con el paisaje de inauguraciones de obras sin terminar que tenemos estos días. Por cierto, ¿dónde está la placa con mi nombre? Porque aunque este periódico funciona gracias al trabajo de compañeros y compañeras que no firman y le dedican muchas más horas que yo a esto, aquí quiero poner mi nombre yo para la posteridad, que al fin y al cabo soy el que inauguró esta columna…

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s