Primavera en Trípoli


En España la llegada de la primavera se convierte en oficial cuando la anuncian las vallas publicitarias de El Corte Inglés. La primavera en Trípoli sabe a misiles y bombazos. Ya ves, el país que está en el primer puesto del índice de desarrollo humano de África es atacado por los humanitarios de la OTAN. Qué cosas, tú. La misma ONU que ignora al pueblo chií que salió a la calle hace unos días para protestar contra el gobierno maltratador de Bahréin, esa misma ONU es sensible a las demandas del pueblo libio. Más de 1000 soldados de Arabia Saudí entraron en Bahréin para reprimir al pueblo, pero resulta que las monarquías medievales árabes son aliadas y nos dejan entrar en sus pozos de petróleo. Sin embargo el tal Gadafi controla demasiado su oro negro y se permite amenazarnos con quitarnos los contratos. Esto no puede ser.

Vamos a situarnos en los días previos a la llegada de la primavera. Martes 15 de marzo Muamar El Gadafi declara en la cadena de Televisión Alemana RTL que sólo firmará contratos para vender petróleo a Rusia, India, China y Alemania. No venderá a Francia, Italia ni a los otros países occidentales a los que considera traidores . Jueves 17 de marzo, el Consejo de Seguridad de la ONU (formado por 15 estados de los 200 que hay en el mundo) vota una resolución para atacar a Libia. La ONU considera que el gobierno de Gadafi no está protegiendo al pueblo Libio. Imaginen cuántos países habría que invadir si aplicamos este baremo de la protección del pueblo. La resolución promovida por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña no cuenta con el apoyo de Rusia, China, Brasil, India ni Alemania, países que sí podrán comprar petróleo. Los medios hablan de una resolución por “unanimidad” y la realidad nos dice que de 15 se abstienen 5. ¿Por qué lo llaman democracia o intervención humanitaria cuando están pensando en los pozos de petróleo?

Sarkozy hace de capitan general, es el primero en lanzarse. Por fin una noticia buena en Francia que puede ayudarle a levantar esas encuestas tan decaídas que no ya no le valen los tacones que se pone el muchachito. Berlusconi no existe, cómo se les ocurre comenzar una guerra un sábado, día habitual de salida de los grandes puteros. Y Obama en Brasil desairado por Lula intenta mostrarnos que él es diferente a Bush, que él no va de imperialista, de hecho está dispuesto a dejar a Gadafi en el palacio del gobierno, qué bueno es este Tío Sam.

Qué quieren que les diga. Condeno todas las guerras, todas. Y las que se hacen con mis impuestos más todavía. También las que se disfrazan de humanitarias, las que buscan la democracia en las capas altas del petróleo, pues son más despreciables. Se atribuye a Jean Paul Sartre, filósofo del mayo del 68 que quiere enterrar Sarkozy, aquella frase de que cuando los ricos hacen la guerra los pobres son los que mueren. Los gobiernos de los ricos Sarkozy, Obama, o David Cameron llevan años negociando con el millonario Gadafi la venta de armas. Ahora disparan a ese mismo armamento que le vendieron. Pero los que morirán bajo las bombas occidentales que usted y yo pagamos con nuestros impuestos son gente pobre.

Sólo entre 2005 y 2009 España vendió armas a Libia por valor de 7,69 millones. Francia, la capitana de esta guerra, vendió 210 millones de euros en armamento, Italia 276,7 millones, Reino Unido 119,3 y Alemania 83, 48. Si Gadafi es un peligro para su pueblo los que lo han armado hasta los dientes deben tener alguna responsabilidad. No lloraré la muerte del presidente libio, pero los mismos que ahora quieren sacarlo del Palacio de Trípoli son que los votaron a favor de que Libia presidiera el comité de Derechos Humanos en la ONU en 2003.

La agencia oficial de noticias saudí informó este domingo de bombas en Trípoli que don Juan Carlos de Borbón había llamado a los monarcas de Bahréin y Arabia Saudí, “con los que ha hablado de los últimos acontecimientos en la región y ha abordado diversos asuntos de las relaciones bilaterales”. Y no nos cuentan más. ¿Habrán hablado de democracia?¿De Derechos Humanos? No, no ha lugar. Sólo hablaron de cosas importantes. Lo importante es que no se nos dispare el precio del petróleo.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en África, derechos humanos, política. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Primavera en Trípoli

  1. Sylvia Jaén dijo:

    Bien dicho. Gracias

    Me gusta

  2. José lUis Hde dijo:

    ¡Coño! Menos mal que todavía quedan periodistas con vergüenza y dos dedos de frente. ¡Genial columna! ¡Felicidades!

    Me gusta

  3. Pino dijo:

    Sobran comentarios cuando todo esta dicho …. y se impone el silencio, y tras el silencio, la rabia, la rabia o quizá la impotencia de ver, oir y no actuar. No puede ser posible que todo pase ante nuestros ojos sin intervenir, a la izquierda parece que solo nos queda el pataleo. Nos encontramos, nos indignamos y nos quejamos de no organizarnos, de la soledad de nuestras quejas. Y ¿la acción?, ¿cuando nos pondremos a ello? , nos hemos olvidado de actuar, ¿ cuánto más habrá que esperar para comenzar a desenmascarar a este capitalismo financiero? Quizá es el desconocimento de las nuevas formas de control, quizá la lejanía de los nuevos enemigos “económicos”, (FMI, OCDE, etc), es la que nos paraliza, pero creo que ya comienza el tiempo en que habrá que hacer algo… ¿por dónde empezamos?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s