Tindaya: ¡Un respetito, por favor! José de León*


Para los que viven en los palacios del poder, el mundo es un país extraño. El equipo de palaciegos, con el presidente- emperador a la cabeza que se entrevistaron con la familia de Chillida para impulsar la obra monumental en Tindaya, ¿saben ellos lo que cuesta arriesgar 76 millones de euros en una aventura que ya ha perdido 30 millones de euros? ¿Saben lo que son 425 euros para muchas familias, saben de recortes en sanidad, falta de profesores, como en el pueblo de Tindaya?¿saben que el centro de Salud de Antigua costará casi 1 millón de euros; es decir: con el dinero perdido por el gobierno se harían 30 centros de salud?¿Será la crisis para ellos una lejana señal venida de otro mundo?

¿Cuál es la novedad, señores Paulino Rivero, Domingo Berriel, Mario Cabrera y Miguel Cabrera? En la fundación que piensan crear, a la familia le dará el 50 %, de la representación. ¿Cómo es posible que el peso de la gestión recaiga en quienes han llevado a la banca rota el museo del artista? ¿Qué empresa arriesgaría 76 millones de euros, por la explotación turística de la obra, ya que las extracciones mineras están prohibidas por las Normas de Conservación?

Sus señorías, que visten distinto, hablan distinto, comen y viajan en sitios distintos, no sienten las penurias de cientos de miles de iguales. En la isla que van a redimir hay muchos iguales, fruto de un modelo desarrollista que ahora critican e intentan enmendar, con parques nacionales, reservas de la biosfera, zona starlight, cuando han sido ellos, algunos de los que se pasearon por el Chillida Leku, quienes han votado a favor de ese modelo de crecimiento que se ha saldado con una grave crisis en la isla.
¿Cómo un discurso nacionalista desprecia tan olímpicamente nuestros valores?¿Sabe Paulino, nuestro canario más auténtico, que frecuenta luchadas, romerías y enyesques, que la montaña que quiere agujerear, con un enorme impacto (zonas de acopio, grúa de 80 metros abriendo el túnel y maquinaria pesada en el interior), es Monumento Natural, Zona ZEPA, Área de Sensibilidad Ecológica, de interés geológico, Bien de Interés Cultural porque existen unas de las mejores muestras de nuestras culturas aborígenes?.

Prueba de esa falta de compromiso con “lo nuestro”, es la negativa a delimitar el BIC, el abandono de los restos arqueológicos, o la indefensión de algunas especies. Sólo se ha promocionado la obra de Chillida, con un escandaloso gasto, mientras los valores de la montaña, no han recibido un solo euro y han carecido de estudios que profundicen en su conocimiento, enriquecimiento patrimonial y difusión. La musealización de los bienes de la montaña, ya estarían generando beneficios culturales y económicos a la isla y al pueblo de Tindaya, y el sueño de Chillida podría tener un espacio para el recuerdo, aunque no dentro de la montaña. Después de 18 años, la riqueza y el desarrollo que traería ese sueño, es un espejismo en forma de estafa a las necesidades de la gente.

Aunque la familia de Chillida se ha mantenido al margen del escándalo, cuando firmen la constitución de la Fundación será corresponsable de las actuaciones futuras y debe saber que aún existen muchísimos problemas muy difíciles de solventar. Por ejemplo:
– El proyecto ya no tiene que ver con la idea original, no sólo por la muerte de Chillida, sino porque ideó un proyecto limpio y respetuoso con el medio y libre de sospechas de corrupción, algo que la realidad se ha encargado de contradecir. Ya han surgido voces cualificadas, en el mundo del arte, que cuestionan la viabilidad de la obra sin la dirección del artista.
Tampoco se cumple la segunda condición que puso Chillida para hacer la obra: que hubiera unanimidad en la sociedad canaria. Hoy no la hay ni en Fuerteventura, donde un sondeo del PSOE, dice que los partidarios no llegan a la mitad.
– El estudio de viabilidad de la obra plantea serias dudas técnicas: aún existen ciertas incertidumbres geotécnicas propias de la complejidad de todo proyecto de obra subterránea. Muchas de estas incertidumbres no podrán ser resueltas de manera satisfactoria hasta que se realice una galería piloto…, o incluso hasta la construcción de la escultura. Es decir, después de abierta la montaña y hecho otro gasto millonario.
-A nivel económico, la obra podría ser más cara, según el proyecto:.. el posible acuerdo con un futuro consecionario- gestor permita asumir un aumento del presupuesto debido al carácter artístico y a la incertidumbre asociada a toda obra subterránea
– A nivel legal están pendientes varios contenciosos de FCC y Bittini, y el recurso de Ben Magec, contra las Normas de Conservación, por ser perversamente contrarias al fundamento de protección de la montaña, como atestigua el propio texto: Así pues, la evolución de los valores naturales y culturales en presencia en el Monumento Natural están vinculados sustancialmente con la ejecución de la obra artística de E. Chillida.
-La COTMAC aprueba el Proyecto y la Evaluación de Impacto, con 25 condicionantes, muchos de ellos complejos estudios técnicos, que se tendrán que aprobar tres meses antes del inicio de las obras. Algunos, como el arqueológico, podrán condicionar el proyecto. Tampoco se han adquirido los terrenos. ¿Quién pagará toso esto?.
– Nadie es culpable de los 30 millones desaparecidos, pero el Gobierno siguió pagando el aval bancario de ese pelotazo y la sociedad PMMTindaya, creada por el gobierno, fue denunciada por la Audiencia de Cuentas, por no entregar su memoria económica anual.

Pero lo que más cuestiona la viabilidad del proyecto es la persona que está al frente del mismo, el consejero Domingo Berriel, que promueve una obra faraónica en un espacio natural. Además, es promotor de la Fundación Chillida, buscador de 76 millones de euros para la obra, inspirador de leyes hechas a la carta, como las de medidas urgentes o la de descatalogación de especies protegidas, y defensor de muchos despropósitos, como el trasplante de sebadales y escarabajos para construir macropuertos. Pero lo más grave, es que hoy sea responsable del proyecto de Chillida, una de las personas que firmaron, el 14 de diciembre de 1995, el primer y escandaloso acuerdo con Canterías Arucas y Cabo Verde, desde una Comisión creada por el Gobierno de Canarias, y denunciada por la Audiencia de Cuentas y por la Comisión de Investigación del caso Tindaya, que fue el inicio de todo el escándalo financiero, administrativo y legal. De Interés para Canarias, no es un derby, que sólo sirve para saber que vamos fatal en el fútbol, sino la salida de Berriel del Gobierno y de cualquier cargo que tenga que ver con el dinero de los canarios, con nuestra naturaleza y, ahora, con nuestro sector primario.

Tindaya es un mal asunto para Coalición Canaria, muchos de cuyos miembros querrían olvidarla, aunque sea el “capricho” de Asamblea Majorera. ¿Y el silencio o el apoyo del PSOE, PP y NC, a esta ruina económica y a otra aventura hacia el abismo?. La tentación que habita dentro de las urnas es muy grande y el poder es, a veces, débil como la carne.
Algún día bajarán los dioses a este mundo, al del reloj y la alpargata, no sé si a transitar las calles como ciudadanos ajenos a cualquier culpa o a expiar sus chapuzas y el desprecio a las islas. Bajarán por los designios del destino, o, mejor, por la voluntad de los ciudadanos. A veces el país de la coherencia y la dignidad es capaz de tambalear el Olimpo de los que se creen eternos, donde habitan los charlatanes, ociosos y fotogénicos, donde liman sus diferencias en grandes banquetes y frecuentan las revistas del corazón. A veces, se producen descalabros electorales o las calles suben las escaleras de los palacios, como en Túnez. Menos mal, que la inteligencia, la verdad y la paciencia no son propiedad de nadie. Tindaya,… tampoco lo es.

*José de León es Doctor en Historia y Arqueólogo.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 20 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en chanchullos, medioambiente, política. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tindaya: ¡Un respetito, por favor! José de León*

  1. ¡¡¡Más movimiento!!! ¿¿Cómo conseguimos La Universidad?? ¿¿Cómo se han conseguido tantos y tantos derechos???, a través de los gobiernos no..

  2. Juan Ramon dijo:

    En la dictadura, cuando El habitaba ente nosotros ( como le gustaba decir a José Alemán) España era la finca particular del dictador.
    Ahora, en la democracia, la finca que es España ha pasado a llamarse parcelas y estas están en unas pocas manos. La mayoría de los ciudadanos no contamos, somos simples siervos y cada cuatro años pensamos que somos libres para decidir nuestro futuro. Valientes totorotas estamos hechos. ¡Y a peor la mejoría!

  3. GLACIACIÓN INDUSTRIAL:
    Notamos su presencia por el rastro de la destrucción que van dejando. Y casi nunca se les descubre antes, porque suelen trabajar a hurtadillas, porque siempre actúan a traición. Son unas sombras con terno y cartera que, cuando miran un paisaje, le ven la trama, y sacan la calculadora; que donde hay colores y aroma, sueñan infraestructuras suculentas.
    Pero, como los oglala de las Américas antiguas o los pigmeos aka de nuestra costa vecina, algunos no queremos que se toque la hierba –ni la arena- si no hay urgencia para el hombre, y sin haberle pedido perdón a la tierra; y menos aún, que se le haga una cirugía estética siniestra y sin remedio para solaz único de especuladores y contratistas.
    Si para ser Europa, estas islas africanas necesitan convertirse en gigantescos hangares de mercancías errantes, no habrá merecido la pena. Si han de transformarse en un aparcamiento inerte, y sus rutas interiores en un intercambiador oscuro, en una telaraña de asfalto poblada por caravanas mecánicas. Si hay que trasladar las playas y las montañas a parques temáticos de fantasía, hemos equivocado el rumbo.
    Quienes no creemos que la selva sea sólo madera; ni los peces pescado, ni las montañas pretextos para pensar túneles o esculturas en negativo, ni las playas solanas ocasionales y maleables; tenemos que frenar el avance de los depredadores sin freno, y negarle el permiso y los votos a unos gobernantes que trabajan para ellos, a los políticos que les cobijan.
    Si no evitamos que sigan usando el Mundo como plastilina y modelándolo a su medida, la próxima glaciación será industrial, y la habrá provocado la mano insolente de un Hombre que ha renunciado a su futuro para satisfacer los delirios de sus ejemplares más ambiciosos.
    No podemos dejarnos seducir por esa ilusión de progreso que nos presentan confundida con los caprichos de su codicia. Sabemos que el progreso cierto no se calcula en edificios, en superficie de hormigón, ni en balances contables. Y tenemos que dejar de confiar en aquellos que ignoran que el único progreso que vale para el Hombre es el que se mide en gramos de felicidad.
    XABIER REKALDE, 2004.

  4. Carlos Torrent dijo:

    Estimado José Manuel Verona: A propósito de su artículo de 5/02/2011 sobre Tindaya me gustaría apoyar su tesis que en el fondo comparto, aunque no se debe ser completamente devoto. Más allá de que es un pastón en los tiempos que corren me fijo más en el deterioro que supone de nuestro deber y obligación de ser ciudadanos. Los analfabetos dirigentes que tenemos, por culpa nuestra, deberían echarle un ojo al discurso de Noah Sealth (Seattle o See-Aeth) terguiversado dado las dudosas fuentes de donde nos llegó(1854) en que dice cosas tan normales para los que hemos compartido una tarde con viejos de nuestro entorno como: “…ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita” o “Pero quizá también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada” y más allá “la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a al tierra…Todo va enlazado” y “Contaminan sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos.” Y, sobre todo “Termina la vida y empieza la supervivencia”.
    Tanto tiempo diciendoles a los moros que eran unos atrasados y resulta que el Magreb y hasta el mar Rojo nos está señalando cual es el camino. No, y no. Cambien. Por el bien real de todo.
    Un saludo
    Carlos Torrent

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s