¿Libros?No son de interés general


La sabiduría popular dice que de aquellos polvos vienen estos lodos. No debe extrañarnos que si las cañerías de Emalsa están hechas una mierda, si la empresa que el ayuntamiento va a regalar a los empresarios que tan mal la gestionan no cumple con su trabajo, pues las cañerías revientan y la ciudad se convirtió este fin de semana en un lodazal. Todo tiene sus causas y sus consecuencias. Por eso no debe extrañarnos los datos del Barómetro de lectura que acaba de hacer públicos el Ministerio de Cultura. En Canarias también estamos en los puestos bajos en el número de personas que dicen leer libros por motivos de ocio (un 55,3%, muy por debajo de Madrid, un 70,4% o Euskadi, un 59,6% y por debajo de la media del Estado que es un 57%). Se trata de una encuesta, vale, pero eso debería preocuparnos más porque en las encuestas la gente miente para quedar bien, así quizá la realidad seguramente sea peor que el Barómetro.

La encuesta fue encargada por la federación de editores con el patrocinio de la Dirección General del Libro del Ministerio de Cultura. Una de las particularidades que tiene nuestra comunidad autónoma es que desde hace unos meses no tenemos una Dirección General del Libro. El Mencey Paulino Rivero aprovechó la última remodelación cuando se marchó el PP para quitar los departamentos que consideraba más inútiles, ahí entró la Dirección General del Libro, que desapareció sin aviso ni anestesia. También es verdad que no se escucharon protestas, pero eso es otro asunto para reflexionar: dónde están los literatos, los editores, los profesores… ¿existen intelectuales en Bananaria?

Ahora nos enteramos de que se perdieron más de 755.655 euros que ofrecía el Ministerio de Cultura para la compra de libros para las bibliotecas canarias. Nos enteramos leyendo el blog Tamaimos el pasado 16 de enero. El presidente de la asociación profesional de bibliotecarios Diodoro Santana mostraba su malestar por la actitud del gobierno canario. El lunes pasado Santana se reunió con la Directora General de Cooperación y Patrimonio Cultural del Gobierno canario, y ella culpó al Ministerio de Cultura de la pérdida de dinero. Según la responsable de Patrimonio (más conocida por su defensa del proyecto para sacar teniques y traquita de la montaña sagrada de Tindaya que por la defensa de las bibliotecas), el gobierno del Estado mandó el texto del convenio para apoyar la compra de libros para las bibliotecas pública demasiado tarde.

Aránzazu Gutiérrez les habló a los bibliotecarios como si ellos no supieran la otra parte, como si no tuvieran relación con los trabajadores del Ministerio de Cultura, con lo que saben que mandaron el documento en febrero, y el gobierno paso de él. Hace unos días Diodoro Santana declaró en El Correíllo que la Directora de Patrimonio les mintió. Los bibliotecarios saben que el convenio llegó con tiempo de sobra (en febrero de 2010), y sospechan que el Gobierno canario no lo firmó porque para recibir 755.655 euros para comprar libros para nuestras bibliotecas el ejecutivo de Paulino Rivero debía aportar la misma cantidad del presupuesto autonómico para la compra de más libros. Pero debieron de pensar ¡qué horror! ¿Y si a la gente le da por leer?¿Y si en la biblioteca pública de Las Palmas de Gran Canaria, amenazada de demolición por una sentencia judicial, renuevan su oferta con libros interesantes sin tener que recurrir a los regalos de las editoriales y los dvds que regalan los periódicos?

Sospecho que la consejera de lo que nos queda de Educación, Universidades y, sobre todo, Deportes, Milagros Luis Brito (tan entregada a la redacción y firma del decreto para declarar el derbi deportivo de interés general y tan olvidadiza en la firma de convenios para comprar libros), la consejera debió recordar aquella frase de Catalina la Grande, zarina de Rusia, que este domingo utilizaba Juan Goytisolo para encabezar su artículo en El País sobre la rebelión en el Magreb: “La plebe no debe recibir educación. Pues si sabe tanto como yo, me desobedecerá en la misma medida en la que ahora me obedece”.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en cultura, política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Libros?No son de interés general

  1. Juan Ramon dijo:

    El señor Paulino, su gobierno y especialmente la señora consejera de educación, tienen el mismo interés por los libros que por los enseñantes canarios.

    Me gusta

  2. dulce dijo:

    Y no dimite nadie en estas ínsulas baratarias?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s