El honor del secretario municipal


Aclaro desde la primera frase que deseo respetar el honor de Felipe Fernández Camero. Desde el primer párrafo quiero decir que aunque este señor fue apartado de su cargo de secretario municipal en el año 2004 por haber simultaneado ¡durante 14 años! su cargo en varios ayuntamientos de Lanzarote con la defensa de empresas que tenían litigios con esas corporaciones insulares (falta muy grave), aunque Fernández Camero fue detenido este miércoles en el marco de la operación Jable, aunque el señor abogado está imputado en el caso de los hoteles ilegales de Lanzarote y en el caso La Bufona, aunque ha simultaneado sus puestos institucionales con la defensa de algunos asaltadores de esas instituciones, a pesar de la aparición de su nombre en muchas páginas de los sumarios sobre corrupción más escandalosos de Lanzarote, a pesar de todo, señorías, yo no voy a llamar corrupto a Felipe Fernández Camero.

Sólo quería recordar aquí a los compañeros de la revista Cuadernos del Sureste. Como ciudadano preocupado por la destrucción de Lanzarote, por el atraco a las arcas de sus instituciones, por las golfadas que han protagonizados muchos de sus políticos corruptos y confeso, como ciudadano preocupado por todas estas cosas que manchan la memoria de César Manrique y de José Saramago, quiero hoy aquí expresar mi agradecimiento a Jorge Marsá y a todos los que colaboraron con la revista Cuadernos del Sureste, mi reconocimiento al colectivo El Guincho y a la Fundación César Manrique.

Recordemos que Cuadernos del Sureste fue condenada a muerte por unas sentencias judiciales que deben ser exhibidas en el museo de la desvergüenza, en algún centro dedicado a la memoria de la Santa Inquisición. La revista del colectivo ecologista El Guincho publicó en el año 2003 un artículo donde se contaban las andanzas profesionales de Felipe Fernández Camero. El artículo se titulaba El secretario, elquinto poder y hablaba de los trabajos que hacía el entonces secretario municipal de Arrecife de Lanzarote. En el texto se contaba que Camero trabajaba también como apoderado que representaba a promotoras inmobiliarias y turísticas, lo que podía constituía una incompatibilidad legal. Según el artículo el secretario municipal de Arrecife era “uno de los obstáculos con que tropiezan los más importantes procesos de racionalización territorial y urbanística que se vienen acometiendo en Lanzarote”. Un año después de ese artículo Fernández Camero fue apartado de su cargo de secretario municipal por falta muy grave, ya que no había solicitado la compatibilidad de su puesto institucional con sus trabajos para promotores inmobiliarios.

El honorable abogado denunció a Cuadernos del Sureste por atentar contra su honor. El juez Fernando Paredes, del juzgado de instrucción número 1 de Arrecife, dictó un auto donde ordenaba el secuestro del número 11 de la revista en el que se incluía el artículo sobre Camero. En diciembre de 2003 la juez de primera instancia del juzgado número dos de Arrecife, María Dolores García Benítez dio la razón al denunciante y condenó al director de la revista y a la publicación a pagar 15.000 euros. Aunque la sentencia reconocía que las informaciones que contenían el artículo eran veraces y estaban suficientemente contrastadas, la magistrada consideraba que llamar “prácticas corruptas” al trabajo de Camero atentaba contra su honor.
La revista recurrió la sentencia y en mayo de 2005 la Audiencia Provincial de Las Palmas dio la razón a Cuadernos del Sureste y revocó la sentencia. Pero el incompatible abogado Camero recurrió ante el Tribunal Supremo y en septiembre de 2009 el alto tribunal español ratificó la condena de 15.000 euros que había dictado la jueza María Dolores García Benítez. La Sala Primera del Supremo, en una sentencia de la que fue ponente Xavier O’Callaghan, basó su condena en que en el artículo “se trata de unos juicios de valor que se basan en información que no se suministra”. También señalaba que las acusaciones a Camero eran “abstractas informaciones cuya vaguedad no permite una adecuada defensa y las pocas que son medianamente concretas no ha sido probada su veracidad”.

La sentencia del Tribunal Supremo fue dictada ¡seis años después! de que la Secretaría de Estado de Organización Territorial destituyera al abogado andaluz de su puesto en Arrecife por incompatibilidad, por falta muy grave, y también llegaba después de que el nombre del honorable secretario municipal protagonizara muchas páginas de los sumarios más importantes de los casos de corrupción en Lanzarote.

A pesar de todos estos datos, el presidente del Gobierno de Canarias salió ayer en defensa del honor de Fernández Camero con unas declaraciones que cuestionan el trabajo del juez César Romero Pamparacuatro, de fiscales y fuerzas de seguridad. Ante las sentencias condenatorias contra Cuadernos del Sureste y las declaraciones del presidente del Gobierno canario ¿qué podemos escribir los periodistas?¿Cómo podemos contar lo que pasa sin manchar la imagen del honorable exsecretario municipal de Arrecife?

Dice Paulino Rivero que “estamos un poco cansados de este tipo de operaciones, de cosas espectaculares muy llamativas, que terminan en nada, que quedan sólo en manchar la imagen ¿Más de cien imputados por la cara, por el capricho de manchar la imagen? Si nuestro presidente del Gobierno canario pone las manos en el fuego por esta gente no escribiré yo en este artículo que Felipe Fernández Camero es un corrupto. Pero no lo escribo porque un servidor comparta las declaraciones de Paulino Rivero. No, para nada, yo no escribo lo que pienso del honor de Camero porque me dan miedo algunos jueces de Lanzarote y del Tribunal Supremo, y porque la cosa está tan chunga que si me condenan a 15.000 euros tendrán que embargarme hasta la maquinilla de afeitar.

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en chanchullos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El honor del secretario municipal

  1. JOSE ANTONIO GONZALEZ DIAZ dijo:

    Estimado Luján, con su articulo demuestra que tiene poco conocimiento de nuestro derecho, y de la Costitucion Española, ya que, que una persona este imputada en un poceso judicial para nada signfica su culpabilidad, donde quedó la presunción de inocencia, parce que usted viene de aquella época en que todo el mundo ere culpable hasta que no se demuetre lo contrario. Lo que da mucha pena es que un supuesto peridista como usted (si es que lo es) pueda publicar este tipo de artículos amparandose en un derecho constitucional, cuando parece que no respeta la carta magna, y a los jueces que emiten fallos contrarios a sus opiniones los tacha de ……… Pues eso es la demogracia hasta que no exista una sentencia firme todos somos inocentes incluido usted. Y los jueces, sobre todo en estas épocas socialistas que vivimos les gusta mucho el ser protagonista (como el presunto inocenente el magistrado instructor de la Audiencia Nacional el archiconocido Juez Garzón), en el que presuntamente incumplen nuestra preciosa constitución y le faltan el respeto a la misma , en la que establece que nuestra libertad es un derecho fundametal, y se recoge la detención como una medida execional para casos de fragante delito, o para poder esclarecer los hechos, y no como un castigo a una persona inocente y decente hasta que no se demuestre lo contrario.
    Me da pena su artículo, y con respecto a ese diario al que hace mención tengó que recordarle que el número en el que se publicaba el supuesto articulo periodista sobre el señor letrado , estaba decicado a la corrupción, y por ahora no hay sentencia firme que lo corrobore. Por lo que la condena por la intromision del derecho al honor es totalmente legitima y confirmada por sentencia firme por el más alto tribunal de España. No entendiendo como puede defender o felicitar a quienes ya sin han sido condenados.
    Cosas de personas sin honor ni dignidad solo alagar a quien le baile a su alredor, y no reconocer la verdad aunque se equivoque. Pedir perdon es un gran paso, tanto para usted por este artículo en el que falta a la verdad y siembra la duda sobre algunos jueces entre otros.

    Me gusta

    • Juan Luján dijo:

      Estimado Señor González Díaz.
      Si usted lee en este blog el apartado “autor”, podrá comprobar mi titulación académica y mi experiencia profesional, quizá así saldrá de dudas ya que me califica de “supuesto periodista”. Por su ortografía y sintaxis deduzco que usted no es periodista, pero tampoco debe tener estudios en Derecho porque en su crítica a mi artículo cuestiona mi conocimiento de la Constitución española. Mire usted, conozco muy bien el texto constitucional porque lo estudié en la carrera de Periodismo. El artículo 20 recoge el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. En la misma línea el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se destaca que “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones”. En esos dos textos se ampara mis críticas en el artículo. Porque también las sentencias judiciales de cualquier instancia (desde los juzgados de instrucción hasta el Tribunal Supremo o el Constitucional) pueden ser criticadas por periodistas, políticos o cualquier ciudadano.
      Habla usted de presunción de inocencia y sin embargo acaba su comentario acusándome de no tener honor ni dignidad. ¿En qué se basa para ello?¿En alguna sentencia?¿Dónde está mi presunción de inocencia? No sé que vinculación tiene usted con el abogado Fernández Camero, sería bueno que lo contara, pero la diferencia entre la presunción de inocencia que usted a mi no me concede es que la presunción de Camero está pendiente de tres procesos judiciales diferentes y que ha tenido que pagar 100.000 euros de fianza para evitar la prisión provisional. ¿Se da cuenta de la diferencia, señor González Díaz?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s