Paulino y el síndrome de ZP


Dice nuestro Mencey que no destituyó a Soria cuando anunció su dimisión porque “no tomo decisiones en caliente”. Hasta el viernes tuve la esperanza de que Paulino Rivero echara del gobierno a los consejeros del PP, pensaba que era la salida más digna para la institución. Pá fuera, pá la calle. Pero tras leer las declaraciones del presidente del gobierno en las que nos confiesa que no toma las decisiones “en caliente”, el análisis es distinto. Si Paulino se puso cachondo con la marcha de Soria es normal que esperara a que su cuerpo se enfriara. Cuando uno está cachondo se ven las cosas de otro modo, menos racional, menos institucional, menos solemnes, más instintivas. Por eso mejor es enfriarse un pizco.

Se enfrió Paulino y metió en el gobierno a Mari Mar Julios y a Fernando Bañolas. El gobierno estaba malito, malito, por eso en principio la llegada de dos médicos puede ayudar a mejorar al paciente. Aunque los malpensados creemos que más enferma que el gobierno está Coalición Canaria en Gran Canaria, por eso Paulino apostó por los dos carteles electorales de su partido en la isla donde está más débil. Esa clave electoral la reconocía el propio presidente en la entrevista que le hicieron ayer domingo en su periódico.

Noto que nuestro Mencey tiene el síndrome de ZP, cuando alguien pierde elecciones lo mete en su gobierno. Lo hizo Zapatero con Miguel Ángel Sebastián después de perder Madrid y con Trinidad Jiménez tras perder las primarias (a Trini la promocionó dentro del gobierno). El fracaso electoral de Coalición Canaria en Gran Canaria ha sido premiado: Jorge Rodríguez iba en la lista de estrellas que Mauricio encabezó al ayuntamiento capitalino, y no sacaron ni un concejal. Mari Mar encabezó la lista del Parlamento, entró en la cámara autonómica aunque CC fue la cuarta fuerza política (con 21.000 votos de 633.000 electores, Nueva Canarias no entró en el Parlamento aunque sacó 25.000 votos más que CC) en el Parlamento y Bañolas no entró en el cabildo aunque era el número dos de la lista. Confía el presidente de nuestra gente en cambiar las encuestas que dan a CC por muerta en Gran Canaria. Tiene el Mencey la misma ambición que ZP, aunque está por descubrir quién es el Rubalcaba del Gobierno canario, porque está claro que ni Mari Mar Julios, ni Jorge Rodríguez y ni Bañolas lo son .

Otro aspecto del síndrome de ZP es dar una zanahoria a quien le acabas de jincar un palo. Después de la reforma laboral, palo en el totizo a la clase trabajadora, Zapatero se plantea ahora hacer una agenda social pensando en los parados. A nuestro Mencey le dio el síndrome palo- zanahoria con el Turismo. Después de tener a Rita Martín de consejera de Turismo, con todos los desastres contados desde el primer día por este periódico, y respaldar hace un mes el capricho de Soria de nombrar a una policía local de Pájara con cursos de auxiliar administrativa al frente de la Dirección de Promoción Turística, después de ese palo al sector turístico, Paulino saca la zanahoria y nos cuenta que el Turismo no es una María (ni una Rita, claro), y que por eso este área pasa al organigrama de la Presidencia del gobierno.

Para mí lo mejor del ¿nuevo? Gobierno canario es el recorte. Rivero llevaba un año declarando que no era eficaz eso de recortar el número de consejerías y de altos cargos, ahora nuestro Mencey se decide a realizar la reducción del gobierno. La pregunta es sencilla: si después de recortar un 13% el número de altos cargos y un 14% el número de asesores y personal de confianza tenemos un gobierno “más fuerte, más capaz y más austero” ¿por qué no recortó el gobierno el mismo día que descubrió (antes que Alan Greenspan, Paul Krugman, George Soros, Robert Zoellick y Jean-Claude Trichet) que venía una crisis que te cambas? No sé si ya le puedo hacer esta pregunta a nuestro Mencey o tengo que esperar los cien días de gracia que se dan a los nuevos gobiernos.

Anuncios

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s