Cuento para una huelga


Había una vez un país lejano, muy lejano. La princesa Capitalia era bella y rica, era la prometida del príncipe Liberalote. Todo estaba listo para la boda. Llevaban años, qué digo años, siglos de noviazgo feliz. Capitalia vivía en un bello castillo en el bosque. Tenía a su servicio una corte de aduladores que predicaban sus excelencias en tinta impresa, ondas hertzianas y, de unos años para acá, en páginas webs. Protegían a la princesa potentes ejércitos, armados policías y reconocidos ladrones.

Liberalote vivía en un gran palacio. Allí recibía a banqueros, emperadores, dictadores y otras gentes importantes. Liberalote podía cambiar de cara, cuatro años tenía bigotes, otros cuatro años no. También de carácter: cuatro años era arisco y seco, otros cuatro años sonreía. A veces Liberalote aguantaba ocho años con la misma cara y el mismo bigote, o con la misma sonrisa, según fuera el actor. Pero su función siempre era la misma: mantener un noviazgo con Capitalia, hacerla feliz. Así en las alegrías como en las penas, en las burbujas como en crisis, en las guerras como en la paz.

La princesa era cercana a la plebe, respondía a las llamadas de todos. Los habitantes de Capitalandia querían una casita, ahí estaban los peones de la corte con sus bancos dejándoles las perritas a la plebe. Querían un coche, ahí estaban ellos prestándoles monedas a los sencillos artesanos de los bloques, a los panaderos, a los carpinteros. Todos podían entrar en los bancos de Capitalandia.

Capitalandia era una reino feliz. Pero un día todo cambió. Los banqueros se volvieron huraños, la plebe perdía sus empleos, las casas dejaron de construirse, los salarios se congelaron o dejaron de pagarse, las hormiguitas no podían comprarse coches. ¿Qué pasó? Preguntaban en las calles de Capitalandia. Es que estalló la burbuja. ¿Qué burbuja? Nadie nos habló de una burbuja, esto era un paraíso eterno. La felicidad estaba garantizada en Capitalandia, nosotros habíamos aceptado las subidas de precios, los salarios más chicos, el fracaso de otros reinos. Nosotros habíamos dicho que sí a todo lo que nos pedían. Estábamos dispuestos a celebrar en las calles la boda entre la princesa Capitalia y el príncipe Liberalote…

Pues no habrá boda, ni celebración. Deben saber que la princesa y el príncipe son pareja de hecho desde hace siglos. El paraíso no será para la plebe, sólo para los aduladores de la Corte, para la aristocracia de Capitalandia. La plebe comenzó a gritar: uhhhhhhhh. Los gritos llegaron a una cueva donde dormía Sindicalista. ¿Qué ocurre?¿Qué pasa ahí afuera? Sindicalista salió afuera y se encontró con que los carpinteros ya no eran carpinteros, los comerciantes ya no eran comerciantes, los albañiles ya no eran albañiles. Todos estaban en una fila para apuntarse en la lista de expulsados del paraíso.

Sindicalista decidió lavarse la cara y salir a la calle. Y llamó a los expulsados que hacían fila. ¡Vengan aquí, vengan aquí! Se reunió con ellos y les habló muy mal de los agentes de Capitalandia. Pero si tú llevas años pactando con ellos: le escupió un carpintero que ya no era carpintero. Sí, lo reconozco, pero yo pensaba que iba a cumplir su palabra. Yo creía que estaba firmando el acceso al paraíso de todos. Pero me engañaron. Perdón, perdón. Me equivoqué. Propongo una cosa: vamos a protestar. Sólo un día. Vamos a pedirles a los que todavía trabajan que no trabajen. Vamos a sacar de la caja las letras de las viejas canciones. Vamos a demostrarles que somos mayoría.

Ese día, en esa reunión, con esa propuesta, el Sindicalista que había sido un compañero de viaje de los agentes del poder de Capitalandia se convirtió en un monstruo. Pasó a llamarse el monstruo sindicalista. Los aduladores de la Corte salieron en manadas a predicar los peligros del monstruo: se come la comida de los demás, es un vago, un maleante. Deberíamos de hacer leyes en el reino para esos vagos y maleantes (uyyy, cómo sonaba ese cuento a otros tiempos francos, queridos niños).

Pero además del Sindicalista en la corte había otros monstruos, los peores eran los de la especie de Funcionariotes. Esos eran tan vagos como sindicalistas. Además, la mayoría de ellos ganaban al mes un fortuna, por lo menos 1000 euros. Fíjate tú, eso era mucho dinero. En apenas 40 años podían reunir suficiente para tener una casa propia. Así fue como Capitalandia dejó de ser un paraíso, para convertirse en un lugar incómodo, lleno de funcionariotes y monstruos sindicalistas. Con lo bien que quedan los parados parados, en una cola, y las hormiguitas trabajando para ganar una miga de pan. El paisaje de Capitalandia se volvió insoportable.

No podemos decir colorín colorado todavía, queridos niños. Porque no sabemos si el cuento se acabará el próximo 29 de septiembre. Si Sindicalista, las hormiguitas, los expulsados del paraíso y los funcionariotes deciden hacer el 29 de septiembre lo mismo de siempre, cada uno en la fila que les toca. Si el 29 de septiembre es un día normal, y los días siguientes siguen igual de normales. Entonces diremos colorín colorado. Se acabará el cuento. Capitalandia y liberalote serán felices y se comerán todos los Manises, y el resto nos dedicaremos a buscar en los otros a los monstruos que llevamos dentro.

PD: A pesar de príncipes, princesas, aduladores, cortesanos y monstruos, el autor apoya la huelga de 29 de septiembre (y más).

Acerca de juanglujan

Juan García Luján es periodista, de las islas Canarias. Ha trabajado en radio, prensa y televisión. Entiende el oficio de periodista como la posibilidad de informar, comunicar y reflexionar en alto. Todavía cree que es una profesión útil para la sociedad. Después de 25 años de oficio no confunde libertad de empresa con libertad de expresión.
Esta entrada fue publicada en movimientos sociales, política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuento para una huelga

  1. Ester dijo:

    Querido Luján, mi comentario no se refiere a su articulo, impecable y fantastico como siempre, le pido disculpas por ello, pero no sabia donde dirigirme a usted para darle las gracias por su comentario de hoy en la tertulia con Carlos Sosa sobre las primarias en el Psoe. Juan, soy militante socialista, majorera por mas señas, defensora a ultranza de primarias y listas abiertas, y puedo asegurarle q si yo me presento, contradiciendo a Carlos Sosa, no consigo los avales ni de coña. A Santiago le ha costado sudor y lágrimas conseguirlos y mucha culpa de ello la tiene el “aparato”. No estén tan seguros de q la Ejecutiva queria primarias, no es así, lo ha hecho para quedar bien ante la opinión pública y parte del Psoe, pero la realidad es otra, una realidad mezquina, navajera y antidemocrática. Es cierto q Manuel Marcos se incorporó al nuevo equipo, pero no es menos cierto q J. Miguel se cargó a Santiago como Portavoz y eliminó de su Ejecutiva a todo el q oliera a JFLA, entendiendo por ello a todo el q se atreviera a criticar la politica canaria con toda la contundencia q es necesario. Y sí, se sigue criticando a Soria, pero es q el Gobierno es sólo PP????? Quién es el Presidente???? Es mejor CC??? No, señores, la derecha canaria es PP_CC y llevan en el Gobierno demasiado tiempo. Gracias por su tiempo y su confidencialidad, estoy segura q sabrá hacer buen uso de estas palabras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s